Pifias en las superespeciales del WRC: la lista

Los tramos superespeciales del WRC son breves y no suelen afectar a los resultados. Pero, a veces…
Michal Kosciusko en el Rally de Portugal, con el capó tapándole el parabrisas.
Kosciusko se lleva el capó por delante
Por Carl McKellar

Están pensados para que los pilotos disfruten, son tramos de demostración divertidos, diseñados con el fin de crear afición y atraer a nuevos seguidores al Campeonato Mundial de Rallies.

Generalmente, las pruebas “superespeciales”, como se conocen, no suelen tener más de un puñado de kilómetros. Se facilita el acceso a los espectadores, que pueden estar en primera línea. Para los pilotos consisten en esquivar conos, torres de neumáticos y barreras portátiles de cemento. Nada de árboles, rocas ni barrancos.

Lo cierto es que poco tiene que ver con los escalofriantes tramos de más de 30 km sobre terreno natural que componen la inmensa mayoría del recorrido de un rally. No, un piloto no va a ganar ningún rally en una superespecial… pero sí que puede perderlo.

La superespecial de 3,5 km de Portugal del fin de semana pasado, totalmente sobre asfalto (una mezcla de chicanes, horquillas, rampas de salto, marcas de pintura y hasta raíles de tranvía) fue un ejemplo perfecto y dramático de cómo se puede torcer todo.

Un avergonzadísimo Abdulaziz Al-Kuwari empotró su Ford Fiesta lateralmente contra un muro, con tanta fuerza que se quedó clavado, con la suspensión rota. Tuvo que hacer los 300 km del traslado al parque central de servicio a lomos de una grúa. Unos segundos más tarde, el Skoda del popular piloto de WRC2 Sepp Wiegand colisionaba con la misma barrera y destrozaba una de las ruedas, que salía despedida y rebotando en dirección al arco de salida.

Pero quien se aseguró un lugar en los titulares fue Michal Kosciuszko. El capó del Mini del as del WRC se soltó, se levantó y se estampó en el parabrisas, aunque logró llegar al final del tramo casi sin visibilidad.

Así que es un buen momento de echar la vista atrás en busca de casos donde no debería haberles pasado a los pilotos. Pero sí que les pasó.
 

Jari-Matti Latvala, Rally de Polonia, 2009

El equipo oficial Ford M-Sport lo tiene todo preparado para su famoso doblete con Mikko Hirvonen y Latvala. Es el tramo final y Malcolm Wilson, jefe del equipo, ya está descorchando el champán… pero aquí hace falta un trago de algo más fuerte.

Tommi Makkinen, Rally de Gran Bretaña, 1998

Las esperanzas que el legendario piloto finés Makkinen tenía de hacerse con su tercer título consecutivo se esfuman al quedar tocada una rueda de su Mitsubishi, tras impactar con un bolardo de hormigón. Decidido, continúa en la competición, pero la policía acaba obligándole a parar.

Vídeo: Tommi Makkinen en el Rally de Gran Bretaña 1998

Carlos Sainz, Rally de Gran Bretaña, 1998

El mismo rally, otro piloto. Con Makkinen ya descartado, el tramo final por el parque de Margem debería ser una fiesta para Sainz, pero se convierte en una pesadilla. El momento en que Luis Moya (su copiloto) hace añicos la luna trasera del coche con el casco pasará al libro de oro de la televisión. Atención también al corte de pelo de los ganadores, Richard Burns y Robert Reid.

Vídeo: Carlos Sainz en el Rally de Gran Bretaña, 1998
 

Mads Ostberg, Rally de Portugal, 2011

Esa misma prueba especial donde cayó el trío de las desgracias que antes decíamos, formado por Al-Kuwari, Wiegand y Kosciuszko, fue el escenario donde Ostberg perdió una rueda y tuvo que acabar con el eje posterior de su Ford Fiesta privado arrastrándose. En cuanto a la rueda…

Conrad Rautenbach, Montecarlo, 2008

El alemán se enfrenta con su Citroen Xsara al Ford Focus de Matthew Wilson en la prueba a dos vueltas. Está marcando un buen tiempo, hasta que, a tan solo unos metros del final, entra en la famosa zona de la piscina del Gran Premio de Mónaco.

Vídeo: Conrad Rautenbach en Montecarlo, 2008

Petter Solberg, Rally de Portugal, 2010

Una superespecial única, celebrada dentro del estadio de fútbol de Algarve, en Faro (centro de operaciones de esta prueba en 2013). Y un accidente también único. Al final, Solberg se escapa casi sin castigo tras subirse y saltar una barrera compuesta por bolardos rellenos de agua.

Vídeo: Petter Solberg en el Rally de Portugal, 2010
 

Related
Carlos Sainz
read more about
Next Story