First descent: Michoacán; último episodio

En el último episodio de First Descent: Michoacán, los chicos encuentran lo que buscaban.
Por David B. Cooper

“Mides tu vida en función de las nuevas experiencias que vas viviendo, “ afirma Joel Kowalski. “De éso iba este viaje: realizar algo que jamás habíamos hecho antes, adentrándonos en lo desconocido y explorar.”

Con todo lo que les salió mal, es casi un milagro que sobrevivieran: durante los últimos días del viaje de exploración de la región de Michoacán, en México, los chicos perdieron una cartera y se quedaron encerrados fuera de la furgoneta. Todo eso fue después de que a Dane Jackson le cosiesen unos puntos y que la dichosa furgoneta les dejase tirados en la cuneta. ¡Casi nada!

A pesar de que cada vez había menos agua debido a la falta de lluvias, los chicos fueron en busca de rápidos. Gracias a los consejos de los campesinos locales y a los mapas de Google, lograron evitar adentrarse en zona plagadas de narcos (cuando ves lo que podría ser una pista de aterrizaje en medio de un campo, lo mejor es largarse a otro lugar).
 

Kayaker Dane Jackson on a Michoacan Kayak Expedition in 2013
"Somewhere under the rainbow..." © John Rathwell/Red Bull Content Pool

Los locales comentaron algo que parecía interesante en la punta de Michoacán. El Cascado del Salto resultó ser una gran catarata con mucho potencial para disfrutar de buenas líneas y de saltos divertidos, pero faltaba algo: que el nivel de agua fuese lo suficiente seguro.

Cuando vieron que la búsqueda no daba sus frutos la decisión fue sencilla: volver a lo conocido. De vuelta a río Hoyo del Aire y a su cascada preferida, bautizada como ‘María’ -¿quizá porque así se llamaba la chica que encontró la cartera de Rafa Ortiz?-, todo fue diversión, saltos de locura y mucha remada
 

Unos kayakistas profesionales posan para una foto de grupo durante una expedición en Michoacan en 2013
Los kayakistas de First Descent: Michoacán © John Rathwell/Red Bull Content Pool

¿Cómo se lo pasaron en ‘María’? Teniendo en cuenta que saltaban rebotando de un lado a otro de la cascada y que Dane Jackson se cayó del revés, podemos asegurar que… ¡se lo pasaron en grande!

Al final First Descent: Michoacán, acabó siendo lo que pretendía ser: “rápidos de calidad con gente de calidad,” comenta Rafa. Y Michoacán resultó ser ese lugar mágico que todos se alegraron de haber visitado.

Más aventuras en el Facebook de Red Bull Adventure
 

read more about
Next Story