Sébastien Ogier lidera de nuevo la provisional

Ogier volvió a tomar el liderato de la provisional, mientras que Meeke logró la victoria en México.
Por Anthony Peacock

El Zócalo o plaza de la Constitución, lugar emblemático de la Ciudad de México, fue el lugar donde arrancó el Rally de México 2017. Ante todo pronóstico, la plaza estuvo cubierta por un manto blanco debido a la tormenta de granizo que cayó con fuerza en la capital poco antes del pistolero de salida del jueves por la noche.

Pero las condiciones del inicio de la prueba hizo que los competidores se mostraran precavidos, tal como fue el caso del líder del campeonato, el finlandés Jari-Matti Latvala. “El asfalto está muy resbaladizo y tienes cerca los muros. Fue una etapa difícil y teníamos que cuidar el auto. Mañana es un día largo y hay que pensar en eso” dijo el integrante de Toyota.

El Zócalo es una de las plazas más grandes del centro de la ciudad, donde se grabó una impresionante pelea entre helicópteros en la película de James Bond 'Spectre'. El ganador de la etapa fue el piloto de Toyota Juho Hänninen, quien se puso como líder general con una ventaja de 1.6 segundos contra el estonio de M-Sport Ott Tanak. El británico Kris Meeke, integrante de Citroen, consiguió el tercer sitio seguido por el belga Thierry Neuville, integrante de Hyundai.

Problemas con los camiones

Debido a un retraso generado por un accidente en la carretera en el regreso de los coches al estado de Guanajuato desde la capital, las dos primeras especiales del viernes del Rally México 2017 fueron canceladas.

Los coches de WRC, tenían que ser trasladados desde Guanajuato a la Ciudad de México -para disputar la especial en el Zócalo-, y una vez cumplida esta primera etapa, regresar al punto inicial cubriendo una distancia total de 700 kilómetros, 350 de ida y 350 de vuelta, en menos de 24 horas.

Los camiones que transportaban los vehículos de competición estuvieron detenidos durante más de cinco horas, lo que llevó a la organización a cancelar las especiales El Chocolate (54,90 km) y Las Minas (19,68 km), ya que los vehículos no llegaban a tiempo para la revisión y preparación en el parque de servicio.

Tweet del día

Separados al nacer: Jari-Matti Latvala y Thierry Neuville se dan cuenta de que algunas personas no pueden distinguirlos.

Hyundai con problemas

Una vez se reanudó la marca, todo salió como se esperaba: los primeros en empezar los tramos perdieron tiempo al barrer el camino, mientras que aquellos que tenían una posición de salida ventajosa en la carrera, como el piloto de Citroën Kris Meeke, sacaron el máximo partido.

Aunque el piloto de día fue, sin duda, Sébastien Ogier de M-Sport, que a pesar de salir segundo a la pista se las arregló para colocarse segundo por detrás de Meeke. Es por eso que es cuatro veces campeón del mundo.

Quienes no salieron demasiado airosos de la jornada del viernes fueron los tres pilotos del Hyundai i20 WRC al sufrir problemas mecánicos en las dos primeras pasadas por el tramo montado en el Autódromo de León. Hubo algunas prometedoras señales iniciales, pero los tres coches tuvieron problemas de encendido en el motor durante las últimas etapas, lo que les costó mucho tiempo. Con todo, la escudería pudo aferrase a la tercera posición de la general.

“Fue un modo frustrante de terminar el día, pero tenemos que concentrarnos en los puntos positivos,” comentó Neuville. “Llegamos a la meta a pesar de todos los problemas y todavía estamos entre los tres primeros. Esto es muy importante ya que esperamos pelear por el podio este fin de semana. ¡Sólo espero que nuestra mala suerte haya pasado ya!”

El calentador esta encendido

El Rally de México incluye la ruta más alta de todo el campeonato, con un pico de 2.737 metros –más alto de la mayoría de estaciones de esquí-. Si bien el efecto de la poca densidad de aire sobre la potencia del motor es bien conocido, este año afectó particularmente a la refrigeración y la aerodinámica en la nueva generación de World Rally Cars, que también estaban disputando su primer gran evento sobre grava.

Echa un vistazo al efecto de la altitud en esta bolsa de patatas fritas:

La altitud a la que se encuentran los tramos mexicanos ha afectado a los protagonistas del rally. En este caso, más que a los pilotos, a los coches; concretamente, a los motores, que sufrieron su propio 'mal de altura'. Según Dani Sordo “Se pierden entre 30 y 40 CV, o sea que este año los modelos nuevos van a correr aquí lo mismo que los antiguos en un rally normal”. A más altitud, menor densidad de moléculas de aire y esto repercute en los motores de explosión, ya que a cierta altitud aspiran el mismo volumen de aire que a nivel del mar, pero ingresan menos moléculas de oxígeno. Esto hace que la mezcla de oxígeno-gasolina que entra en el motor sea más pobre, produciéndose una pérdida de potencia.

El clima más frío del sábado fue un largo camino hacia la solución del problema, pero el viernes más o menos todos sufrieron. Elfyn Evans tuvo problemas incluso antes del comienzo: se vio obligado a cambiar el motor de su Ford después de la shakedown, lo que significó una penalización de cinco minutos. “Tenemos que hacer lo mejor, pero básicamente estamos haciendo el rally con las dos manos atadas a nuestras espaldas”, aseguró.

Rally México camiones que transportan los coches WRC
Viajando con estilo: Los coches WRC llegan a León © Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

Fiebre de rally

Todo el mundo en México tiene fiebre de Rally, especialmente Juho Hänninen. Y tampoco estamos hablando de ese tipo de fiebre. El finlandés se presentó en el Rally de México respirando como Darth Vader y cuatro días después dentro de un coche de rally bajo unas altísimas temperaturas no ayudo a curarlo. En un punto, incluso tuvo que parar en una sección de la especial para devolver un taco.

Bajo estas circunstancias, Hänninen, abatido, perseveró y luchó contra su experimentado compañero de equipo (y líder del campeonato mundial después de Suecia) Jari-Matti Latvala cada centímetro de tramo, entrando en el último día del rally apenas 0.3 segundos detrás de él.

Meeke heredará la tierra

Kris Meeke dijo que no estaba esforzándose ni arriesgándose, y aunque hemos escuchado esa línea antes por varios pilotos, en el caso de Kris podría haber sido cierto, ya que completó la mayor parte del rally con dos ruedas de repuesto, a diferencia de la opción de una sola.

Kris no era el único que tomaba un acercamiento suave: mucha gente pensó que una vez que Ogier tenía una posición privilegiada de la carrera el sábado, Meeke sería historia.

No exactamente. Ambos pilotos marcaron tiempos muy similares, y Ogier insistió en que estaba tanteando el terreno. Teniendo en cuenta que Ogier ahora lidera el campeonato, perece que tiene razón.

Pero a sólo 750 metros del final del rallye, un error envió a su Citroën C3 WRC a un aparcamiento para espectadores. Meeke, desorientado, rodó alrededor de los vehículos estacionados buscando el camino de regreso a la carretera. Tras comprobar que su coche estaba bien, volvió a la pista y llegó al final con un pinchazo y la cinta de seguridad en el alerón trasero de su coche. El reloj mostró que el norirlandés ganó por 13.8s segundos, poniendo fin a un decepcionante inicio de la temporada para Meeke y su equipo Citroën.

“Pillé un bache después del salto en una curva rápida”, dijo Meeke. “Soy una persona afortunada. Podría haber terminado el rallye ahí y no lo necesitaba”. “Estaba tratando encontrar desesperadamente la salida del aparcamiento y encontré una brecha en el seto. Muchas cosas siguieron mi camino…”, agregó.

read more about
Next Story