Tres: el número mágico
© Alberto Lessmann/Red Bull Content Pool

Me gusta preocuparme de las pequeñas cosas. A lo largo de los años, he encontrado la forma de evitar que los pequeños problemas crezcan y se conviertan en algo serio.

Es importante cuidar las manos todo lo posible.

En Sudamérica la temperatura cambia mucho, así que sudamos bastante. Yo suelo llevar capas base para ayudar a evaporar el sudor y evitar que irrite mi piel. Esto no es un gran problema si se trata de unos pocos días, pero cuando compites durante dos semanas tu cuerpo se acaba despellejando.

Es importante cuidar las manos todo lo posible, porque son lo que más sufre. Usamos agarres de goma en el manillar para hacerlo más cómodo, y yo siempre llevo un par de guantes de reserva para cambiármelos a mitad del día si hace falta.