8 cimas para empezar tu carrera de alpinista

¿Estás listo para subir grandes desniveles pero tienes poca técnica o aguante? Empieza por aquí.
Por Brendan Leonard

1. Monte Fuji, Japón, 3.776 m.

El Monte Fuji es una montaña impresionante que se alza casi 4.000m por encima de la capital del país, y una de las cumbres más visitadas en todo el mundo.

La ruta normal de subida, Kawaguchiko, es una excelente introducción al tipo de forma física necesaria para subir grandes montañas, pero sin zonas técnicas. La subida, a través de un camino claramente marcado, empieza a los 2.300m y acaba en los 3.776m de la cima, tardándose alrededor de unas ocho horas para personas en forma.

La temporada oficial para subirlo dura únicamente dos meses; del 1 de Julio al 31 de Agosto.

Monte Fuji desde el aire © Blackstation/Getty Images

2. Pikes Peak, Estados Unidos, 4.302 m.

El Pikes Peak es la cima más alta de Estados Unidos a la que se puede llegar siguiendo un camino: 4.302m. Y, si una vez arriba no te apetece bajar andando, puedes subirte a un trenecito, o hacer autostop y que te recoja alguno de los coches que ha subido siguiendo la carretera de la cara Norte.

El desnivel de la ruta -de 21kms- es de 2.250m, un día entero sin parar que hará que los aspirantes a alpinistas se den cuenta de lo que es ascender una gran montaña.

Pikes Peak en Colorado © Don Grall/Getty Images

3. Tofana di Rozes, Italia, 3.225 m.

Subir esta cima de los Dolomitas es una experiencia inolvidable. Con un desnivel de 1.200m del inicio del sendero hasta la cima, la ascensión es emocionante debido a la exposición al vacío.

Se sigue una vía ferrata, lo que procura sensaciones de escalada en roca sin la necesidad de tener la técnica ni los conocimientos para manejar las cuerdas y demás equipo de seguridad.

La Ferrata Lipella, que así se llama, es una de las vías ferratas italianas más largas, pero no la más peligrosa, uniendo entre sí sistemas de escaleras metálicas en forma de grandes grapas y cables a los cuales el escalador se asegura, lo que le evita hacerse daño en caso de caída. Se tarda unas cinco horas en subir, de las cuales cuatro estarás en la vía ferrata.

El Tofana Di Rozes en Italia © Dan Patitucci

4. Monte Hood, Estados Unidos, 3.426 m.

La zona del Pacífico Noroeste de Estados Unidos es una gran región para entrenarse de cara a ascender a las grandes montañas del mundo. Consta de varios picos volcánicos y glaciares que requieren las mismas técnicas que se utilizan para hacer un 8.000, pero a menor altura.

El Monte Hood es uno de los más asequibles de la zona, y un excelente lugar donde estrenarse en escalada sobre nieve para gente sin experiencia en el uso de crampones y piolets. La ruta más concurrida, la Cara Sur, dura media jornada empezando en Timberline Lodge, y hay muchos guías disponibles desde finales de Abril hasta finales de Junio.

El monte Hood en Oregon © Richard Hallman

5. Breithorn (por la Ruta Normal), Suiza, 4.164 m.

La cima Oeste del Breithorn es seguramente la cumbre de 4.000 m. de los Alpes que recibe más visitas al año, gracias al funicular del Klein Matterhorn que sube hasta los 3.883 m., a tan solo 300 m. de la cima. Desde la parada del funicular, los escaladores tienen que utilizar crampones y piolets para llegar a la cima a través de un glaciar y de nieve en paredes de 35 grados.

Es una escalada corta, pero es escalada en altura a fin y al cabo, un muy buen inicio para aspirantes a alpinistas.

El Breithorn se encuetra en medio de los Alpes. © Dan Patitucci

6. Kilimanjaro, Tanzania, 5.895 m.

El Kilimanjaro es la cumbre más alta de África, un volcán que roza los 6.000 m. de altura. Este factor, su altura, constituye su mayor reto debido a la escasez de oxígeno. Todas las rutas requieren un guía local, pero no son más que largas caminatas a través de varias rutas.

La mayoría de guías suben a los clientes desde la base, a 1.800m, hasta la cima en cinco o seis días, para dar tiempo al cuerpo a aclimatarse a la escasez de oxígeno. Esto brinda la oportunidad a muchos de ver cómo reacciona su propio cuerpo en esta altura sin los peligros (aludes, caídas en grietas, etc) de otras montañas de alturas similares.

¿Hay algo más alto que las girafas? El Kilimanjaro © Daryl Balfour/Getty Images

7. Pico de Orizaba, México, 5.636 m.

Subir a la montaña más alta de México ofrece la oportunidad a los alpinistas de practicar la escalada en nieve en un glaciar sin grietas y a una altura moderada.

La mayoría de guías incluyen varios días en cumbres más bajas para aclimatarse, seguidos de un ataque a la cumbre del Orizaba en uno o dos días. El día que se intenta la cumbre se parte del refugio de Piedra Grande y se sigue una senda hasta los 5.000 m. de altura, cuando se llega al glaciar Jamapa para acabar escalando una pared de nieve y hielo de 40 grados hasta la cumbre.

Pico de Orizaba en México © Christian Kober/Getty Images

8. Island Peak, Nepal, 6.189 m.

A veces llamado “el 6.000 más fácil del mundo”, Island Peak es la cumbre de trekking (cumbres que pueden pisarse con una mínimo de experiencia en montaña) más popular del Nepal.

A pesar de eso, no se trata de un paseo sin más. Hay que salir muy pronto por la mañana (dos o tres de la madrugada) y usar crampones y piolet. La mayoría de cordadas suben del campo base hasta la cima en un solo día, pero muchos prefieren tomarse dos días. La mayoría de guías también incluyen un trekking hasta el campo base del Everest dentro de sus itinerarios al Island Peak.

El Island Peak en Nepal © fotoVoyager/Getty Images
read more about
Next Story