Una charla rápida con Davy Jeanney

Uno de los pilotos que no parte como favorito del Europeo de Rallycross charla con nosotros.
Davy, al límite con su antiguo C4 © Tom Banks
Por Carl McKellar

En teoría, Davy Jeanney no debería estar disputándose el título del Europeo de Rallycross, ya que empezó a competir hace tan solo ocho años, cuando tenía 18, y ahora está a bordo del obsoleto C4 de Citroën. Sin embargo, a tan solo dos rondas del final, sigue siendo uno de los candidatos al oro. 

Jeanney es uno de los cuatro pilotos que tiene posibilidades de hacerse con el oro del campeonato, que llega este fin de semana a su penúltima ronda en la pista Greinbach de Austria, cerca de Graz.

Los líderes Timur Timerzyanov y Timmy Hansen, seguidos por Andreas Bakkerud, compiten en equipos con varios coches y utilizan los últimos DS3 de Citroën. Sin embargo, Jeanney, muy modesto (además de educado y discreto, acompañado siempre de su encantadora familia), no se deja llevar por la presión de esta lucha titánica.

Jeanney, adelantando a sus rivales por el título © Tom Banks

Empezaste muy tarde… ¿Cómo sabías que serías bueno?
Lo que a mí me gusta es derrapar con el coche, por eso creo que soy más de rallycross que de competiciones por asfalto, que tiene demasiado agarre para hacer lo que me gusta. Simplemente tenía la sensación de que el RX era lo mío. Siempre me ha gustado tirar de freno de mano y es algo en lo que me siento bastante cómodo.

“Fue en 2005… tenía solo 18 años. Bueno, empecé a conducir antes de tener la edad para hacerlo pero solo por aparcamientos de supermercados y por el campo… Pero cuando empecé a competir fue en rallycross. Es el tipo de deporte de motor que me gusta”.

“Empecé con un Peugeot 206 y al principio tuve que ir poco a poco. Después, empecé a hacerme con algún podio en distintas clases y en 2010 me convertí en el campeón de Francia. Quedé cuarto en el Europeo de Rallycross en 2012 y ahora voy tercero”.

Los rivales de Davy empiezan a acostumbrarse a él © Tom Banks

Fuiste uno de los mejores en tu tierra, en Loheac (Francia), y quedaste por delante de Sébastien Loeb. El tercer puesto en la A te permitió acercarte a Timerzyanov y a Hansen.
“Sé que a los franceses les gusta animar a un piloto francés en el Europeo de Rallycross. Eso hace que sientas mucho apoyo y te ayuda a llegar a lo más alto, por eso intento dar siempre lo mejor de mí mismo: para tenerles contentos”.

“Sébastien Loeb es un gran piloto, está claro. En rallycross se necesita cierta experiencia: él fue rápido pero, después de hablar con él, nos dimos cuenta de que a lo mejor no llevaba una estrategia adecuada para hacerse con la victoria. Aunque yo le tengo mucho respeto. Todo lo que ha conseguido es increíble, es todo un ejemplo para mí”.

Davy, prueba el más pequeño 208 © Albatec

Con Francia a un lado, ahora tienes que controlar la presión de Austria y de la final en Alemania.
“Ya sentí la presión en Francia pero el puesto que tengo ahora en el campeonato es bastante bueno y esperamos poder hacerlo bien en las últimas dos rondas. Supongo que, a diferencia de otros, no tengo mucho que perder”.

“Sí, por supuesto que pienso en el segundo puesto o incluso en el título. Somos un equipo pequeño pero lo intentamos. Hay cuatro pilotos que se disputan el título… Va a ser muy complicado pero lo haremos lo mejor que podamos”.

Llevas un C4. Comparándote con los que salen con un DS3, ¿crees que parten con ventaja?
“Puede que el C4 se encuentre actualmente al límite, pero sabemos muy bien cómo funciona y lo que es ponerlo a toda mecha. El DS3 y el 208 de Peugeot son coches bastante buenos y compactos, perfectos para rallycross. El año que viene, creo que pensaremos en una de esas dos opciones”.

Noticia de última hora: a principios de esta semana, Davy probó el Albatec Peugeot 208, que ya llevó Kris Meeke en Loheac, para evaluar diferentes opciones para 2014.

read more about
Next Story