Haz un safari en bici en Botsuana

Disfruta de la naturaleza más salvaje en este misterioso país africano.
Por Sven Martin

África es especial. Anka y yo pasamos la mitad de nuestra vida allí mientras crecíamos, así que este continente estará siempre en nuestros corazones. Igual que las bicis... Combinar ambas cosas junto a un grupo de amigos ha sido la experiencia perfecta.

Anka preparó un plan para valientes a los que sólo les dijo que necesitaban loción para el sol, pasaportes y mucho sellador para neumáticos sin cámara. El grupo consistía en los recién casados James y Tracy Richards, además de Jerome Clementz, Pauline Diefenthaller, Iago Garay y Anka, sin olvidarnos de los neozelandeses Simon y Anah. Duncan Philpott (fotógrafo como yo) me acompañó a la hora de capturar la aventura en imágenes.

Después de volar a Johannesburgo, el viaje hasta Botsuana duró cinco horas en auto hasta la reserva Mashatu, que se extiende entre Botsuana, Sudáfrica y Zimbabue.

Estábamos en medio de la nada. Sin distracciones, sin internet, sin 3G, sin electricidad. Nada salvo animales salvajes y los arbustos africanos.

Sven Martin 

Anka y yo siempre regresamos a este lugar. Cada nuevo viaje es una experiencia única pues no sabes qué es lo que va a suceder. No tiene nada que ver con las carreras. En vez de buscar la línea más rápida te tienes que preocupar con no pisar cagadas de animales.

El lugar de acampada fue todo un shock para los primerizos. Sin vallas, sólo una tienda y un fuego para protegernos de los depredadores. Había huellas de leones, hienas y elefantes por todas partes. Cada sonido nocturno suponía un sobresalto, algunos no durmieron muy bien...

Joe y Mario eran nuestros expertos guías, ambos han pasado su vida entre la naturaleza africana. Ahora con la compañía Mashatu MTB Safaris ofrecen aventuras para los aficionados al mountain bike.

Nos explicaron qué es lo que podría pasar y qué hacer en cada circunstancia.

Sven Martin

Uno de los dos iba delante con un rifle y el otro al final del grupo. En todo momento se ocuparon de que nadie se despistase. Comenzábamos muy temprano para escapar del calor, luego nos echábamos una siesta al mediodía para luego ir en bici a última hora de la tarde hasta el próximo campamento.

Usábamos las mismas pistas que los animales. Joe y Mario estaban pendientes de nosotros en todo momento, controlando además la dirección del viento (crucial para los animales salvajes). Pero también teníamos libertad para movernos un poco a nuestro aire.

Tuvimos un subidón de adrenalina cuando vimos un leopardo que acababa de matar un impala. La escena nos recordó de inmediato el poder de la naturaleza.

Sven Martin

Las bicis de montaña son fantásticas para hacer safari. Puedes ver una enorme cantidad de manadas de animales y descubrir maravillas de la naturaleza.

La última tarde fue maravillosa, rodando por una formación mágica de rocas. Los gigantes árboles baobab nos saludaban por el camino. Por desgracia muy pronto tuvimos que volver a la realidad cruzando fronteras, corriendo por los aeropuertos y contestando a los correos electrónicos.

Este safari es algo a lo que debería aspirar todo amante de la bici de montaña. Algo que no puedes experimentar sino en esta parte del mundo. Incluso si eres ya un veterano aventurero no te arrepentirás si vienes aquí con un grupo de amigos.

read more about
Next Story