7 aventuras indígenas que te harán flipar

Sea lo que sea lo que has hecho, ellos lo llevan haciendo más tiempo y mucho mejor.
Por Brooke Morton

Independientemente de dónde vivamos o de qué tribu seamos, ya seamos acaudalados occidentales o granjeros de Siberia, parece que todos tenemos algo en común: nuestra pasión por aquellos deportes que nos ponen el corazón a cien y hacen fluir la adrenalina. Carreras de yak, puenting con solo unas lianas atadas a tus piernas… prepárate para flipar con estos deportes indígenas. Aunque no siempre lo hacen para divertirse. Los cazadores de miel de la India no escalan paredes de 150 metros de altura por diversión… pero desde luego se merecen todo nuestro respeto.

Los ultrafondistas de Tarahumara

Ultrafondistas Tarahumara.
Ultrafondistas Tarahumara © Getty Images/Aurora Creative

Lugar: Sierra Madre (México)
Peligros: golpe de calor, serpientes de cascabel, narcotraficantes
Nivel de dureza: 7
¿Sabías que… fueron inmortalizados en el libro de culto Born to Run?

Algunos sostienen que la cerveza de maíz da la energía suficiente a los corredores de Tarahumara, en México, para recorrer distancias de hasta 700 kilómetros en dos días. Otros dicen que eso es posible debido a que no corren con calzado demasiado almohadillado. En una cultura en la que Nike todavía no ha conseguido su cuota de mercado, estos hombres corren por encima de piedras en un desierto ardiente descalzos o con sencillas sandalias hechas con trozos de neumático.

A pesar de las condiciones, en las que cualquier corredor aficionado se negaría a correr, esta comunidad profesa un culto a correr que les mantiene vivos.

Pesca submarina tradicional
 

Un pescador Moken con un arpón de bambú.
Pescador Moken © LightRocket via Getty Images

Lugar: islas Surin (Tailandia)
Peligros: ahogarse, pérdidas de conocimiento
Nivel de dureza: 9
¿Sabías que… no llevan gafas bajo el agua?

El pueblo de Moken, en Tailandia, se hizo famoso por haber previsto la llegada del tsunami de 2004 gracias a su observación del agua, del tiempo y del comportamiento de los animales. Esto les permitió refugiarse en las montañas antes de que el tsunami alcanzase su costa. Pero normalmente este pueblo nómada vive a nivel del mar, bajando a pulmón hasta los 20 metros para pescar, recoger pepinos de mar y otros alimentos.

¿Lo más increíble? No tienen material de submarinismo y no utilizan aletas ni máscaras. Como necesitan el mar para su supervivencia, han aprendido a encoger sus pupilas y poder así enfocar bajo el agua dos veces mejor que cualquier occidental.

Los cazadores de miel de la India

Cazadores de miel indios arriesgando sus vidas.
Dulce néctar: lo que el hombre es capaz de hacer © Eric Tourneret

Lugar: India
Peligros: enjambres de abejas, riscos de 150 metros de altura
Nivel de dureza: 10
¿Sabías que… las cuerdas están hechas a mano a partir de lianas?

La gente del pueblo Alu Kurumba, del Tamil Nadu, en la punta suroeste de la India, reza a sus dioses antes de escalar las paredes de 150 metros del Nilgiri Biosphere Nature Park. ¿Su botín? La miel que se encuentra en las enormes colmenas que pueblan la pared rocosa. Para ello rinden adoración a Magaliaman, la diosa del bosque, ayunando durante días y sometiéndose a otros rituales purificadores.

Luego el sacerdote del pueblo anuncia la hora, normalmente hacia el amanecer, y entonces empieza la acción. Los escaladores están sujetados únicamente por rudas cuerdas trenzadas a mano a partir de lianas. Centenares de abejas les amenazan. Se libran, en parte, del veneno de las abejas gracias al humo de hojas verdes ardiendo que se encuentran en unas cestas; y también gracias a la acción de sus dioses. A pesar de eso cuentan las picaduras por decenas.

Kayak tradicional en el ártico

Un inuit en un kayak tradicional.
Un inuit en un kayak tradicional © LightRocket via Getty Images

Lugar: noroeste de Groenlandia
Peligros: hipotermia, ahogarse
Nivel de dureza: 6
¿Sabías que… la palabra kayak es de origen inuit?

La embarcación era la única cosa que separaba a los kayakistas de Baffin Bay de la muerte. Esta tradición de más de 2.000 años del Círculo Polar Ártico nació a raíz de la necesidad de buscar carne durante los meses de verano. El deshielo imposibilitaba al pueblo inuit cazar focas, morsas y ballenas. Las embarcaciones se fabricaban con huesos de ballena y pieles de foca.

Ahora, la capa exterior de las embarcaciones fabricadas a mano es de nylon, pero la técnica es casi la misma. Los inuit inventaron la técnica del esquimotaje, que les permite sobrevivir en caso de caerse al agua (que se encuentra a unos 2º C). Entonces el peso de las pieles de sus presas les hubiera llevado al fondo del mar. Ahora los trajes secos y el Gore-Tex han convertido este deporte en algo mucho más seguro, y que volvió a surgir con fuerza en los años 80 con la llegada de materiales de alta tecnología.

Carreras de yak, Asia

Carrera de yak durante el Gyantse Horse Racing Festival.
Carreras de yak en el Tíbet © Getty Images/Lonely Planet Images

Lugar: norte de Mongolia
Peligros: que te atropelle un yak
Nivel de dureza: 7
¿Sabías que… en Nepal hacen hamburguesas de yak?

En Mongolia toda la vida gira alrededor del yak: se hace queso con su leche, se utiliza la piel para el abrigo y sus excrementos como combustible. De ahí que sea normal que cada año haya un festival dedicado a este animal. Cada mes de julio, en las provincias del norte (incluida Uvurkhangai), se realizan varias pruebas como rodeos, pruebas de ordeño e incluso concursos de belleza. También en el Tíbet se realizan carreras.

Para los hombres uno de los puntos álgidos son las carreras de yak, que se limitan a los 2.000 metros de distancia puesto que estos animales no pueden mantener una velocidad muy alta en distancias largas.

El primer puenting

Puentin en Pentecost (Vanuatu).
Puentins en Pentecost Island (Vanuatu) © AFP/Getty Images

Lugar: isla de Pentecost (Vanuatu)
Peligros: caerse
Nivel de dureza: 10
¿Sabías que… el accidente más famoso ocurrió cuando se quiso impresionar a la reina en 1974? Las lianas no estaban a punto y la víctima se rompió la espalda y acabó falleciendo.

En las isla Pentecost lo saltos solo están permitidos durante los meses de lluvias torrenciales, pues es entonces cuando las lianas que se utilizan tienen la suficiente elasticidad. Incluso así sigue siendo un deporte con muchas variables. Cada primavera se vuelven a construir las torres de madera de 30 metros desde donde se salta.

Las lianas son medidas especialmente para cada saltador porque, a diferencia de la versión occidental en la que se evita que el saltador toque el suelo, aquí se trata de que su cabeza roce el mismo. Se cree que esta práctica bendice la cosecha de ñame, independientemente de si el saltador sobrevive o muere.

Esquiar con material casero

Una niña se desliza pendiente abajo en Afganistán.
No necesitas mucho rocker para pasarlo bien © James Robertson Photography

Lugar: Bamiyan (Afganistán)
Peligros: comer nieve
Nivel de dureza: 9
¿Sabías que… esta zona de Afganistán está abierta al turismo?

Esto no es tanto un deporte tradicional sino más bien la versión local tras observar a los occidentales. Tras ver que esquiar era divertido y queriendo practicarlo, los locales han empezado a construirse su propio material.

“Utilizan cualquier plancha de madera que encuentren, y trozos de alambre o cadena para fijar sus botas de agua a la plancha,” afirma el fotógrafo John Robertson. “Lo más increíble es que son capaces de realizar giros.” Con más y más aventureros visitando la zona, se está intentando que accedan a material más moderno y clases de esquí.

¿Quieres disfrutar de lo mejor de Red Bull Adventure en todo momento? Síguenos en Facebook.

Next Story