Guía de introducción al rallycross

El rallycross extiende sus tentáculos por todo el globo con el primer Mundial. Veamos cómo funciona.
Andreas Eriksson choca contra un bolardo en el Mundial de Rallycross
Andreas Eriksson se lleva un bolardo de recuerdo © World RX
Por Carl McKellar

Los coches
Unas bestias brutales, que rugen y escupen llamas para entregar hasta 600 caballos de potencia, cortesía de sus motores turbo de dos litros. Por algo les llaman “Supercars”. La mayoría son evoluciones de utilitarios tres puertas, como el Ford Fiesta, el Citroën DS3, el VW Polo, el Peugeot 208 y el Audi A1. Desde luego, con tanto alerón y los arcos de rueda sobredimensionados, parece que les hayan inyectado una buena dosis de esteroides. Pero esos detalles tienen una finalidad: incrementar sus prestaciones.

En medio de la parrilla, mientras los pilotos aprietan las revoluciones del motor con el limitador, todavía antes de darse la salida, el estruendo es atronador. Cualquiera diría que la Tercera Guerra Mundial está a punto de empezar. A continuación, el turbo entra en acción, estallan las detonaciones y los escapes vomitan llamas… ¡pelos como escarpias!

Aceleración de 0 a 100 km/h en 1,98 segundos. O sea, más rápido que un monoplaza de F1. Si excluimos a los dragsters, se trata de los bólidos de competición con mejor aceleración del planeta.

Todos los coches montan los mismos neumáticos de competición Cooper y utilizan carburante homologado de 102 octanos (la gasolina comercial habitual tiene 95 octanos).

Las carreras
Constan de cuatro mangas, cada una de ellas compuesta por un sprint a cuatro vueltas, con un máximo de seis coches en la parrilla. El objetivo primordial es completar cada manga tan rápido como sea posible, ya que solamente los 12 pilotos más veloces pasarán a las semifinales.

En la ronda de semifinales, cada parrilla vuelve a contar con seis coches. La diferencia es que ahora las mangas son más largas, ya que duran seis giros. Los tres primeros de cada semifinal pasan a la final, que también se corre a seis vueltas. Quizás te parezcan pocas, pero son muy intensas: ¡hay poco terreno, así que los pilotos no se pueden dormir en los laureles! El resultado son duelos verdaderamente espectaculares por cada posición, ya que nadie cede ni un centímetro.

Petter Solberg celebra su victoria en la primera ronda del Mundial de Rallycross, en Portugal.
Cuando sumas muchos puntos, acabas así © World RX

La puntuación
Se reparten puntos en tres momentos:
Al finalizar las dos primeras mangas, se reparten 16 puntos al más rápido, 15 al segundo, 14 al tercero… y así sucesivamente hasta llegar al último, que se lleva un punto.

En las semifinales, el más rápido se lleva 6 puntos, el segundo 5 puntos... y así sucesivamente hasta el sexto, que se lleva un punto. Y luego está la final, donde el primero se lleva 8 puntos, el segundo 5, el tercero 4… y así sucesivamente hasta el sexto y último, que se lleva un puntito. Todos los puntos sumados por cada piloto se acumulan y determinan su clasificación en la general del Campeonato.

Coches del Mundial de Rallycross sobre tierra y asfalto
Superficie mixta: tierra y asfalto, todo un reto © McKlein

Los circuitos
Están compuestos por una combinación de tramos de asfalto y otros de tierra y gravilla (como mínimo el 40 %). La mezcla es explosiva, así que los competidores han de demostrar buenas habilidades de pilotaje en ambas superficies.

Cada pista tiene una longitud cercana a los dos kilómetros, así que los espectadores pueden disfrutar del espectáculo en todo momento, sin perderse un detalle de la acción. Además, están ubicados junto a graderíos naturales o artificiales, para que se pueda observar el desarrollo de la vuelta completa.

Seguramente el más popular del calendario de competición sea el trazado sueco de Holjes. Se encuentra en una aldea de 150 habitantes, pero cuando rugen los Supercars se congregan más de 40 000 personas para asistir al Gran Premio de Suecia.
Eso sí, no hay duda sobre cuál tiene el nombre más rotundo: el circuito de Hell, en Noruega.

El Campeonato consta de 12 pruebas, de las cuales cinco se estrenan en 2014: Turquía (que tendrá como escenario el antiguo circuito de F1), Trois-Rivieres en Canadá; Mettet en Bélgica, Franciacorta en Italia y San Luis en Argentina.

Acción pura desde el Mundial de Rallycross
Fundamental: acertar cuándo dar la vuelta "joker" © World RX

Las reglas
Básicamente, cuando empieza la carrera, vale casi todo: los pilotos no tienen más que un puñado de vueltas para sumar todos los puntos posibles o acabar en la cola del grupo. Traducido esto quiere decir lucha cuerpo a cuerpo, roces, tensión, duelos y desesperación.

En cada carrera (tanto en las mangas preliminares, como en las semis y en la final), todos los pilotos deben jugarse una “vuelta comodín” o “joker”. Se trata de una variante ampliada del circuito (que incluye un tramo extra de unos 200 metros de longitud), de superficie deslizante y paso obligado. Como consecuencia, se incrementan las probabilidades de que los coches entren en contacto al tomar el tramo especial, pero también cuando se reintegran al trazado normal. ¡La coordinación y elegir el momento más adecuado marcan las diferencias!

read more about
Next Story