Ganadores hasta el final en la Red Bull Sea to Sky

La Red Bull Sea to Sky fue un claro ejemplo de que el Hard Enduro no tiene nada de fácil.
Por Robert Lynn

Dougie Lampkin y Homero Diaz son claros ejemplos que hay que hacer lo que sea para llegar a la meta. Si no fuese por su voluntad, determinación y agallas, nunca hubieran acabado la Red Bull Sea to Sky de este año.

Tras un viaje de 24 horas desde México, Homero Diaz fue una grata sorpresa tanto en la Beach Race como en la Forest Race. Diaz era un claro favorito en las arenas profundas de la Beach Race, y a pesar de salir casi en la última posición, consiguió acabar en cuarto lugar. Al día siguiente continuó demostrando todo lo que sabe, y terminó la Forest Race en quinta posición.
 

Homero Diaz, un hombre con una misión
Homero Diaz, un hombre con una misión © Robert Lynn

Pero cuando parecía que su racha iba a continuar, tuvo mucha mala suerte en la Forest Race. Golpeó su cambio de marchas en una roca en el primer lecho de río, y se le bloqueó la moto en la cuarta marcha. Sabiendo que le era imposible continuar así, hizo media vuelta –unos diez kilómetros- para reparar los daños en el paddock. Una hora más tarde estaba de nuevo en la carrera y, después de cinco horas,,estaba en la cima de la montaña.

“No podía creer mi mala suerte cuando rompí el cambio de marchas”, admitió Diaz. “No me quedaba otra opción que regresar al paddock e intentar reparar la avería allí. Por suerte tenía una pieza de recambio y pude regresar a la carrera …aunque una hora más tarde. Podría haber abandonado, pero he tenido que viajar durante 24 horas para venir hasta aquí, tres vuelos, por lo que para mí no era una opción.”
 

Dougie Lampkin se negó a abandonar
Dougie Lampkin se negó a abandonar © Robert Lynn

Por su cuenta Lampkin también tenía problemas. Enfrascado en la lucha por entrar en los cinco de cabeza, su moto se estaba sobrecalentado. Cuando llegó a Dark Canyon, el motor no aguantó más y saltó la tapa haciéndole perder todo su líquido refrigerante. Todavía le quedaba la Moutain Mile, por lo que sus opciones de acabar en esas condiciones eran muy limitadas.

Lampkin, natural del Yorkshire, renunció regresar al paddock y siguió hacia arriba. No había venido hasta Turquía para abandonar. Cundo ya podía ver la línea de llegada su moto finalmente se murió. A base de mucho trabajo consiguió llegar a la cima en séptima posición.

“No me funcionaba el ventilador y mi moto empezó a calentarse desde la salida, “ explicaba Lampkin. “Después de Dark Canyon las mangueras de refrigeración se soltaron y la cosa empezó a complicarse. A pesar de eso conseguí continuar, y la moto se paró cuando ya veía la línea de llegada. Por suerte había bastante gente y me ayudaron a empujar la moto hasta la meta. Estoy muy contento de haber podido acabar la carrera, pero un poco frustrado porqué me estaba divirtiendo mucho compitiendo.”

“Muchas veces en el Hard Enduro tienes que sobrevivir como sea, y hoy ha sido uno día de esos. En ningún momento me planteé abandonar.”
 

read more about
Next Story