Aguas bravas en Perú con Aniol Serrasolses

El catalán y sus amigos se mueven entre gargantas profundas y rápidos para idear una nueva aventura.
© Eric Parker / Red Bull Content Pool
Por Josh Sampiero

Perú es conocida por muchas cosas: el legado cultural de lugares como Machu Pichu, las olas grandes en Pacasmayo, la inhóspita selva tropical o las escarpadas vías de escalada de la Cordillera Blanca.

Pero, para los aficionados al kayak, el paisaje peruano tiene otro tesoro: cuenta con algunos de los cañones más profundos y ríos más salvajes del mundo.

Nunca he sentido tanto miedo en mi kayak como en Perú (Aniol Serrasolses).

Aniol Serrasolses completa el segundo descenso de una cascada en al alto Sacsara, cerca de Santa Teresa, Perú.
Segundo descenso de una cascada del río Sacsara

En octubre, Aniol Serrasolses y sus colegas se adentraron en el interior de la jungla. ¿El objetivo? "Remar en los místicos ríos de las aguas sagradas de los Incas", según asegura el propio Aniol.

Para conseguirlo, la expedición tuvo que enfrentarse a los mosquitos y a varias fiebres selváticas mientras remaban con sus kayaks por cañones flanqueados por paredes de 130 metros.

A todo ello hay que añadirle las consecuencias de tratarse de una expedición totalmente autónoma, sin apoyo externo y de seis días, río Apurimac abajo. Cargar con todo el equipo en unas embarcaciones tan diminutas no es fácil tarea.

"Cargamos nuestros kayaks con comida para seis días", explica Aniol, "lo que lo hace el kayak muy pesado y más difícil de controlar". Aun así, el equipo completó un total de 250 kilómetros en sólo seis días, haciendo frente a complicadísimos tramos de aguas bravas.

Aniol Serrasolses - Action
Aniol Serrasolses - Action © Eric Parker / Red Bull Content Pool

¿Cómo es de arriesgado? ¿Realmente te juegas la vida? Le preguntamos a Aniol... 

"Perú no tiene las aguas bravas más espectaculares o las cataratas más altas, pero resultan muy peligrosas. Hay muchos sifones y socavones que producen grandes agujeros cerca de las rocas en los que es muy fácil quedarse atrapado y, en consecuencia, ahogarse", comenta el catalán.

"Pero lo que más asusta es la soledad, el aislamiento. Si te ocurre algo en el fondo de una de esas gargantas, estás solo, nadie va a venir a sacarte de ahí. Nunca he sentido tanto miendo en mi kayak como en Perú", matiza Aniol.

Aniol Serrasols: A veces el barro te hace reír
Aniol Serrasols: A veces la suciedad te hace reír © Eric Parker / Red Bull Content Pool

A pesar de sus justificadas preocupaciones, Aniol Serrasolses y su equipo siempre encuentran la forma de divertirse, como podrás comprobar en el vídeo que abre este reportaje. Son tres minutos de fantásticas aguas bravas que llegan a hacerte sentir que estás viviendo en primera persona la aventura de los descensos de ríos sudamericanos virtualmente inexplorados.

Aniol Serrasolses entra en un enorme rápido en el río Huallaga en Perú, el 28 de octubre de 2013.
Aniol Sarrasolses: Hay más espuma que agua © Eric Parker / Red Bull Content Pool

¿Habiéndose puesto en riesgo ya una vez, volverá a Perú Aniol Serrasolses? Por su respuesta, es más que probable: "Los peruanos combinan a la perfección la humildad, la hospitalidad y la amistad. Y además, nos enamoramos de la comida y la cultura".

¿Y sobre el kayaking? "Es una de las gargantas más sagradas, remotas e impresionantes del mundo", concluye. "Algunos de los más dfiíciles rápidos por los que he pasado seguirán inaccesibles para la gente, escondidos en el fondo de estos enormes cañones".

read more about
Next Story