¿Cómo huir de tu oficina? ¡Corriendo 17.000 km!

¿Aburrido de pasar tu vida delante de un PC? ¡Descubre lo que hizo el Forrest Gump del siglo XXI!
Jamie Ramsay y su carrito de confianza
Jamie Ramsay y su carrito de confianza © Jamie Ramsay
Por Will Gray

Con el objetivo de recaudar fondos para CALM, Macmillan and WaterAid, Jamie Ramsay corrió durante un año y medio desde Vancouver a Buenos Aires, o lo que es lo mismo, cubrió un buen pedazo del continente americano a pie.

Después de llevar una media de 45,1 km. por día (más que una maratón), en sus 367 días totales corriendo, su desafío de corredor terminó el pasado domingo, 10 de enero... participando en una carrera de Heathrow al Centro de Londres después de que su avión aterrizara en Reino Unido.

Jamie Ramsay cruza de Vancouver a Buenos Aires
Jamie Ramsay se toma un merecidísimo descanso © Jamie Ramsay

¿Por qué quisiste hacer esto?
Estaba sentado en un escritorio sin ventanas, soñando con hacer una gran aventura. Lo único que me paraba era yo mismo... así que decidí ir a por ello.

¿Y por qué elegiste ir de Vancouver a Buenos Aires?
Para ser sincero, ¡es un recorrido precioso! Solo hay dos idiomas, buen clima y la tarjeta de crédito no es necesaria.

Cruzar América corriendo: Jamie Ramsay
Los primeros días del camino... ¡y sin barba! © Jamie Ramsay

¿Qué habías hecho antes de este viaje?
Hacía maratones en asfalto ocasionalmente, natación en aguas abiertas y correr 240 km. en solitario por Vietnam. Suficiente para saber que estar en forma es muy importante, pero controlar la mente es la parte más esencial.

Jamie Ramsay en Nicaragua
Pasando por un hotel de León (Nicaragua) © Jamie Ramsay

Corriste más rápido de lo que planeabas. ¿Por qué esto fue así?
Dejé de beber en Panamá, lo que me hacía más fácil levantarme y correr y aceleraba la recuperación de mi cuerpo. Además, tenía que llegar a Buenos Aires para pasar la Nochevieja con mi novia. Tenía que mantener una media de 42 km. diarios durante seis meses... ¡Y llegué un día antes de lo previsto!

Jamie Ramsay descansa en la carretera
Descansando al borde de la carretera © Jamie Ramsay

¿Qué distancia tuvieron tus marchas más largas y cómo hiciste para seguir adelante?
Algunos días llegué a correr más de 60 km., incluso llegué hasta los 70 km. Y todo ello mientras empujaba el carro con mis cosas: la tienda de campaña, el saco de dormir, la comida o el agua. Pero tu cuerpo se adapta a lo que le exijas si le das combustible y descanso.

Ruinas del desierto
Las ruinas del desierto © Jamie Ramsay

¿Alguna vez te sentiste solo o aburrido?
¿Aburrido? No. Escuchaba mucha música y podcasts, preparaba nuevos retos en mi mente y redactaba publicaciones y blogs en mi cabeza. La soledad no era un problema, posiblemente porque había mucha gente por el camino que me daba aliento.

¿Te ayudaron a lo largo del recorrido?
Sí. Una persona me ayudó a pasar de Baja California a México continental en su barco, unos mecánicos me ayudaron a reparar mi carrito e incluso hubo una persona que leyó en mi blog que tenía un problema en la rodilla, ¡y me escribió un email para ver en qué podía ayudar!

Las dunas son increíbles, pero difíciles de cruzar
Las dunas son increíbles, pero difíciles de cruzar © Jamie Ramsay

¿Quién ha sido la persona más extraña que has conocido?
En Perú conocí a un chaval inglés que pensaba que podía convertir las piedras en oro. Pero no, no podía.

¿Cuáles han sido los cuatro lugares más espectaculares en los que has corrido?
El desierto de Atacama, los Andes entre Argentina y Chile, la región del Darién de Panamá y Baja California en su totalidad brillan por encima del resto.

Paisaje desierto Atacama
El remoto paisaje del desierto de Atacama © Jamie Ramsay

¿Y lo más desafiante?
La Ruta 34 de Argentina: no había arcén y pasaban muchos camiones muy rápidos. Daba un poco de miedo. También fue complicado combatir el calor en el desierto de Atacama y correr a 4.800 m. para pasar los Andes.

Paso de alta montaña viaje cruzar América
Los pasos de alta montaña complicaban la travesía © Jamie Ramsay

¿Hubo algún momento tan difícil que pensabas que no lo lograrías?
No. Andando, cojeando o arrastrándome siempre sabía que llegaría a la meta.

Has llegado a quemar hasta 6.000 calorías por día. ¿Cómo planeaste tu dieta?
Tomaba crema de avena por la mañana y pasta de atún por la noche, pero el resto comía todo lo que pasaba por mis manos... ¡sobre todo azúcar!

Jamie Ramsay, el hombre que cruzó América corriendo
La comida era posible cuando se encontraba © Jamie Ramsay

Cambiaste 17 veces de zapatillas. ¿Cómo de maltratadas las dejabas?
Cuando me las quitaba casi no había suela de goma, era inexistente. Cuando me ponía un nuevo par de zapatillas sentía como si corriera con piernas nuevas.

Carretera de América
Un largo camino por delante © Jamie Ramsay

¿Cómo planificabas dónde dormías?
Solía dormir donde terminaba de correr. Tenía un rango de 45-60 km. e intentaba buscar hostales baratos o un trozo aislado para la tienda de campaña. He dormido en playas desérticas, polígonos industriales y talleres, parques e incluso discotecas.

Los restaurantes recibían a Jamie de buen agrado
Los restaurantes recibían a Jamie de buen agrado © Jamie Ramsay

¿Y cuál fue tu mayor hazaña?
¡Llegar a Buenos Aires casi en la fecha que pensé que estaría en la costa norte de Colombia!

Sigamos la ruta con corredores de otro mundo... ¿Qué te parece conocer a la mujer que corre maratones hacia atrás?

read more about
Next Story