Seattle Supercross: una competición cruel

Muy resbaladiza, llena de surcos y con lluvia: la pista de Seattle es un castigo... o una bendición.
Supercross 2013 de Seattle
La pista de Seattle no es un jardín de rosas © Team Suzuki
Por Aaron Hansel

El Seattle Supercross es un arma de doble filo, y a veces deja cortes muy profundos. Dado el riesgo del supercross y su altísimo grado de dificultad, esto vale para cualquiera de las pruebas del campeonato, pero si hablamos del circuito al aire libre de CenturyLink Field y de los famosos chaparrones primaverales de Seattle, aquí la incertidumbre es de otro nivel. Especialmente para los corredores que buscan recuperar posiciones en la clasificación a finales de la temporada.

De cara al Seattle Supercross de este año, Eli Tomac (250SX) y Ryan Dungey (450SX) estaban en una posición poco envidiable, necesitados de un golpe de suerte. Ambos iban por detrás de los líderes de sus categorías, con una desventaja respetable, así que lo que necesitaban era justamente eso: que la pista blanda, resbaladiza y llena de surcos de Seattle originase un buen caso, cobrándose como víctimas a los líderes de las series Ken Roczen (250SX) y Ryan Villopoto (450SX). Con eso y las respectivas victorias de Tomac y Dungey, volverían a la pelea por el título.
 

Ryan Dungey en el Supercross 2013 de Seattle
A Dungey no le salieron bien las cosas en Seattle © KTM Images

Ahí está la gracia de las carreras más embarradas, favorecen a unos pocos y tienen el riesgo de enterrar más aún en la clasificación a otros, ya que proporcionan un montón de puntos. Precisamente eso fue lo que vivieron Tomac y Dungey en sus propias carnes el fin de semana.

Tomac echó una palada más de tierra sobre sus opciones al título cuando, tras liderar más de la mitad de la carrera, cometió un pequeño error en la zona de los “whoops”, que se agravó y culminó en un espectacular vuelo sobre el manillar, por encima del doble salto que venía a continuación. Aún fue capaz de incorporarse y llevar la moto, muy tocada, hasta lograr el segundo puesto, pero el mal ya estaba hecho: Roczen se llevó el triunfo y aumentó su ventaja sobre Tomac en 20 puntos más. Tan solo quedan dos carreras, ambas previsiblemente sobre seco, así que Tomac ya no tiene prácticamente ninguna oportunidad.
 

Eli Tomac en el Supercross 2013 de Seattle
Ken Roczen por delante de Eli Tomac © KTM Images

Las desgracias para Dungey empezaron apenas unos segundos tras bajar la valla, cuando Josh Hill se cayó justo delante de él, nada más arrancar. Así, sin más, Dungey cedió terreno a Villopoto y ya es tercero en puntos por detrás de Davi Millsaps, aunque firmó una gran carrera, remontando desde la cola del pelotón hasta el cuarto puesto en una pista muy dura. Lo curioso es que en Seattle es donde Dungey se hizo con el título en 2010, sobre una pista complicadísima y llena de surcos, no muy distinta de la de este año.

Así son las cosas en esa gran incógnita que es el Seattle Supercross. A menudo supone un vuelco en los puntos, la cuestión es: si es un arma de doble filo, ¿de qué lado caerá el corte?
 

read more about
Next Story