Tech Talk: Jari-Matti Latvala, un tipo con suerte

El ganador del Rally Acrópolis ha abierto su propio museo, con algunas máquinas de lo más especial.
© Victor Engström/Red Bull Content Pool
Por Carl McKellar

Jari-Matti Latvala se acordará del verano de 2013 durante muchos años. Fue cuando dio la campanada con su primera victoria para VW en el Mundial de Rallies en Grecia. A más de 3000 kilómetros, en su ciudad natal de Tuuri (Finlandia) desveló una historia muy personal de su propia carrera deportiva al volante.

Desde su primer coche de rally, un Toyota Corolla, hasta el Mitsubishi Lancer que pilotaba el tetracampeón finés del WRC Tommi Mäkinen en 1996: el parque móvil del museo de Latvala hace correr la imaginación y estimula la producción de saliva.

En el lateral del edificio se puede leer “Passion for Rallying”. Sobre la puerta, “J-M Fanituote Myymala” y “Ralliauto Nayttely”, que podríamos traducir aproximadamente como “Dentro hay mercancías” y “Exposición de coches de rally”. Algo así, vaya.

El propio Latvala nos lo aclara en el vídeo: “La idea es que esto está abierto al público. Cualquiera puede entrar y ver los coches. Quiero que la gente comparta y vea mi pasión”.

El ganador del Rally Acrópolis, en su propio museo
El ganador del Rally Acrópolis, en su propio museo © Victor Engström/Red Bull Content Pool

Tras un rápido vuelo en helicóptero hasta la cercana localidad de Lahti para tomar parte en el Red Bull Kart Fight Media Tour (ganó, se llevó el trofeo y a la chica guapa), volvemos a Tuuri, que en finés significa “fortuna”. Aquí empezó todo para el joven Latvala.

Se conoce la historia de esta especialidad deportiva de una manera excepcional (de pequeño solamente soñaba con ser piloto de rallies), cosa que el museo deja bien clara. Atención a la pegatina que luce la ventana del portón trasero de uno de sus primeros coches: "En memoria de Henri Toivonen”, su héroe de la infancia.

Lo primero que pilotó fue un Sunbeam Avenger, cuando no tenía más que nueve años. Ese coche también está aquí. Como está asimismo su primer coche de competición, un Toyota Corolla. Apenas tenía 16 años y estaba claro que tenía hechuras de estrella: con el Corolla de 1600cc y tracción trasera logró ¡24 victorias en 26 rallies! Es más, aún conserva el volante original, muy desgastado ya.

Jari-Matti, experto en la historia de los rallies
Jari-Matti, experto en la historia de los rallies © Victor Engström/Red Bull Content Pool

También nos encontramos uno de los clásicos de tracción trasera, un Ford Escort Mk2 completito con un motor BDG de 2 litros y 280 caballos de potencia. Cuando tiene tiempo, a Latvala le encanta sacar este coche para divertirse un poco. No le viene nada mal, como demostró con su habilidad pilotando con tracción trasera el VW Polo (que había perdido la tracción delantera) en el reciente Rally de Portugal.

Cuando llegamos al Mitsubishi de Mäkinen, se entusiasma: “Tener aquí un coche que ha pilotado el Campeón del Mundo, ¡eso sí que es algo especial!”

También nos enseña la colección de trofeos y de monos, que se remonta hasta sus primeros pasos en la competición. Por naturaleza, Latvala no es demasiado dado a montar numeritos, pero no puede reprimirse y acaba por encender los juguetes y darles gas hasta que el escape vomita llamas. ¡Sin siquiera salir del garaje!

read more about
Next Story