El Rey del Supercross contra La Montaña

Volvamos a paladear el Erzberg Rodeo 2006, una buena añada.
Erzberg Rodeo 2009
Los ingredientes clásicos de Erzberg © Red Bull Content Pool
Por Jonty Edmunds

En su duodécima edición, la competición tuvo como protagonista a David Knight, que logró un doblete impresionante, acabando como líder de la clasificación general por tiempos en la categoría de motos bicilíndricas (ahora eliminada) antes de firmar una merecida victoria en el Hare Scramble.

A la fiesta se unieron dos de los nombres más ilustres del motocross y el supercross de EE. UU., Travis Pastrana y Jeremy McGrath. Pastrana regresaba a la montaña tras haberse retirado del Hare Scramble en 2005. Toda una leyenda en la especialidad, entonces montaba una Suzuki y la llevó hasta el final, terminando en el duodécimo lugar.

El “Rey del Supercross", Jeremy McGrath, llegaba al evento sin saber mucho del mismo, tomándoselo como un desafío de superación personal. Pero tardó poco en impresionar a la concurrencia, al marcar en la calificación un tiempo tan solo cuatro segundos superior al de David Knight. “Las partes más rápidas no me suponen ningún problema”, comentaba el piloto de Honda en 2006, “pero ojalá hubiese algún que otro salto más en el recorrido”.

Los planes de McGrath no se hicieron realidad en el evento principal, el Red Bull Hare Scramble. El heptacampeón de Supercross 250cc de la AMA cometió una larga serie de errores en la fase inicial de la carrera y enseguida pasó a luchar únicamente por su supervivencia.

El propio McGrath lo explicaba: “Madre mía, al principio he metido la pata un buen montón de veces. Me lié en la primera y la tercera subidas y luego di gas a tope como un loco para tratar de alcanzar a quienes tenía por delante. Así que los superaba, pero luego me estrellaba y los volvía a tener por delante. Me pasó eso mismo unas cuantas veces”.

Esta es, seguramente, la carrera más difícil que he afrontado encima de una moto.

“Pero después de todo, conseguir llegar al final fue un subidón, porque esta es, seguramente, la carrera más difícil que he afrontado encima de una moto. Algunas de las secciones de roca eran increíbles. He aprendido un montón aquí, desde luego. No se me pasó por la cabeza en ningún momento la posibilidad de abandonar, solo pensaba en seguir vivo, dar guerra y exprimirme al máximo para llegar al final”.

“Fue extenuante, ya lo creo, tuve que tomarme un respiro varias veces. No sé si me habría podido preparar mejor, no estoy seguro. Supongo que una salida mejor habría ayudado. Pero tampoco daría la vuelta a las cosas, porque en las secciones boscosas y con maleza yo me sentía como un pez fuera del agua”.

read more about
Next Story