Guía de Jonny Walker para el Erzberg Rodeo

El ganador del Red Bull Hare Scramble 2012 nos descubre el traicionero terreno de la cita austriaca.
© Jonty Edmunds/Red Bull Content Pool
Por Jonty Edmunds

Un tramo temido por muchos y conquistado por pocos: el Red Bull Hare Scramble constituye el sector principal de carrera de la cita anual con el Erzberg Rodeo y ya se ha convertido en todo un mito del hard enduro. Ascensiones vertiginosas, descensos verticales, peñascos colosales, una vegetación hostil y 499 competidores más intentando cortarte el paso: desde luego, esta competición no es ningún paseíto.

Jonny Walker lo sabe bien, puesto que ganó en 2012 y se conoce perfectamente el terreno del Red Bull Hare Scramble. El piloto británico de 23 años ha redactado para RedBull.com un cursillo completo para que te familiarices con las distintas secciones de la carrera. ¡Vamos allá!

No subestimes el prólogo

El prólogo es crucial, ¡nada de ningunearlo! Conseguir una plaza en la primera línea de la parrilla de salida puede representar una ventaja vital de cara al Red Bull Hare Scramble. La ascensión por la ladera es una verdadera locura. Hay que llevar la moto con el gas a fondo en una marcha alta, pero nunca es suficiente, siempre falta un puntito extra de velocidad. Es lo más parecido a correr en un circuito para los pilotos de enduro.

Nervios en la línea de salida

Sonará raro, pero yo le tengo mucho miedo a las salidas. Ahí es donde me ataca la ansiedad. Verme sentadito y esperando en el fondo de una cantera gigantesca junto a otros 499 pilotos, esperando el banderazo de salida… eso me pone los nervios a flor de piel. Se te encoge el estómago, pero no pasa nada, porque en cuanto arrancas y la moto ruge, solo cabe ir a por todas.
 

Ojo al tiempo, puede pasar de todo

Hace un sol fantástico y al minuto siguiente se pone a nevar. En Erzberg hay que sopesar todas las desgracias que pueden ocurrir. Lo único que te ayudará será rezar para que el día de la carrera no llueva demasiado.

Para escalar, gas a fondo

Me encantan las primeras secciones de la carrera. Técnicamente no presentan demasiados obstáculos, pero la pendiente es pronunciadísima, así que hay que llegar tan embalado como sea posible. Aquí es donde empieza la carrera de verdad, donde se te dispara la adrenalina. En este momento me centro en encontrar una línea clara, mantener el gas abierto a tope y cambiar de marchas.

Atención, hay peligros al acecho

Erzberg tiene fama por las escaladas y por secciones como el Carl’s Diner, pero en la parte boscosa es donde te encuentras las peores trampas. Ahí puedes sufrir una emboscada de las buenas. Nunca sabes con qué te vas a topar, a menudo no tendrás más que una línea que seguir y generalmente son zonas donde la ayuda externa está prohibida, así que son durísimas.

Que no se te atragante: Carl’s Diner

Seguramente se trate de la sección más célebre y temida de todo el recorrido. Personalmente, tengo una relación de amor y odio con ella. Cuando llegas a esta parte, ya casi puedes ver la meta, pero llevas encima mucho trote y estás agotado. Los brazos y las piernas pesan como si fuesen de plomo y todavía queda por negociar más de kilómetro y medio de rocas y pedruscos. Cuando consigues salir de Carl’s Diner, lo que sientes es alivio.

¡D-d-d-dinamita!

El tramo que llamamos Dynamite siempre me pone de buen humor, porque aquí ya tienes la línea de meta casi al alcance de la mano. Pues bien, esto es un montonazo terrible de rocas sueltas. No hay forma humana de encontrar un buen grip para los neumáticos, así que asciendes poquito a poco, muy lentamente. Según la línea que elijas, tendrás que tirar de la moto, empujarla, arrastrarla o arrojarla hacia arriba si no queda más remedio.

¡Cerveza!

La carpa-cervecería de Erzberg es mítica. Es el sitio ideal para refugiarse tras cada jornada, ¡siempre hay fiesta, marcha y gente con ganas de liarla!

La bandera a cuadros, ¡menudo alegrón!

Desde luego, cuando crucé la meta en primer lugar en 2012, fue uno de los mejores momentos de mi vida. No hay palabras para explicarlo. Había aceptado todos los desafíos del Gigante de Hierro y los había superado, ¡increíble! De una victoria en el Red Bull Hare Scramble no te puedes olvidar, ¡es más, lo que quiero es repetir!

¿Quieres disfrutar de lo mejorcito que ofrece RedBull.com estés donde estés? Pues descárgate la app móvil para iPhone y Android en RedBull.com/app
 

read more about
Next Story