Iván Cervantes y el Gigante de hierro: Erzberg

El tetracampeón mundial de enduro comenta su debut en el Erzberg Rodeo de 2013.
Ivan Cervantes en el Erzberg Rodeo 2013 en Erzberg, Austria.
Cervantes: "Erzberg es una prueba tremenda" © Jonty Edmunds/Red Bull Content Pool
Por Robert Lynn

En 2013, Iván Cervantes se estrenó en el Erzberg Rodeo. La nieve acudió a darle la bienvenida; en forma de copos que no tardaron en convertirse en un aguacero torrencial. Vamos, que el cuatro veces Campeón del Mundo de enduro no tuvo un debut sencillito. Como corresponde, porque en Erzberg, conocido como el Gigante de hierro, nadie regala nada.

Debido a sus compromisos con el EWC, el piloto español estará ausente del Red Bull Hare Scramble en 2014, pero Cervantes se prestó a rememorar para nosotros sus experiencias y sensaciones, tanto en plena competición como al cruzar la meta de esta dura prueba.

“El Erzberg Rodeo es una carrera extrema, es tremenda, una de las mejores del mundo. Un fin de semana completo de locura absoluta. En primer lugar está la cantidad de participantes que compiten, ¡increíble! Jamás había visto nada así. Los dos primeros días de prólogo fueron muy divertidos. Fue genial subir a toda pastilla por la ladera, la velocidad daba vértigo”.

Iván Cervantes en el Erzberg Rodeo 2013 en Erzberg, Austria.
Cervantes debutó en 2013 © Jonty Edmunds/Red Bull Content Pool

“Luego llega el domingo, el Red Bull Hare Scramble, el plato fuerte: 500 pilotos arrancan a la vez, todos pensando en cómo doblegar esa montaña. La carrera en sí no dura más de cuatro horas, pero a los 20 minutos ya notas el cansancio. Cuando llegué a la meta estaba destrozado, es la prueba más dura que he soportado en toda mi vida".

Algunas secciones parecían casi imposibles

“En algunos puntos, encontrar un camino para salir del atolladero se antojaba casi imposible. Te girabas, mirabas a los demás y veías que todo el mundo pensaba lo mismo. Pero luego te las apañabas, al final superar el recorrido se convierte en un trabajo de equipo. Me acuerdo de que ayudé a un piloto tirando de él para subir una colina y luego volvió a devolverme el favor. Fue un caso de tantos, eso te hace sentir humilde, ¡ese es el espíritu del enduro!”

Iván Cervantes en el Erzberg Rodeo 2013 en Erzberg, Austria.
Peleando contra el Gigante de hierro © Jonty Edmunds/Red Bull Content Pool

“El tramo de Carl’s Diner fue donde estuve a punto de tirar la toalla. Se trata de un kilómetro de rocas desnudas y peñascos enormes, que tienes que atravesar en dos direcciones. Una y otra vez tenía ganas de pararme, pero empujé y apreté sin descanso hasta que por fin llegué al final".

“Llegué octavo a la meta, estaba contentísimo. Era una carrera tan difícil que no entraba en mis expectativas acabar entre los diez primeros. Cuando vi a los siete que habían llegado antes, resultó que eran todos pilotos con experiencia en trial. Yo venía del motocross, así que el octavo puesto me supo a victoria".

“Es una pena, pero este año no puedo ir, porque estaré liado con el Mundial de Enduro. Espero que el próximo año sí tenga la oportunidad de vérmelas con el Gigante de hierro. Creo que tengo opciones de acabar entre los cinco primeros. Con una preparación adecuada y algo más de experiencia, está a tiro. ¡Erzberg, no te olvides de mi, todavía no he terminado contigo!”

¿Quieres disfrutar de lo mejorcito que ofrece RedBull.com estés donde estés? Pues descárgate la app móvil para iPhone y Android en RedBull.com/app.

read more about
Next Story