Cara a cara con ballenas azules

¿Te atreverías a nadar entre cachalotes? Mira estas imágenes y conoce a valientes que sí lo hacen.
La poderosa ballena azul en Sri Lanka.
La poderosa ballena azul © Fisheyes
Por Alison Mann

Un grupo de buceadores se pone cara a cara junto a una gigantesca ballena azul en Sri Lanka.

Las ballenas pueden alcanzar los 24 metros, así que hay que tener los nervios bien templados para acerarse y sacar fotos a estos animales.

Alex Voyer, Alex Roubaud y Marianne Aventurier son buceadores a pulmón libre. Tuvieron que pasar 40 horas en el agua para captar algunos momentos con estas majestuosas criaturas. Aquí tienes las imágenes.

Nadando con un ballena azul

Un buceador junto a una gigantesca ballena azul en Sri Lanka.
Pequeño y grande © Fisheyes

Los buceadores vieron las ballenas azules dos veces durante el viaje. Marianne nos explica el primer encuentro: “Llegó muy despacio, nos miró y luego desapareció en las profundidades del océano”.

La ballena azul pigmea es uno de los animales más grandes del mundo

La mirada de una ballena azul en Sri Lanka.
La mirada de una ballena azul © Fisheyes

Antes del segundo encuentro el grupo ya había perdido toda esperanza. “La otra vez fue después de 10 intentos infructuosos. Estaba a punto de regresar al bote y de pronto ¡me vi cara a cara con la ballena! Nadó hacia mí. ¡Me puse a buscar sus ojos, lo que no es nada sencillo en un animal tan grande! Estaba cubierta de rémoras. Fue algo sublime”, dice Marianne

También bucearon con cachalotes

Un buceador junto a un grupo de cachalotes en Sri Lanka.
Uno más del grupo © Fisheyes

No faltó además una experiencia con cachalotes. “Tuvimos la suerte de encontrar un grupo de cachalotes. El objetivo era acercarnos a un conjunto de ellos para que tuviesen menos miedo y así poder sacar mejores fotos”, dice Marianne.

Tuvimos la suerte de encontrar un enorme grupo de cachalotes

Marianne Aventurier
Un buceador sigue a los cachalotes en Sri Lanaka.
Siguiendo a los cachalotes © Fisheyes

El cara a cara con los cachalotes fue inolvidable. “Algunos dormían, la mayoría fue a más profundidad y uno de ellos se paró a observarnos durante unos minutos. Bajó su cola y no se movía. Quedé subyugada por el interés que mostraba por nosotros", dice Marianne.

Los cachalotes tenían curiosidad por los buceadores

Cachalotes disfrutando del océano en Sri Lanka.
Cachalotes disfrutando del océano © Fisheyes

Marianne dice que regresará al país: “No hemos visto nada de Sri Lanka porque nos dedicamos a observar los cetáceos. ¡Seguramente volveremos con más tiempo porque el lugar es precioso!”.

read more about
Next Story