Tech Talk: Los rallies del WRC, de noche

Aunque no son muy frecuentes en el Mundial de Rallies, los tramos nocturnos fascinan al público.
WRC Grecia 2013 Volkswagen Polo R WRC Andreas Mikkelsen tramo nocturno
Andreas Mikkelsen en Grecia, bajo la noche © McKlein Image Database
Por Carl McKellar

Para los amantes de los rallies, no hay cosa que ponga la piel de gallina igual que el rugido voraz del motor y el destello de los faros cuando un coche se aproxima en un tramo nocturno.

Eso sí, para los mecánicos y demás personal del Mundial de Rallies, estos tramos (como el de Kineta del Rally Acrópolis, que se corrió hace una semana) suponen un reto de otro nivel.

Tal vez te parezca una locura, pero incluso en esta oscuridad, los mejores pilotos son capaces de marcar tiempos de paso equiparables a los que se registran a pleno sol. ¿Y cómo lo hacen?

Las notas
Se toman durante el reconocimiento de los tramos que se hace a la luz del día, durante la semana de preparación para el rally. Ahora bien, una segunda pasada por el tramo, ya sin luz, ayuda a verificar que las notas concuerdan con las condiciones nocturnas. Así es como lo explica a redbull.com Julien Ingrassia, el copiloto de Sébastien Ogier, quien lidera el mundial: “Para correr de noche las notas tienen que ser de precisión total. También podemos incorporar puntos de referencia, como un poste o una señal de tráfico que refleje los faros; sirven de guía para el piloto. A veces se puede tratar de un árbol muy característico que solo te llama la atención de noche. Es imprescindible que las notas estén totalmente libres de marcas que no sean necesarias, porque te podrían confundir al leer o provocar que te saltases una curva”.

WRC Grecia 2013, notas
De noche, las notas tienen que ser muy exactas © McKlein Image Database

Jarmo Lehtinen, que comparte coche con el as de Citroën Mikko Hirvonen añade: “El escenario tiene una pinta muy distinta sin el sol, vale, pero las notas se leen a la misma velocidad. A lo mejor añades algún detalle más si hay mucho polvo o niebla, porque ahí las cosas sí que se pueden poner peliagudas".

Iluminación dentro del coche
Los coches están equipados con dos “luces de lector de mapas” LED, situadas justo sobre el hombro del copiloto y orientadas para alumbrar las libretas de notas que lleva en el regazo. Parecen dos tentáculos y son flexibles, para ajustarlas fácilmente si algún bache las desplaza de su posición.

Mogollón de faros
Los kits de faros que los equipos instalan en el morro de los coches antes de lanzarse a surcar la negrura con el acelerador a fondo tienen una potencia tremenda. Incluyen seis faros de descarga de alta intensidad, cuatro en posición centrada y dos laterales. Cada uno de ellos lleva una bombilla de 100 vatios, lo que duplica el promedio de los turismos. Las ópticas situadas en el centro del conjunto apuntan directamente hacia delante, para iluminar la carretera, mientras que los faros laterales son antiniebla y sirven para ampliar el arco de iluminación disponible.

WRC Rally de Suecia Juho Hanninen
Juho Hanninen y su kit de faros en Suecia 2013 © McKlein Image Database

Cada juego de lámpara pesa 7 kilos, lo que conlleva un cambio bastante significativo en el reparto de peso del coche. Richard Millener, de M-Sport, comenta al respecto: “Se compensa haciendo ajustes en la suspensión, pero los faros actúa también como lastre, así que tenemos que cambiar el reparto del lastre en el coche. La maniobrabilidad y el comportamiento del coche cambian, por supuesto, así que el piloto se tiene que adaptar”.

Aún queda otro detalle técnico, bastante obvio. “Hay que asegurarse de que los faros estén posicionados en el ángulo correcto. De noche es mucho más fácil perder tiempo que de día”, explica Jari-Matti Latvala, el ganador en Grecia.

La sombra de la duda
Por último, está el peligro de que la propia noche engañe a la vista. Nos lo explica Killian Duffy, copiloto del líder actual de la clasificación en la categoría WRC2, Abdulaziz Al Kuwari: “Nosotros pasamos los tramos detrás de los coches de la categoría WRC, así que cuando damos la pasada siempre hay algún que otro pedrusco que ha cambiado de sitio. Corres el riesgo de que un faro ilumine una roca de esas y arroje sombras por toda la carretera, dando la impresión de que hay un surco o un obstáculo de gran tamaño.

WRC Grecia 2013 Nasser Al-Attiyah M-Sport Ford tramo nocturno
Mucho cuidado con los reflejos y las sombras © McKlein Image Database

“Lo peor de todo es el polvo, pero siempre hay truquitos útiles, como fijarte en los chalecos reflectantes de los miembros de la organización para adivinar por dónde sigue la carretera”.

Y un último ingrediente: la valentía. Sencillamente, hay pilotos más atrevidos que otros cuando se apaga la luz. Eso sí, ¡más vale tener en cuenta que rara vez te encontrarás una pista recta!

read more about
Next Story