Una charla rápida con Ilka Minor, copiloto del WRC

Tras pelear por la victoria en Grecia, ahora a Ilka le toca Italia, donde fue segunda el año pasado.
Ilka Minor asusta de lo inteligente que es
Ilka Minor asusta de lo inteligente que es © McKlein Image Database
Por Carl McKellar

Ilka Minor hace honor a su apellido: es muy chiquitina y habla en voz baja en comparación con el resto de la gente que pulula por el área de talleres del Mundial de Rallies. Pero todo eso no basta para disfrazar su enorme determinación.

Comparte cabina con Evgeny Novikov en el Ford Fiesta del equipo M-Sport, formando una pareja que hace poco se escapaba en el Rally Acrópolis en pos de la victoria, hasta que se les cruzó una roca en el camino. El ritmo que lograron mantener tras las reparaciones apunta a que podrían haber batido a Jari-Matti Latvala y Miikka Anttila, quienes finalmente ganaron con el VW.

Ahora vamos a Cerdeña (20 al 22 de junio), con un terreno similar al de Grecia y donde Minor fue la copiloto de Novikov ya el año pasado, cuando lograron su mejor resultado: segundos.

Es el momento de charlar un poquito con Minor, quien tal vez sea la persona más terriblemente inteligente y absolutamente encantadora (dos rasgos que no siempre van de la mano) que hayamos conocido en nuestra andadura por el WRC.

"No me interesa conducir"
"No me interesa conducir" © McKlein Image Database

Bueno, ¿cuándo decidiste que querías ser copiloto?
“Nunca me apasionó el automovilismo. Acabé en esto de casualidad. En 1994 mi novio corría en rallies, pero su copiloto se retiró y necesitaba un sustituto. Así que me pidieron que probase y parece que me gustó”.

“Es un todo: la parte técnica del coche, la colaboración con el piloto y el equipo, leer las notas, la velocidad de los tramos”.

¿Qué se siente cuando vas en el asiento del copiloto?
“Me parece que no es posible explicar bien cómo es esa experiencia a alguien que no lo ha probado nunca. Quizás se parezca un poco a lo que sienten los astronautas cuando vuelan al espacio por primera vez. Te encuentras a gente que piensa que el único que trabaja es el piloto, pero la cosa va a medias. Si el copiloto no funciona, el piloto tampoco funciona”.

“Si ahora dejase este trabajo y dentro de 20 años alguien me pidiese que hiciese de copiloto, diría que sí. Es adictivo. La parte de conducir no me interesa. Se me da bastante bien conducir, pero soy consciente de que jamás podría pilotar como hacen estos tíos”.


¿Qué rallies te gustan más, los que se corren sobre grava y tierra o sobre asfalto?

“Prefiero los tramos de grava y tierra, son más movidos y más divertidos. Sobre asfalto todo consiste en arrancar, rodar y tomar las curvas. Nada especial”.

"Me machaco mucho para estar en forma"
"Me machaco mucho para estar en forma" © McKlein Image Database

¿Te consideras algo así como un modelo para las chicas que quieren llegar a la competición de élite?
“No me considero un modelo ni nada de eso, pero está claro que hay gente que me ve así. Resulta que en Austria tenemos a un montón de chicas copiloto que se han metido en el asunto porque me han visto como ejemplo. Pero yo no buscaba ser un ejemplo. Sucedió así, sin más”.

¿Cuáles han sido tus mejores y peores momentos en los rallies?
“El mejor momento, mi primer podio en el WRC con Manfred Stohl, en Chipre (2005). He subido más veces al podio, pero ninguna fue tan emocionante como esa”.

“El peor momento, pues… En 2010 me rompí una vértebra en un rally en Austria, con un aterrizaje bastante fuerte. Las vértebras se comprimieron en la columna. Mi médico de Viena me dijo que no sería capaz de recuperarme para la salida de Montecarlo en 2011, pero yo le contesté ‘espera y verás’ y me repuse mucho más rápido de lo que todo el mundo pensaba, porque estaba totalmente concentrada. Tres meses y medio más tarde, ya estaba de vuelta en el coche".

¿Qué haces cuando no compites?
"Me machaco mucho para estar en forma, hago ejercico unos cinco días a la semana. Me gusta la versión stand-up paddle del surf. Es muy bueno para el equilibrio y para fortalecer el tronco. También soy ingeniera industrial y mi novio trabaja en tratamiento de residuos, que es a lo que me dedicaba yo antes de los rallies en plan profesional. Así que llego a casa y le pregunto si tiene trabajo para mí. Me lo tomo como un paréntesis, para descansar un poco.

read more about
Next Story