Locura sobre las aguas

Stephane Roussoun quiere volar desde Niza, en Francia, hasta la isla de Córcega colgado de un globo.
Stephane Rousson probando el Aerosail sobre el mar
Otra manera de vivir una gran aventura © VALERY HACHE/AFP/Getty Images
Por Dominique Granger

¿Qué es lo que tienen en común los hermanos Wright, Leonardo Da Vinci y Ferdinand von Zeppelin? Todos inventaron máquinas volantes. Ahora añade uno más a la lista: Stéphane Rousson, inventor del Aerosail, un zepelín sin motor que vuela sobre el agua, conectado a un hidrofoil. El globo está repleto de gas y lo empuja el viento. ¿Su objetivo? Una travesía de más de 200km entre Niza (Francia) y Calvi, en la isla de Córcega. ¿Una locura? Puede. ¿Algo fabuloso? Sin duda.

Stéphane, háblanos de tu vida...
He hecho un poco de todo: mucho esquí de competición cuando era joven, luego trabajé en la industria del snowboard, de representante y desarrollando técnicas y productos nuevos. También soy piloto de avión.

Stephane Rousson posa delante del Aerosail
Stephane Rousson - Retrato © AFP/Getty Images

¿Cómo aprendiste a pilotar un zepelín? No debe haber muchas escuelas por ahí…
Me saqué la licencia de piloto privado y comercial entre 1999 y 2001, sin duda alguna la peor época de la historia para hacerse piloto. Luego decidí que quería aprender a pilotar zepelines, algo que siempre me había dado ganas.

En Francia, sólo puedes aprender solo. Conoces a gente que comparte contigo sus conocimientos y luego vas ganando credibilidad a medida que participas en proyectos diversos. Me habían hablado de este proyecto de combinación de un zepelín con un hidrofoil y pensé que era una idea genial. Se había probado antes, en 1992. Hicieron una primera línea recta. Luego pensé que teníamos que encontrar la manera de poder navegar más tiempo.

Stephane Rousson probando el Aerosail sobre el mar
También anda sobre el agua... © AFP/Getty Images

Esto es pura aventura e innovaión: no sabemos cuáles serán los resultados... ¡eso es lo más fantástico de todo!

– Stephane Roussoun

Stephane Rousson volando con su "Aerosail".
Probando el zepelín a pedales © Stephane Rousson

¿El Aerosail es sólo invento tuyo? ¿Qué es lo que te da ganas de inventar?
Me gustan los deportes y las cosas que son diferentes. Quería hacer algo que no se había hecho nunca: cruzar el Canal de la Mancha con un zepelín a pedales. Pasé cinco años desarrollando el proyecto: fabricando el zepelín y aprendiendo a pilotarlo. Hice dos intentonas de travesía en 2008 pero nunca conseguí llegar a la meta por culpa del tiempo. Luego, en 2011, gané un premio a la innovación con el Scubster, un submarino que funciona con fuerza muscular y basado en el mismo principio…

Stephane Rousson probando el Aerosail
Visto por detrás el Aerosail es mucho más fino © AFP/Getty Images

¿Cómo se te ocurrió la idea de esta travesía?
Vivo en Niza y Córcega es un lugar magnífico. ¿Por qué no intentarlo? Si queremos que este invento sea útil un día tenemos que demostrar que se pueden hacer travesías, es la única manera. En el futuro, incluso podremos llevar pasajeros o podría convertirse en un deporte... ¡Quién sabe!
Siento una satisfacción personal muy grande con todo esto. También están el lado pionero de la cosa, la diversión y la adrenalina. ¡Pero me hace falta tener un reto más grande!

Stephane Rousson probando el Aerosail
Imagina estar en un barco y ver esto... © AFP/Getty Images

Todavía no has podido hacer la intentona: ¿qué es lo que te falta?
Patrocinadores y medios financieros, por supuesto: ¡la logística es muy complicada! Todas las intentonas y prácticas cuestan mucho dinero. También tenemos que demostrar que somos gente seria, que tenemos experiencia, que trabajamos con ingenieros y técnicos, que lo hemos estudiado todo con detalle.
Tenemos que convencer a la gente de que lo hemos planeado todo muy bien, que hemos tomado en cuenta todos los riesgos y que tenemos procesos para todo. Además, las autoridades puede que nos obliguen a contar con uno o dos barcos de seguridad y una cierta cantidad de gente inmobilizada en tierra firme en caso de problemas... ¡Todo eso aumenta mucho los costos del proyecto!

Stephane Rousson probando el Aerosail
Stephane Rousson probando su Aerosail © AFP/Getty Images

¿Qué es lo que más tiempo consume en un reto así?
Hay que ir paso a paso, validar cada etapa para ganar credibilidad y confianza. Todo eso exige tiempo y cuesta dinero, por supuesto. Cuantos más medios financieros tenemos más rápido progresamos con la I+D. Ahora tenemos algo de fondos pero vamos mucho más despacio de lo que podríamos. Esto es pura aventura e innovaión: no sabemos cuáles serán los resultados... ¡eso es lo más fantástico de todo!

¿Quieres vivir lo mejor de Red Bull Aventura en cualquier momento? ¡Síguenos en Facebook!

 

read more about
Next Story