Nadando entre los tiburones más bocazas del mundo

El tiburón peregrino es el segundo pez más grande del océano... Conoce un poco más sobre ellos.
Por Will Gray

Verse a centímetros de un pez de cinco toneladas, ocho metros de largo y con una boca como un coche de grande y no pasar miedo solo está al alcance del buzo Charles Hood. Él sabe lo que es nadar con más de 100 tiburones peregrinos y aún vive para contarlo...

¿Qué son los tiburones peregrinos?
Son los segundos peces más grandes del planeta después de los tiburones ballena. Al contrario que la mayoría de los tiburones, no tienen dientes gigantescos, sino unas enormes bocas, y se alimentan abriéndolas de par en par y dejando que entre el plancton para después atraparlo entre sus branquias y tragarlo.

¿Cuánto es lo máximo que te has acercado a ellos?
A centímetros. Podía sentir la fuerza de la presión del agua cuando movían la cola. Pero no tenía miedo. El secreto está en permanecer inmóvil y ellos se acercan sin problema.

¿Qué se siente al mirar dentro de la boca de un tiburón peregrino?
Es impresionante, pero se necesita una técnica depurada. En el agua donde nadamos, los tiburones aparecen cuando estamos a unos 15 m. de distancia. Cuando los veo, me pongo justo frente a ellos y me quedo tan quieto como puedo. Tengo que calmar los nervios, pero sé que no me van hacer nada. Pueden darse cuenta de mi presencia usando la presión del agua.

¿Qué tamaño tienen?
No eres consciente de lo grandes que son hasta que no los ves en el agua. Cuando estás a cuatro metros de distancia de algo que mide como ocho metros de largo y que tiene una boca de 1,5 m. de ancho, te das cuenta ante lo que estás.
 

¿Te han atacado alguna vez?
No. Justo cuando uno viene directo hacia mí y pienso que he encontrado un tiburón 'ciego', se aparta en el último minuto. He hecho esto en muchas, muchas ocasiones y todavía me parece increíble cada vez que sale todo bien.

¿Alguna vez has visto que un tiburón se tragara a alguien?
Tienen enormes bocas, pero no, no se tragan objetos grandes. De hecho, son tan sensibles a los objetos extraños que tratarán de evitarlos alejándose. Son lentos, pero pueden reaccionar muy rápido, incluso saltan fuera del agua si la situación lo requiere.

¿Cuál fue la situación de mayor miedo que has tenido nadando entre ellos?
Nunca he pasado miedo, son gigantes tiernos, pero el encuentro más estimulante fue cuando nos topamos con unos 400 tiburones en 2008. Veías aletas negras por todas partes.

¿Has creado algún tipo de vínculo natural con ellos?
No. Son peces, así que tienen mucha menos inteligencia que un mamífero. Algunas veces veo tiburones que ya conozco de antes, pero seguro que ellos no me reconocen a mí.

¿Cómo llegaste a hacer esto?
Cuando era buzo allá por los años 80 los veía desde el barco. Quería fotografiarles de cerca, así que me arriesgué y fui a por ello. Sabía que se alimentaban de plancton, por lo que no tenía por qué pasarme nada malo.

¿Y por qué te siguen gustando ahora?
Hay muchísimos fotógrafos y programas de TV que quieren grabarlos, así que los últimos 10 años he estado rodando y haciendo excursiones fotográficas para hacer esto.

¿Los tiburones peregrinos nunca atacan?
No que yo sepa. Aunque hay un par de muertes registradas. Una fue cuando un tiburón saltó sobre un pequeño bote. La otra víctima fue allá por los años 50, cuando la Armada intentó volar uno de ellos colocándole explosivos. El problema vino cuando el tiburón se dio la vuelta y se colocó debajo del barco justo en el momento en el que detonaron los explosivos.

¿Dónde y cuándo se produce la mejor situación para verlos?
En Cornwall. Suelen llegar hacia mediados de mayo y llegan a su máximo en junio. Después, puedes encontrártelos en Isla de Man, Irlanda del Norte y más tarde en Escocia, a finales de verano. Pero es mejor en Cornwall, ya que se suelen concentrar en un área más pequeña.

¿Te interesan los tiburones peregrinos? Para descubrir mucho más sobre esta extraña especia de escualos y de cómo nadar con ellos, ve a esta Web.

read more about
Next Story