Así es hacer escalada libre en Headless Children

Kilian Fischhuber es la segunda persona que logra coronar esta ruta de 250m del este de los Alpes.
© Johannes Mair/ASP/Red Bull Content Pool
Por Dominique Granger

Aunque se encuentra en las montañas Rätikon (una zona muy famosa para escalar) la ruta conocida como Headless Children (llamada así en honor a una banda de heavy metal) no es muy popular pese a su increíble belleza. Desde los años 90 se han hecho muchos intentos, escalando alguna parte, pero hasta ahora solo Mark Ammam lo había conseguido en su totalidad.

Fischhuber, un buen amigo de Ammam, recuerda la primera vez que oyó a su camarada hablar de la ruta: “mi amigo tenía una foto de la ruta. Cuando vi la imagen le pregunté sobre el sitio, el grado de dificultad, etc. En ese momento ni siquiera pensé en intentarlo. Pasaron unos pocos años hasta que comencé a darle vueltas a esa posibilidad”, nos dijo por teléfono.

 

La imagen que tiene, la forma en que esas rocas bajan de manera vertical, parece un cuadro, una acuarela. Sientes que estás escalando por un cuadro.

Kilian Fischhuber
Kilian Fischhuber escalando la ruta Headless Children en las montañas Ratikon en Suiza.
¡La madre naturaleza es una artista! © Johannes Mair/ASP/Red Bull Content Pool

La ruta Headless Children es un poco como una mujer fatal: su belleza puede cegarte a medida que te acercas, pero no hay ninguna garantía de que logres conquistarla. Su nivel técnico hará chillar a quien lo intente, sobre todo en la zona 7: “allí hay una especie de techo muy escarpado que tienes que escalar. Una vez ahí, debes ponerte de pie sin que haya nada donde agarrarte. Es la parte que mejor define esta ruta”, explicó Fischhuber.

Estuvo una hora en ese techo durante la escalada, pero fue capaz de conseguir la energía suficiente para más tarde alcanzar la cima. Esta zona de la escalada se ve muy bien en el vídeo: se puede comprobar el enorme esfuerzo que tiene que realizar Fischhuber para llegar al techo, manteniendo su centro de gravedad tan cerca de la pared como fuese posible para no perder el equilibrio. Siempre sin poder utilizar sus manos.

Pero una ruta como esta (8b) no siempre se conquista en un solo intento. A Kilian le llevó dos días (en el espacio de dos semanas) completar toda la ruta, de arriba abajo, sin que la cuerda lo recogiese ni una sola vez. El primer día fue un poco de exploración para analizar el itinerario, probando las mejores secuencias que le permitirían unir todas las secciones.

Una cosa es hacer todos los puntos de manera individual y otra unirlos todos.

Kilian Fischhuber
Kilian Fischhuber escalando la ruta Headless Children en las montañas Ratikon en Suiza.
En la pared no hay ni un lugar fácil © Johannes Mair/ASP/Red Bull Content Pool

Puede que Fischhuber se haya retirado de la competición en 2014, pero ello no significa que su carrera de escalador se haya acabado. A pesar de trabajar como profesor a tiempo completo, todavía encuentra la manera de viajar por todo el mundo para vivir más aventuras relacionadas con la escalada, sobre todo en lo que es su sitio de recreo preferido: los Alpes.

read more about
Next Story