Un guerrero de verdad
© Alberto Lessmann/Red Bull Content Pool

No importa cuántas carreras tengas a la espalda, yo siempre me pongo un poquito nervioso al llegar a la inspección técnica. Hay tantos documentos y tanto papeleo que presentar que da igual lo bien que te hayas preparado, nunca se borra esa sensación de haberte olvidado de algún detalle. Si no superas la inspección, todos esos preparativos no servirán de nada, esto es la puerta de entrada a la carrera.

Creo que repasaría la documentación como cien veces o así.

Me acuerdo del primer año que participé. Venía por libre y había dedicado todo el año a preparar la carrera. Estaba nerviosísimo en la inspección, yo creo que repasaría mi documentación como cien veces o así. Pero tampoco había tanto motivo para preocuparse: todo estaba en orden y terminamos en cuestión de minutos. Cuando sales de un control técnico como estes, notas una sensación de alivio muy curiosa. Entonces empiezas a percatarte, por fin, de que la carrera está a punto de empezar. Ya no queda nada más por hacer, solamente aguardar a que den la salida de la primera etapa y empiece el Rally Dakar.