5 horas con una snowkite

Para sobrevivir a la Red Bull Ragnarok 2017 se requiere un aguante excepcional.
Por Dom Granger

En la mitología noruega, Ragnarök (la maldición de los dioses) es un evento cíclico en el mundo. Una batalla entre las fuerzas del bien y las del mal. En ella se destruye todo en el planeta y pocos sobreviven. Después de Ragnarök vuelve a nacer. Al igual que las diferentes estaciones... Al igual que esta competición de snowkite de Red Bull, donde sólo unos pocos son capaces de completarla. Así todo muchos regresan, año tras año, a luchar contra los elementos.

Una pelea contra los elementos y contra los rivales

 

El lugar de la Red Bull Ragnarok en Haugastol, Noruega, el 31 de marzo de 2017.
Un lugar único © Daniel Tengs/Red Bull Content Pool

El número del evento no podía haber sido mejor escogido: sólo ocho de los 350 participantes completaron las cinco vueltas en menos de cinco horas.

Este año el evento fue más duro que nunca. Los organizadores decidieron hacer el circuito todavía más difícil. La longitud se aumentó en un 30 por ciento. Cada vuelta medía 26 km, lo que en total suponía 130 km.

Por si esto fuese poco, la distancia se calcula en línea recta de puesto de control a puesto de control, pero en realidad los atletas puede recorrer una distancia que es un 10 % mayor. Emplear la cometa es como navegar, no puedes ir de A a B en línea recta, sino en zigzag, lo que aumenta la distancia. Felix Kersten (ganador de la categoría de esquí masculino) hizo 145 km, como se puede ver en su GPS.

Empieza la acción

 

Participantes en la 2017 Red Bull Ragnarok en Noruega.
La población aumentó de repente © LightBros Productions

Simplemente tomar parte en la carrera es una experiencia inolvidable. La salida es un espectáculo majestuoso con cometas de todos los colores flotando sobre la blanca nieve. No es algo que se puede ver todos los días.

 

Actividad total en la zona de lanzamiento

 

A veces las cometas se enredan y sólo los mejores y más habilidosos podrán lograr llegar a los cinco puntos de control. Además, la suerte juega su papel. Si estás en el sitio erróneo en el momento equivocado es posible que no puedas continuar. Esto fue lo que le ocurrió a Christophe Tack y casi lo que le sucedió a nuestro reportero en el vídeo de arriba.

Entre bastidores

 

En algunas partes del circuito el viento alcanzó una velocidad de 80 km/h, mientras que en el valle no pasaba de 15 km/h. No hace falta decir que estas condiciones tan extremas hicieron que fuese todo un reto ir de un puesto de control a otro.

 

La Red Bull Ragnarok 2017 Snowkite en Noruega.
Rocas, agujeros, musgo... y gente. © LightBros Productions

A todo esto hay que añadir que:

•No te puedes perder
•Hay que evitar las rocas
•Hay que esquivar las cometas que caen en las zonas de poco viento
•Es necesario tener la fuerza mental para no abandonar y rodar durante horas y horas

La cara del cansancio

 

Participante en la Red Bull Ragnarok 2017 Snowkite en Noruega.
Un poco de color en la cara... © LightBros Productions

Completar la carrera (o al menos una vuelta) es una sensación maravillosa. Los días siguientes te dolerán partes del cuerpo que no sabías que tenías pero enseguida una idea se convertirá en una obsesión: que lo harás todavía mejor el año próximo.

 

read more about
Next Story