Experto: Cómo evitar una tormenta

Las reglas para evitar una tormenta son sencillas, pero tienes que acordarte de seguirlas.
Gavin McClurg al timón de su catamarán
Gavin McClurg al timón. © Jody MacDonald
Por Gavin McClurg

Mi trabajo depende del tiempo que hace. He estado al timón de veleros alrededor del mundo, buscando olas y viento en expediciones de kite y de surf, desde 1999.

Mi pasión es el parapente. Este verano batí el récord norteamericano de despegue a pie volando 386 kms a través de la divisoria continental, de Idaho hasta bien entrado Montana. Gran parte de este estresante vuelo lo realicé tratando de escapar de una tormenta. Mi vida entera y mi trabajo se basan en interactuar con el clima.

¿Ves lo que se acerca? Prepárate. © Jody MacDonald

En la película Good Morning Vietnam, el personaje interpretado por Robin Williams realiza una previsión meteorológica diciendo, en broma: “Si tienes una ventana, ábrela y mira.” No es mal sitio para empezar, pero estos días tenemos muchas herramientas que nos ofrecen una cantidad mareante de datos de todo tipo. La clave está en saber interpretar esos datos. Equivocarse puede acarrear consecuencias nefastas.

Los parapentistas siempre se fijan en las nubes. © Jody MacDonald

Un año estaba navegando a vela en solitario en nuestro catamarán de 20 m. de eslora entre Bali y Malasia, a través del ecuador y del mar de Java y del estrecho de Malacca, una de las rutas marinas más concurridas del mundo, cuando una tormenta eléctrica llegó desde Sumatra. Algo bastante común y difícil de evitar en esa época del año.

En los últimos 8 días no había dormido más de 20 minutos seguidos, lo que me estaba alterando profundamente. Además, los instrumentos de a bordo no estaban funcionando correctamente y el piloto automático no conseguía dirigir el barco en la dirección correcta. Cuando llegó la tormenta perdí control del barco durante un instante y un cabo del foque cayó al agua y fue rápidamente aspirado por el motor del catamarán.

Mi exhausto cerebro no hizo sonar mi alarma interna cuando salté al agua, en medio de la noche y sin ninguna visibilidad, para sacar el cabo del motor. Si me hubiese soltado del barco en cualquier momento, el catamarán hubiera seguido navegando, dejándome solo de noche en medio del mar. Mi final hubiese estado muy cerca.

No todos los días son así. © Jody MacDonald

Así que es necesario tener algún conocimiento básico de cómo aparece el mal tiempo de cara a poder disfrutar más de nuestras actividades al aire libre.

Hazte con un barómetro
En el mar, el barómetro es el segundo instrumento más importante de tu barco (después de tus ojos). Cualquier caída de la presión de forma rápida y sostenida (3-4mb por hora, dependiendo de tu latitud) significa que un sistema de bajas presiones se está acercando. Si estás en el hemisferio Norte, ponte de espaldas al viento, extiendo tu brazo izquierdo a 90 grados y estarás apuntando al centro de la borrasca que se está acercando (en el hemisferio Sur haz lo mismo pero con el brazo derecho).

Observa el cielo
El pronóstico de los 500mb, también conocido como “winds aloft”, y que normalmente describe la situación atmosférica a 5.500 metros sobre el nivel del mar, describe de forma bastante fiable lo que se acerca.

Si dice que hay vientos sostenidos y fuertes en altura, eso implica que vamos a tener lo mismo en tierra entre 24 y 48 horas más tarde. ¿Alguna vez has levantado tu mirada al cielo y has visto cirros altos, largos y delgados, a veces llamados “cola de caballo” por su parecido? Son fruto de vientos fuertes en altura. Solo son visibles unas pocas horas. Dentro de 24-48 horas los tendrás en superficie y con lluvia, pues está llegando un frente frío.

Se acerca una tormenta. © Jody MacDonald

Encontrarte con un ciclón, un huracán o un tifón es terrible pero muy a menudo es bastante fácil de evitar, ya que suelen encontrarse en ciertas zonas del mundo y en ciertas épocas del año. El que diga que simplemente tuvo la mala suerte de estar en el momento equivocado en el lugar equivocado porque se vio atrapado por un huracán o similar, sencillamente no tiene ni idea de meteorología.

Mi rutina cuando navego o vuelo es siempre la misma. Miro los mapas sinópticos, las previsiones a largo plazo y los pronósticos de inestabilidad. Ya sea en tierra o en el mar, estamos buscando la misma información.

Pero para participar tienes que comprometerte. Una vez estás en el aire o navegando ya no puedes hacer mucho más que mirar a tu alrededor. ¿Tienes una ventana? Ábrela y mira.

read more about
Next Story