Pasado y presente: Eli Tomac

Algo parecía inevitable en 2010, pero no ocurrió hasta 2013.
Eli Tomac en acción en Budds Creek
Eli Tomac en acción en Budds Creek © www.geicohonda.com
Por Aaron Hansel

El 22 de mayo de 2010 hacía un calor espantoso en el norte de California. En aquel escenario, el mundo del motocross fue testigo de un suceso poco común: el último novato del equipo GEICO Honda, Eli Tomac, ganó la general del Hangtown Motocross Classic. Todas las victorias son especiales, desde luego, especialmente a nivel profesional… pero esta tuvo un sabor particularmente dulce, por varios motivos. Uno era que se trataba de la primera victoria de Tomac como profesional. Además era la prueba inaugural de la temporada, que suele ser una de las carreras más destacadas del año. Pero lo más importante es que, además de la primera victoria, se estrenaba compitiendo contra los pros.

A diferencia de muchos de los rivales de entonces, Tomac eligió quedarse fuera de la temporada de supercross y esperar a debutar en la competición con la temporada de motocross. Y vaya si debutó, de una manera espectacular. No llevaba ni unas horas entre los pros cuando ya atrajo miradas hacia sí, tras quedar tercero en la primera manga. Y eso a pesar de haber sufrido un accidente. En la segunda manga de motocross salió de las vallas todavía con más fuerza, intercambiándose varias veces la posición con su compañero Trey Canard, hasta que se situó líder y condujo al paquete hasta el final. Al mismo tiempo, se defendía de Canard, correoso y persistente como buen veterano. Una actuación impecable, sobre todo viniendo de un novato. El único destello de bisoñez vino ya en el podio, cuando tuvo que pedirle ayuda a Canard para abrir el champán. Parecía inevitable que siguiese cosechando victorias y, quién sabe, tal vez el título.

Pero todo cambió una carrera más tarde, en el durísimo Freestone National de Texas, célebre por el calor implacable. Tomac sufriría ese día un golpe de calor y ya no conseguiría recuperar el estado de forma que había demostrado en lo que restaba de la temporada. Tras ganar en Hangtown, Tomac no fue capaz de volver a subirse al podio en todo el año. La temporada siguiente, no ganó ni una sola carrera. No es que la gloria de su debut se estuviese apagando, es que estaba a punto de caer en el olvido.

Eli Tomac hizo doblete de victorias en Washougal
Eli Tomac hizo doblete de victorias en Washougal © Garth Milan/Red Bull Content Pool

Lo irónico sería que en 2012 volvería a la senda de la victoria, ¡precisamente en el Freestone National! El mismo lugar donde había descarrilado la temporada en 2010. A partir de ahí, Tomac acumuló un total de cuatro victorias totales ese año. Cuando llegaron a la última prueba, en el lago Elsinore, todavía tenía opciones matemáticas de aspirar al título. Una caída de Eli y la soberbia actuación de Blake Baggett le darían el título a este último y borrarían las posibilidades de Tomac, pero aún así, podía considerar que había protagonizado una temporada exitosa. Había ganado carreras y era una amenaza real de cara al campeonato. Por fin el chaval volvía por sus fueros. La promesa se había transformado en la realidad que todo el mundo esperaba tras el fantástico arranque que había tenido en su debut, tres años atrás.

Y ahora vamos a dar un salto en el tiempo, hasta el Campeonato de Motocross Lucas Oil Pro 2013. La primera mitad de la temporada en la categoría 250MX estuvo protagonizada por un duelo entre Tomac y el excampeón mundial de MX2 Ken Roczen, destacados respecto a los demás contendientes. A continuación, Tomac apretó los dientes y se puso a un nivel extraordinario en la segunda mitad, totalizando 97 vueltas como líder y venciendo en diez de las doce mangas disputadas y cinco de las seis pruebas. En definitiva, se adjudicaría el Campeonato Nacional de 250 matemáticamente a falta de una prueba por celebrar.

Tomac tiene las cosas claras, no se puede negar. Le vendrá bien para el año que viene, cuando compita en 450 contra gente como Ryan Villopoto, Ryan Dungey, James Stewart, Justin Barcia, Josh Grant y un buen puñado de veteranos muy, pero que muy veloces. Después de presenciar la impresionante racha que nos ha regalado antes de despedirse de la moto de 250, todo el mundo se pregunta si será capaz de repetir hazaña en 450 el año que viene cuando rujan los motores en el Hangtown Motocross Classic. Allí empezará todo de nuevo, una vez más como novato.

read more about
Next Story