El Roraima con Stefan Glowacz

Imágenes exclusivas de la película de Stefan Glowacz "Roraima: Climbers of the Lost World".
Por Lukas Pilz
Un consejo: usa tu teclado para ir de foto a foto
Contra la corriente
Estos aventureros empujan su canoa por un rápido hacia la zona de acampada, el 3/3/2010.
Contra la corriente La nueva película "Roraima: Climbers of the Lost World" (Roraima: Escaladores del Antiguo Mundo) nos cuenta las historia de tres escaladores alemanes: Stefan Glowacz, Kurt Albert y Holger Heuber, en su conquista de uno de los desafíos montañeros más duros del mundo. © Klaus Fengler
Una pausa para comer
Stefan Glowacz y su equipo llegan a la zona de acampada para hacer un pequeño alto en el camino y poder comer.
Una pausa para comer El monte Roraima, situado en La Proa (en la frontera entre Brasil, Venezuela y Guyana), es conocido en el mundo del montañismo por ser uno de los puntos más difíciles de escalar. © Klaus Fengler
Un trabajo sucio...
Explorando la parte baja del monte Roraima (2.723 metros) en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil.
Un trabajo sucio... Simplemente el hecho de llegar hasta la base del monte Roraima (arriba en la foto) sería suficiente para que la mayoría de las personas se echaran para atrás. Caminar durante semanas por un terreno lleno de serpientes mortales no está hecho para cualquiera. © Klaus Fengler
Todo tiene un precio
Stefan Glowacz explora la junga del Roraima en Guyana, en la frontera con Venezeual y Brasil.
Todo tiene un precio Si se necesita estar muy decidido para la caminata, imagínate para la escalada. © Klaus Fengler
Una imagen de determinación
Stefan Glowacz se toma un descanso en la junga del Roraima, situado en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil.
Una imagen de determinación Debido a una lesión de Stefan Glowacz, el equipo no puedo conseguir su propósito en su primer intento. Aquí tenemos una imagen donde Stefan nos muestra cómo nunca se dará por vencido en un desafío. © Klaus Fengler
¡Empezamos!
Stefan Glowacz escalando el Roraima, situado en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil, junto al equipo de grabación.
¡Empezamos! Al final, el equipo consiguió su objetivo. Para que todo fuera más desafiante, el trío se comprometió a escalar La Proa "por sí mismos", es decir, sin ningún tipo de asistencia técnica a menos que sus vidas dependieran de ello. © Klaus Fengler
Aprieta fuerte
Stefan Glowacz escalando el Roraima, situado en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil
Aprieta fuerte Glowacz y Heuber estaban más decididos que nunca a completar el desafío tras la muerte de Kurt Albert mientras escalaba en Bavaria. Arriba podemos ver a Stefan en una de las primeras etapas de la escalada. © Klaus Fengler
¡Hasta el infinito y más allá!
Vista aérea de la cima del monte Rorailam (2.723 metros) en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil.
¡Hasta el infinito y más allá! La cima del Roraima, a 2.723 metros de altura, se encuentra en la frontera entre Brasil, Venezuela y Guyana. © Klaus Fengler
Tiempo de descanso
Stefan Glowacz escalando el Roraima (2.723 metros), situado en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil
Tiempo de descanso Stefan se toma un descanso en la escalada. No es la posición más cómoda para una parada, pero ¡qué me dices de las vistas! © Klaus Fengler
Solo para los más valientes
Stefan Glowacz escalando el Roraima (2.723 metros), situado en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil
Solo para los más valientes Glowacz y Heuber se han hecho más de 16 picos de dificultad 9 o 10; es decir, un 8b en la escala francesa. Viendo esta imagen, ¡damos fe de ello! © Klaus Fengler
Manos de piedra
La mano de Stefan Glowacz de cerca, mientra escala el monte Roraima (2.723 metros) en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil.
Manos de piedra El fotógrafo Klaus Fengler tomó un primer plano de la mano de Stefan mientras ascendía. © Klaus Fengler
¡No mires abajo!
Stefan Glowacz escalando el Roraima (2.723 metros), situado en Guyana, en la frontera con Venezuela y Brasil.
¡No mires abajo! El intrépido Glowacz nos enseña cómo se hace. © Klaus Fengler