Charly Gabl: El gurú del tiempo en la montaña

El doctor Gabl habla sobre la predicción del tiempo y su admiración por los alpinistas.
Charly Gabl explica un mapa meteorológico
El hombre del tiempo © Lukas Pilz
Por Simon Schreyer

Karl “Charly” Gabl es el héroe discreto y desconocido que se oculta tras los bastidores de muchas ascensiones coronadas con éxito. Se trata de un meteorólogo muy experto y fiable, cuyas predicciones marcan cuándo se preparan los equipos para asaltar las cimas en las ventanas de buen tiempo. A él han recurrido un gran número de nombres célebres, como Gerlinde Kaltenbrunner, Reinhold Messner y David Lama. Él mismo nos explica un poquito mejor cómo es el arte de lograr un pronóstico acertado.

¿Cómo terminó usted por convertirse en el hombre del tiempo de referencia para los montañeros?
Pues me  he ido labrando poco a poco una reputación entre los alpinistas más destacados de todo el mundo. Es posible que partiese con ventaja, ya que he sido guía de montaña y fui amigo de Ralf Dujmovits en los años 80 [consumado ochomilista y marido de Kaltenbrunner].

Mis clientes aprecian la posibilidad de hablar conmigo por teléfono, ya que suelo darle una nota personal a los análisis. Eso les aporta algo de motivación, un toque humano que les viene muy bien en parajes tan peligrosos y solitarios.

Charly Gabl, el hombre del tiempo
Gabl aplica su experiencia a los informes © Charly Gabl

¿Cuál ha sido el mayor cambio en el mundo de las predicciones meteorológicas?
El ordenador, sin duda alguna. Antes nos llevaba tres meses elaborar una predicción para la jornada siguiente. Un ordenador es capaz de procesar volúmenes ingentes de datos en diez minutos e incorporar factores globales a la ecuación. Factores como regiones de altas y bajas presiones que abarcan miles y miles de kilómetros.

Entonces, los pronósticos actuales son mejores, ¿no es así?
Hemos llegado a un punto donde resulta fácil alcanzar una fiabilidad del 80 % para un pronóstico a cinco días. Especialmente si hablamos de predecir los movimientos de la corriente de chorro, que es un conjunto de flujos de aire muy veloces. La precisión para predecir sus cambios es del 95 % aproximadamente. Antes rondaba el 60-70 %. En los años 50, tan solo el 12 % de los montañeros que atacaba un ochomil conseguía pisar la cumbre. Actualmente el índice de éxito supera el 35 %.

Charly Gabl posando en su oficina
Charly Gabl en la oficina: meteorólogo y montañero © © Joachim Stark

David Lama le tiene en muy alta estima.
Le he asesorado en muchas ocasiones. Una vez hasta me ayudó Heinz Fischer, ¡el presidente de Austria! Venía de visita para ver cómo es mi trabajo. Así que cuando llegaron las limusinas presidenciales, fui corriendo a abrir la puerta y le dije, "Sr. presidente, hay que darse prisa, porque en diez minutos llamará David Lama desde la Patagonia y usted le va a comunicar el pronóstico del tiempo".

Aceptó entusiasmado. Repasamos las columnas de precipitación y los gráficos de vientos, tomó notas y a las 17:15 exactamente David llamó y el presidente Fischer en persona le transmitió el pronóstico meteorológico.

Retrato de Charly Gabl
Gabl también trabaja como guía de montaña © Lukas Pilz

¿Se implica emocionalmente en las expediciones a las que asesora?
A menudo me levanto de madrugada para verificar la posición de un globo o para comprobar que todo se desarrolla de acuerdo con mis cálculos, sí. Oficialmente estoy jubilado, pero sigo asesorando a montañeros con quienes mantengo una relación de amistad. Cuando Gerlinde ascendió por el pilar norte del K2, yo estaba en Innsbruck tirándome de los pelos. ¡Necesitó 13 horas para superar un tramo de tan solo 300 metros en la última sección!

¿Todavía practica el montañismo de forma activa?
Todavía me gusta la montaña; escalar, esquiar y el senderismo. He subido a casi cuarenta picos de más de 5000 metros y dentro de dos días me voy de vacaciones a Nepal, a un recorrido de trekking no demasiado exigente.

Charly Gabl nos muestra su nuevo libro acerca de la meteorología en la montaña
Con su libro sobre la meteorología en la montaña © Lukas Pilz

¿Qué región es más complicada para las predicciones?
La Patagonia. Dado que se encuentra en el hemisferio sur y la masa continental es mucho más reducida, los frentes tormentosos se mueven mucho más rápidamente y cubren distancias enormes enseguida. Las nubes se encuentran menos obstáculos y menos fricción que si se desplazasen sobre tierra firme.

¿Y el Himalaya?
Todas las montañas en altitud extrema son un problema para los pronósticos. A esas altitudes los modelos meteorológicos no son precisos. Yo mismo he cometido errores de interpretación en predicciones sobre nevadas o vientos que se llevarían la nieve recién caída. En un lugar como la cara norte del K2, que caigan 30 centímetros de nieve polvo en lugar de tres puede ralentizar una expedición hasta echar por tierra sus planes. Por no mencionar el riesgo más obvio, que son los aludes.

¿Le resulta satisfactorio el trabajo, es gratificante?
Esta gente va en busca de la aventura, pero también son extremadamente precavidos. Yo no les cobro por asesorarles, la recompensa más valiosa es que vuelvan sanos y salvos. ¡Tanto si han llegado a la cumbre como si han tenido que desistir!

read more about
Next Story