Así se enfrentan los barcos al mar embravecido

Estos marineros sienten la fuerza del océano en cada poro de su piel ¡La fuerza del mar es tremenda!
Por Corinna Halloran

Hay algunos momentos mágicos cuando el barco va “libre” navegando a tope. La velocidad de estos barcos normalmente es superior a los 30 nudos (más de 55 km/h). Cuando la nave va al máximo de velocidad, los marineros notan cómo la adrenalina les recorre el cuerpo.

En esos momentos el océano se vive de otra manera, sobre todo si las gigantescas olas suben por encima de la proa y chocan contra todo lo que se les pone por delante. Una fuerza que es capaz de derribar a un hombre de 90 kg. Es como si el océano te diese un puñetazo en la cara una y otra vez.

A veces, los mares son seres inflexibles que representan toda la fuerza que guarda la naturaleza en su interior. Algo que saben bien los participantes de la Volvo Ocean Race, quienes tienen que soportar esta tortura durante días. Imagínate sentir el azote de ola tras ola durante semanas mientras navegas distancias de miles de millas. Con este contexto, no es de extrañar que la Volvo Ocean Race sea considerada como una de las carreras más duras del mundo.

Por fortuna, cuando el barco va libre navegando a máxima velocidad la nave se encuentra muy lejos de la costa, así que, cuando los marineros se enfrentan a las olas, sienten un agradable sentimiento de felicidad pura, a pesar de la dureza de la experiencia. Da igual que la madre naturaleza les azote la cara una y otra vez, semana tras semana.

No te pierdas todas nuestras historias y aventuras vividas lejos de la costa. La madre naturaleza no perdona cuando los veleros están mar adentro, a miles de millas de la costa, ni cuando el océano se convierte en casi un desierto.

read more about
Next Story