12 esenciales para el Denali

Brody Leven se ha enfrentado a la montaña más alta de Norte América, he aquí lo que llevó consigo.
El equapiemento necesario para el Denali. © brodyleven.com
Por Brody Leven

Nuestro equipo tenía 770kg de equipamiento. He aquí lo indispensable para organizar una expedición segura a la cima más alta de Norte América, con los pies siempre calientes y comiendo pasta en salsa.

1. Mochila Black Diamond Mission 75
Capaz de contener cantidades enormes de cosas entre dos campos base, también se puede reducir al mínimo para desplazarse ligero y rápido. Esta fue la mochila más utilizada por todos los que fuimos al Denali. Entre otros detalles cuenta con una porción amovible para facilitar nuestros intentonas de ascensión.

2. Sudadera Terramar TXO 2.0 Ascent Zip Hoodie
Cuando un plumífero era demasiado caliente, una shell demasiado impermeable y una primera capa demasiado fina, esta sudadera era la opción ideal. Tiene un patrón atlético, un diseño de tipo Balaklava y agujeros en las mangas para los pulgares. Lo tiene todo pero nada es superfluo. Una capa ideal. Apenas si me la quité durante las tres semanas que duró el viaje.

3. Esquís Surface Walk Free & fijaciones Dynafit Speed Radical
Un esquí de travesía potente capaz de enfrentarse a cualquier tipo de sastrugi, canaletas viciosas o nieve papa en el campo base. Las fijaciones Speed Radical ofrecen el equilibrio ideal entre durabilidad y eficiencia.

4. Botas de esquí Dynafit Mercury
Estas botas ultraligeras demuestran que no hay línea divisoria entre rendimiento y peso. Con los pies siempre calientes podía campronearme confortablemente en el néve de Orient Exrpess, esquiar seguro sobre el hielo azul de Rescue Gully y deslizarme sobre la nieve durísima de West Buttress.

5. Ropa técnica O’Neill
Parkas y pantalones de pluma dignos de una expedición al Everest fueron las prendas que llevé al Denali. Pasaron la mayor parte del viaje en la mochila pero, cuando los necesitas, te mantienen en vida. Desafortunadamente no pude llevarme a mi novia en la mochila.

6. Fogón MSR XGK EK
A pesar de estar rodeados por ella, encontrar agua fue uno de los grandes retos de la aventura. Cada gota que bebíamos o que utilizábamos para cocinar la teníamos que fundir con nieve de glaciar. No hay madera, ni yerba, ni plantas para hacer un fuego. Sólo hay nieve, rocas y un fogón indispensable. Antes de empezar la expedición, calculamos con mucha precisión la cantidad de combustible que nos iba a hacer falta.

7. Crampones Black Diamond Sabretooth
Yo fui al Denali a esquiar pero pasé la mayor parte del tiempo escalando nieve, hielo y roca. Así es el esquí de montañismo. Estos crampones son ligeros cuando los llevas en la mochila al esquiar. Son duraderos y muy afilados, algo fundamental. Son los crampones más versátiles que existen y los más populares de nuestra expedición al Denali.

8. Piolets Black Diamond Venom
Como mi objetivo era elegir rutas más complicadas necesitaba un par de piolets híbridos versátiles que fueran ligeros para las rutas fáciles pero agresivos para las más difíciles.

9. Cargador solar Goal Zero y cámara GoPro Hero 3
Con 14 personas que llevan teléfonos satélite, ordenadores portátiles, cámaras, móviles, e-readers, altavoces y demás se podía decir que la tecnología formaba una parte importante de la seguridad, documentación y entretenimiento de la aventura. Una variedad de paneles solares y de pilas recargables nos dieron la electricidad necesaria gracias a las 24 horas de sol diarias. El Switch 8 es un cargador pequeño ideal para cargar la GoPro y poder usarla durante todo el día.

10. Suunto Ambit2
¿Tu reloj te da la hora? Oh, no está mal, pero el mío predice el futuro. La “storm alarm” predice si el tiempo va a empeorar pero mi detalle favorito, además de su ultra precisa medida de la altitud, es su capacidad a subir a Google Earth nuestras rutas una vez que llegué de vuelta a casa.
 

11. Cubrebotas Forty Below Fresh Tracks
La congelación es un asco. Los días más fríos exigen una protección extra contra los vientos y las temperaturas extremas del ártico. Que los usen o no, tanto esquiadores como snowboarders llevan consigo un par de cubrebotas aislantes de neopreno. Lo último que uno quisiera que le ocurra es tener que dar media vuelta por no haber llevado cubrebotas. Cuando el tiempo lo exige, son irremplazables.

12. Camiseta de tiras I Love CleveLand
Habiendo aprendido a esquiar en las afueras de Cleveland, Ohio, EE.UU, en cierto modo estaba bien preparado para enfrentarme al hielo del Denali. Empecé al pie de la montaña. Llegué a la cima. Un buen recuerdo de todo el camino recorrido hasta hoy.

read more about
Next Story