La lista: Los altibajos de Ken Roczen

Ken Roczen ha vivido muchos subidones en 2013, pero también algún que otro bajón.
Campeón de 250X en la Costa Oeste, 2013
Campeón de 250X en la Costa Oeste, 2013 © Garth Milan/Red Bull Content Pool
Por Aaron Hansel

Si te pones en la piel de Ken Roczen, la superestrella del equipo oficial Red Bull KTM, tampoco es que haya muchos motivos para quejarse. Ken se ha hecho con su primer título como campeón americano al ganar el Campeonato de 250SX de la División Oeste en 2013 y ha quedado segundo en el prestigioso Campeonato de Motocross Profesional Lucas Oil de la AMA. Así que vamos a ver las luces de su carrera en este año y también alguna que otra sombra.

Victoria en Oakland
Tras terminar segundo en las tres primeras carreras de la temporada, por detrás de un Eli Tomac en estado de gracia, a Roczen le llegó el turno en Oakland. Tomac se pegó un buen leñazo en la sección de los "whoops" y no terminó la prueba. De todas formas, Roczen habría ganado seguramente incluso con él en pista. Aquella era una de esas noches en las que le salía todo bien. Al llegar a la bandera a cuadros no solo ganó la pruba, sino que se puso en cabeza de la clasificación. Todavía ganaría dos carreras más ante del final de la serie.

Algo impensable
Al llegar a la penúltima carrera del año, en Salt Lake City, sucedió algo inimaginable. Tras retirarse de su manga eliminatoria por una caída, Roczen tomó posiciones en la valla para la repesca. Pero eligió fatal y acabó estrellándose en la primera curva. Todavía lograría acabar tercero, pero solamente los dos primeros seguían adelante.

Ken Roczen, estrella del equipo oficial Red Bull KTM
Ken Roczen, estrella de Red Bull KTM © Simon Cudby/KTM/Red Bull Content Pool

La hora del título
Tras el tropiezo de Salt Lake City, Roczen llegó a la última carrera de la temporada, que se disputaría en Las Vegas, liderando la tabla por delante de Tomac. Pero solo tenía cinco puntos de ventaja, así que tenía que quedar por delante. Si Tomac ganaba, solo le valdría ser segundo. La emoción estaba servida y tras una carrera en el filo de la navaja, remontó y acabó por situarse segundo a menos de dos vueltas para el final: el campeonato era suyo.

El jinete solitario
Ya con el título a buen recaudo, Roczen se calzó una lata de Red Bull sin respirar, le salieron alas y dio un recital en el duelo East Vs. West Shootout que se celebra en Las Vegas cada año. En la segunda vuelta tomó la delantera y cabalgó en solitario hasta la meta, ya no hubo forma de que nadie le echase el guante.

Ken el Magnífico, todo actitud
Ken el Magnífico, todo actitud © Garth Milan/Red Bull Content Pool

Una actuación de matrícula
Mientras miraba al supercross con el rabillo del ojo, Roczen irrumpió como Atila en la primera ronda del Campeonato de Motocross Profesional Lucas Oil, disputada en Hangtown. Ganó la general con una hoja de servicios inmejorable: dos primeros puestos. Luego relató en la rueda de prensa cómo se había estado entrenando, pasando el rato en la playa y sacándole brillo a la tabla de surf. De ahí su apodo de Ken el Magnífico, ¡el Gran Ken-Huna!

Se acabó la fiesta
Con un pilotaje de muchos kilates, se mantuvo líder hasta el Red Bull Spring Creek National. Allí sufrió un desafortunado accidente, se retiró en la primera manga y cedió el liderato a Eli Tomac, que llegaba fuerte como un toro y con ganas de revancha tras haber perdido el campeonato de supercross. Y Tomac le devolvió los favores, aplastando a los rivales como un martillo pilón hasta proclamarse ganador del Campeonato Nacional de 250. Tras la caída, Roczen se recuperó y sorprendentemente consiguió un segundo puesto en la segunda manga.

read more about
Next Story