La pelea del Everest: Lo que pasó de verdad

'High Tension' ofrece una versión desde dentro de la mayor historia de montañismo del año.
Ueli Steck justo antes de la violenta confrontación
Ueli Steck antes de la violenta confrontación © Jon Griffith
Por Brendan Leonard

Es una historia que ha recorrido los titulares del mundo entero por razones equivocadas: una pelea entre los escaladores Ueli Steck, Simone Moro y Jonathan Griffith y un grupo de Sherpas. Zachary Barr, un reportero de radio pública, en su primer encargo para Sender Films, tenía previsto hacer una película sobre la primera intentona de abrir rutas nuevas en el Everest y en el Lhotse. Pero las cosas no fueron tal y como lo tenían previsto.

La película High Tension documenta lo que pasó, el caos, sus ramificaciones y cómo todo lo acontecido afectará a las futuras expediciones al Everest. La premiere de la película fue el 19 de septiembre pasado, durante el Reel Rock 8 Film Festival y se puede ver actualmente en las diferentes etapas de la gira internacional de Reel Rock. Hemos aprovechado la ocasión para hacer unas cuantas preguntas a Barr sobre la película.

Zachary Barr © Courtesy Sender Films

Fuiste al Everest para filmar una historia y volviste con una totalmente diferente.

No podía haberme sorprendido más. A la mañana siguiente de la pelea, Jonathan, Ueli y Simone me contactaron por Skype desde el campo base. Hablamos durante una hora y no me podía creer lo que estaba escuchando. Yo todavía estaba en Boulder. Cuando llamaron, estaba en mitad de hacer las maletas para ir a Nepal y juntarme con ellos en el campo base. Me dijeron que no fuera, que la expedición estaba anulada y que volvían a casa. Pero yo sabía que eso iba a ser un bombazo y una gran oportunidad para hacer una película. Y la peli no iba a tener lugar si yo no iba.

Por lo tanto, Pete Mortimer, Nick Rosen y yo decidimos ir de todos modos y tratar de hacer algo. Para ser honestos, la idea era: “Bueno, como no podemos recuperar el dinero de los billetes deberíamos intentar ir de todos modos.” En aquél momento hasta pensé que podría llegar a Nepal, ver que todos mis planes de película eran inútiles y tener que volver.

Pero la historia era demasiado interesante como para pasarla por alto. Teníamos que intentarlo. Así que sí, al principio pensaba ir para juntarme con algunos de los mejores alpinistas del mundo para hacer una película de escalada. Al final me encontré solo en el campamento base tratando de hacer una película sobre una pelea entre unos Sherpas reconocidos y unos alpinistas igual de reconocidos. Fue algo mucho más que inesperado y extraño.

Escaladores ascendiendo © Jon Griffith

¿Fue un reto contar la versión de los Sherpas?

Obtener ambas versiones de la historia fue una preocupación evidente desde el principio. Me pasé un mes en Nepal haciendo el reportaje. Hice docenas de entrevistas. Esas entrevistas –tanto de forma abierta como confidencial– me dieron una idea clara de lo que pasó.

La cuestión, en superficie, fue una pelea en torno a la etiqueta de la escalada. ¿Quién tiene derecho de paso en las montañas? ¿Un grupo puede clamar la propiedad de una ruta? Pero, rápidamente, sobresalió que detrás de la historia había mucho más que cuestiones de etiqueta y lo que salió a la luz aquel día en Lhotse. La etiqueta y lo que ocurrió aquel día no pueden explicar todo lo que pasó en Campo 2.

Mirando hacia el Campamento 2 © Jon Griffith

Las imágenes del enfrentamiento parecen muy intensas. ¿Cómo hiciste para procurártelas?

Yo no estaba en el Everest el día de la pelea. Todavía estaba en Boulder preparando el viaje. Nuestro fotógrafo Jonathan Griffith no hizo ninguna foto de la pelea porque tenía otras cosas de las que ocuparse en aquel momento. Pero al ver la película uno puede no darse cuenta de eso. Las imágenes de la pelea en Campo 2 son de toda una serie de testigos de la trifulca.

Todo el mundo en el Everest tiene una cámara, un smartphone o ambos. Por supuesto la gente hizo fotos y vídeos de lo que estaban presenciando. Hubo muchos testigos. Mi trabajo fue encontrarlos y obtener su permiso para colocar sus imágenes en la película. 

Los escaladores posando para una foto de grupo en su tienda en el monte Everest
Los escaladores después del ataque © Jon Griffith

Ueli Steck es un tipo bastante reservado y tranquilo; Simone Moro es de sangre caliente. ¿Cómo ha sido trabajar con ellos?

Ambos son muy, muy grandes personas. No podían haber sido más acogedores y amistosos. Por razones obvias, al principio, no les gustó mucho la idea de hacer una película sobre el ataque de los Sherpas y su proyecto fallido de escalada soñada. En cambio, les aplaudo por la confianza que tuvieron en nosotros con la historia.

¿Cómo ha sido la respuesta por el momento?

Hemos recibido comentarios muy positivos. Mucha gente nos ha dicho que es la mejor película que Sender Films haya hecho nunca. Pienso que es porque en la segunda parte de la película dejamos de lado la escalada y tratamos temas bastante complejos y controvertidos: cuestiones de falta de equidad, de como el dinero puede comprometer la seguridad, de como los Sherpas mueren con más frecuencia que los occidentales…

Pero si uno viene a REEL ROCK a por algo de inspiración y a ver peliculones puede que la nuestra no forme parte de las favoritas. En cambio esperamos que la gente aprenda cosas sobre el Everest y la gente que trabaja allí (y en REEL ROCK se puede ver también a gente como Hazel Findlay, Daniel Woods y Yuji Hirayama enfrentarse a escaladas en roca brutalmente difíciles).
 

¿Qué te gustaría que la gente retenga de tu película?

Espero que la gente siga hablando del tema después de ver la película. Espero que la gente se pregunte como hubiera reaccionado si hubiese estado en la misma situación que Ueli y Simone. ¿Hubieras tomado las mismas decisiones? ¿Cómo crees que los empleadores deberían disciplinar a los Sherpas que instigaron la pelea? ¿Qué parte de responsabilidad tienen los occidentales en esa pelea? Todo eso sería la guinda del pastel. Lo principal es que la gente disfrute viendo la película.

read more about
Next Story