El parapente no es solo cuestión de volar...

Como demuestra este vídeo del Red Bull Elements 2016, el aterrizaje siempre es un punto importante.
Por Nicolas Guiloineau

En Red Bull Elements, una carrera de relevos de los deportes al aire libre más auténticos, el parapente forma parte como uno de los grandes núcleos del evento. No solo porque los pilotos recogen el testigo justo después de los corredores de trail y antes de los ciclistas de montaña, sino porque además se trata de la disciplina más técnica de la prueba.

Los parapentistas tienen que completar tres vuelos diferentes entrelazados con partes de la fase running y con la obligación de realizar el último aterrizaje en una plataforma sobrepuesta en pleno lago. ¿Te parece súper fácil? No tanto. La plataforma no es precisamente grande y los pilotos deben afinar con el punto de aterrizaje correcto con una precisión milimétrica.

Y, aunque consigan poner un pie sobre su objetivo, nadie les garantiza que no se vayan a pasar de largo y acaben yéndose por el otro lado, lo que acabará en un chapuzón en el agua. Esto se vuelve más genuino cuando la plataforma se moja por la lluvia... ¡justo lo que pasará en la edición de 2016 del próximo sábado!

¿Crees que tienes lo que hay que tener para participar? ¡Las inscripciones para la edición de 2017 ya están abiertas!

read more about
Next Story