Sabía que iba a sobrevivir, asegura Valery Rozov

Tras su salto desde el Everest, nos sentamos con la leyenda rusa para saber más sobre su aventura.
Por Josh Sampiero

Puede que Valery Rozov no haya saltado desde el espacio estelar, como Felix Baumgartner, pero su salto BASE desde el Everest se codea sin problema con el de Felix. Además, Baumgartner no tenía que preocuparse con las rocas que se erguían ante el camino de Valery.

Cuando aterricé estaba hecho polvo. Me sentía como enfermo. No me di cuenta realmente de lo que había pasado ni de lo que había hecho hasta que volvimos al campamento base y pude relajarme un poco. Entonces las cosas empezaron a aclararse.

Lo más difícil es tener que decidir. Saltar o no saltar. ¿El aire tiene densidad suficiente? ¿Es seguro hacer esto? Tomar la decisión de saltar es la parte más difícil.

Me he entrenado muy duro. Hay que llegar a la cima y tener fuerzas suficientes para hacer el salto. Es muchísimo esfuerzo físico. También he hecho mucho trabajo técnico – debido al poco tiempo de caída y a la mínima densidad del aire. Es un salto muy técnico. La distancia es muy corta, hay que alcanzar mucha velocidad en muy poco tiempo para conseguir hacerlo.
 

Valery Rozov, retratado entre banderines de oración
Rozov antes del salto © Denis Klero/Red Bull Content Pool

Fabricamos un traje nuevo. Quería tener el vuelo más plano posible tomando muy en cuenta la densidad muy baja del aire. El salto es muy corto y el cuerpo tiene que captar el aire y la velocidad. Tomamos el traje de gama alta que suelo usar de costumbre y aportamos modificaciones para ayudarnos a alcanzar nuestro objetivo. Tardé unos tres o cuatro segundos en alcanzar la velocidad requerida. Sólo en ese momento supe que iba a sobrevivir al salto.

Suelo buscar spots como este. Cuenta más el reto del salto que el hecho de que se trate de la montaña más alta del mundo. Siempre estoy en busca de spots nuevos. Desde mi infancia hago mucha escalada. Todavía hoy es mi pasión. Siempre estoy en busca de algo nuevo.

La cima principal del Everest es bastante llana y no se puede saltar desde allí. Habría que construir una rampa o algo por el estilo. Hice el salto desde la Cumbre Norte del Everest. Estoy seguro de que he establecido una nueva marca en el mundo del base jumping.
 

Valery Rozov extenuado tras el salto
Valery Rozov tras el salto © Denis Klero/Red Bull Content Pool

El oxígeno era esencial. No era una expedición de alta montaña. Usamos oxígeno durante un tiempo antes del salto. Quería estar seguro de tomar la decisión que se imponía para hacerlo todo con seguridad y, más importante todavía, teníamos que hacerlo rápido para aprovechar la ventana de buen tiempo. Para acabar, no estaba del todo aclimatado.

A los escaladores no les gusta el viento. Para mí tampoco es nada bueno. ¡No me gusta nada el viento!

Siempre es un placer ver a tu familia y a tus hijos. Es la mejor parte de volver a casa. ¿Y sobre cuál es el próximo reto? Este verano, en los Alpes. Tengo un par de ideas para el año que viene también.
 

read more about
Next Story