Jonny Walker's Hell's Gate video Diary © Dmytro Vakulka/Red Bull Content Pool

Sufrir de colitis mientras compites en una carrera en el extranjero no es una experiencia agradable. Pero gracias a mi mecánico, que a decir verdad la cogió de otro de los mecánicos de KTM, ¡he tenido que lidiar con un ataque de aguas intestinales durante el Hell’s Gate! ¡Desde luego, no es la mejor manera de enfrentarse a uno de los eventos de Hard Enduro más difíciles de Europa!

He tenido que lidiar con un ataque de aguas intestinales

Por suerte, ya me encuentro bien. Pero durante algunos días y noches las cosas no han sido tan placenteras. Al final de la carrera principal del Hell’s Gate, las cosas no estaban nada bien. Empecé la carrera sin ser capaz de aguantar nada dentro de mí, y la terminé completamente destrozado. En vez de estar dando la enhorabuena al resto de participantes, y de levantar los brazos en el aire, no sabía muy bien dónde estaba, y apenas podía mantenerme en pie. Supongo que mi actitud en el podio parecería algo así como una extraña sentada de protesta, y no podía dejar de temblar.

Por la mañana, durante la carrera de clasificación, no me sentía mal. Lo hice bastante bien, y me puse a la cabeza, pero el evento principal fue una auténtica pesadilla. No me sentía como debería. Fui líder desde el principio, pero metí la pata un montón de veces. No estaba centrado, pero al final conseguí reponerme y empecé a hacerlo mejor.

No me sentía como debería

El problema fue que para cuando conseguí corregir mi actuación, mi cuerpo había decidido que no podía seguir, y sentí cómo me iba quedando sin energía, y mi vista empezó a hacer cosas raras. Seguí esforzándome, porque sabía que Cody Webb iba pisándome los talones, y aunque conseguí subir la última colina – Hell’s Peak – me derrumbé al final, y necesité media hora para recuperarme. Incluso cuando subí al podio con el resto de finalistas, no estaba muy seguro de lo que estaba sucediendo.

Mi vista empezó a hacer cosas raras

Teniendo en cuenta las circunstancias, conseguir de nuevo un segundo puesto es un buen resultado, pero no es a lo que aspiraba antes de la carrera. Lo positivo es que ahora tengo un poco más de experiencia, y bueno, sólo me queda intentarlo de nuevo el año que viene… ¡y mantenerme bien lejos de mi mecánico si no se encuentra al 100%!

Jonny