¡Slackline en plena jungla!

Alex Mason juega con las leyes de la gravedad en medio de la selva.
Por Michelle Hurni

Alex Mason subió nada menos que ocho slacklines por una escarpada cascada de 25 metros en la isla de Hawái haciendo historia en este deporte. El campeón del mundo de slackline de 2013 siempre va más allá del límite, incluso cuando no está en su elemento. Todo el ascenso fue filmado en vídeo para que el mundo entero lo pudiese ver.

Red Bull Slackladder Project con el slackliner Alex Mason.
No es un mal sitio para montar la slackline... © Andy Mann/Red Bull Content Pool

El montador de slacklines, ‘Sketchy’ Andy Lewis, dice que el proyecto era: “sobre la vida haciendo slackline. Por eso este vídeo es tan fantástico, no tiene nada de competitivo. Es más algo que entra dentro del campo de lo artístico. Las piruetas que hizo fueron sobre todo algo estético y al estar todo filmado lo puedes compartir con el público. Creo que es muy hermoso porque el vídeo te transporta a la jungla, casi la puedes oler”.

Mason (19 años) habla sobre lo que supone luchar contra los elementos, además de sus sueños, miedos y de las hormigas coloradas. Aquí abajo lo puedes leer en sus propias palabras.

El sueño

“Red Bull y yo planeamos este sueño hace un año y medio en una reunión de atletas. Nos dedicamos a pensar ideas interesantes. Buscamos el lugar correcto y la gente perfecta para hacerlo. Al final acabamos practicando slackline en una cascada”.

¿Cómo lo hicieron? Mira el vídeo de abajo que muestra imágenes tomadas entre bastidores.

Fuera de su hábitat natural

“Normalmente me entreno en un gimnasio con un par de amigos. Bajo techo, con luz artificial, sin viento, sin naturaleza, sin que corra el agua debajo de ti, sin rocas... En Hawái todo fue diferente”.

“Estaba un poco fuera de mi elemento. No estoy acostumbrado a hacer slackline en la jungla a 4,6 metros sobre una catarata. Daba un poco de miedo. Hay bastante peligro. Tuvimos un poco de pelea mental cada vez que pensábamos qué demonios hacíamos allí”.

Andy Lewis el montador

“Andy Lewis es un poco como el padrino del deporte. Sabe cómo instalar todo y fue la parte fundamental del proyecto. Coordinó la seguridad así que estaba ahí para atraparme si me caía. Su misión es que todo fuese lo más seguro posible”.

Sobre hacer locuras

“Aunque parezca sorprendente, una de las peores cosas fue la abundancia de hormigas rojas mientras estábamos filmando. Las hormigas rojas de Hawái son pequeñísimas, casi no las puedes ver y están por todos lados. Subías a un árbol para seguir con el montaje o simplemente caminando sobre la slackline y enseguida notabas algo que te mordía”.

“Es muy doloroso y sientes comezón todo el tiempo. Un dolor constante. Te vuelve un poco loco. Hubo un momento en el que me quedé completamente desnudo, me cubrí de barro y salí gritando hacia el bosque”.

Sobre caer

“No me caí, no podía. Una caída habría dolido mucho y no quiero hacerme daño. Me dediqué a hacer lo que sabía para no caer. No hay mejor protección que no irte al suelo”.

El slackliner Alex Mason mantiene el equilibrio con un sólo pie durante el Red Bull Slackladder en Haleiwa, Hawái.
Mason se detiene un momento © Brian Bielmann/Red Bull Content Pool

Sobre superar el bloqueo mental

“Hay que hacer lo básico. Sabía que lo podía hacer y me lo repetía a mí mismo. Una vez que todo el mundo estaba allí, no dije ‘no’ ni en una ocasión. No quería ser el tipo que se echase para atrás en un proyecto tan interesante”.

“Fue un trabajo muy duro, sobre todo la logística. Yo lo disfruté todo. Para mí lo más difícil es cuando es sólo trabajo: una dura labor física. Hacer slackline fue difícil pero contaba con un equipo maravilloso. Creo que el equipo se divirtió. Después de todo estábamos en Hawái”.

Sobre el peligro

“Cuando llegamos por primera vez no estábamos seguros de que fuese a funcionar. Las dudas me embargaron. Es muy difícil ir por la slackline cuando está completamente mojada. Es casi imposible porque resbala mucho. Tu centro de gravedad es diferente”.

“Había muchísimo barro porque había llovido por lo que mover las cámaras era complicado. Fuimos capaces de superar todo. Iba a hacerlo lo mejor que pudiese, pasase lo que pasase”.

El slackliner Alex Mason trabajando en el montaje durante el Red Bull Slackladder project en Hawái.
Montar bien las slacklines es algo crítico © Andy Mann/Red Bull Content Pool

Sobre superar el miedo

“Las rocas resbalaban y el agua tenía poca profundidad. Me preocupaba mucho caerme sobre una roca desde una altura de casi 5 metros. Sobre mi cuello... Muchas veces cuando te caes de la slackline no tienes ningún control. Había rocas afiladas esperándome, lo que no es la mejor situación”.

“Una vez estaba en la cuerda mantuve mi concentración. Sabes que lo puedes hacer y lo haces. Fui a por ello”.

Sobre ir hacia arriba

“Es fantástico subir por la cuerda. Fue difícil ver cómo ir de una cuerda a la otra. Fue un reto pero hicimos unas transferencias bastante creativas. Además de algunas cabriolas para divertirnos. No es que vayamos a cambiar el mundo pero lo que hemos logrado ha sido realmente difícil desde el punto de vista técnico”.

Sobre lo que supone marcar un nuevo estándar

“Simplemente quiero hacer cosas más difíciles y proyectos fantásticos como este. Hasta ahora ha sido increíble. Quiero seguir haciendo lo que hago, intentando ir lo más lejos posible”.

 

read more about
Next Story