The Search: Llorens y Dorlodot rumbo al Pacífico

Horacio Llorens y Tom de Dorlodot cambian las cumbres alpinas por las islas y atolones del Pacífico.
Eiao, en las islas Marquesas © MICHEL CHARLEUX/AFP/Getty Images
Por Josh Sampiero

Decir que el parapentista y aventurero Tom de Dorlodot no sabe nada de navegación sería pasarse un poco. Después de todo, ya ha subido a bordo de un barco con anterioridad. A pesar de ello, hay que decir que el competidor del Red Bull X-Alps está mucho más acostumbrado a atravesar picos de alta montaña que canales isleños.

Dicha constatación no ha hecho nada para pararle, junto con su amigo Horacio Llorens, a la hora de embarcar en un catamarán de 60 pies para explorar durante dos meses las islas del Pacífico Sur con la ayuda de un paramotor. “Nunca he hecho una travesía oceánica,” explica Dorlodot. “¡Pero he navegado justo lo suficiente como para saber que no me voy a marear!”. La aventura forma parte del proyecto de Dorlodot llamado The Search, centrado en el descubrimiento de nuevos spots de parapente en lugares increíbles del mundo entero.

Thomas De Dorlodot espera antes de despegar. © Harald Tauderer/Red Bull Content Pool

El proyecto empezará en Tahití y luego se desplazará a las Tuamotus y las Marquesas. Durante el camino, aprenderán todos los rudimentos de la navegación gracias al equipaje de Nathalie Ille (que organizó su propia aventura el verano pasado) y de Mathieu Voluer. A cambio, les enseñarán a hacer parapente.

Entre las lecciones de vela y de parapente, Tom de Dorlodot y Horacio Llorens se elevarán sobre algunos de los arrecifes de coral y atolones más bellos del mundo.
 

El viaje será una verdadera aventura con largas travesías oceánicas, donde tendrán que pescar para alimentarse y que enfrentarse a mares abiertos y a veces desbocados.

Los preparativos para el viaje han sido numerosos y especiales, incluyendo la fabricación de un paramotor hecho a medida y que tiene un chaleco salvavidas incorporado en caso de amerizaje accidental o de urgencia.
 

Gracias al paramotor podrán descubrir nuevos spots de despegue para parapente no motorizado. En las Marquesas, Tom de Dorlodot y Horacio Llorens espera poder hacer un vuelo de 30-40 km con bivuac, que empezará en lo más alto de una isla y terminará en otra, en la que pasará la noche, para luego volver a su punto de origen al día siguiente.

Lo que hace que este viaje sea tan especial es la combinación de dos deportes que utilizan la fuerza del viento. Los marinos y los parapentistas viven dependiendo del viento, los unos en los mares, los otros en las montañas. Tom explica: “No saben nada de parapente y nosotros no sabemos nada de vela. Pero son gente apasionada, que ama su deporte y la naturaleza, y nosotros también”.

Sigue las aventuras de Tom de Dordolot en su página web.

¿Te gusta esta historia? Descubre muchas más en la página Facebook de Red Bull Adventure.
 

read more about
Next Story