¿Cómo se doma un coche del Mundial de Rallycross?

Timmy Hansen, la estrella sueca del WRX, explica cómo llevar las riendas de 600 caballos.
© McKlein for Team Peugeot-Hansen
Por Carl McKellar

Timmy Hansen es el tipo indicado para aclararnos cómo diablos es posible dominar y controlar una fiera de la talla de un supercar del Mundial de Rallycross, bajo cuyo capó relinchan 600 caballos de potencia. A fin de cuentas, es hijo de otro mito sueco del rallycross, Kenneth Hansen, que ganó varios campeonatos de Europa y se pasó la mayor parte de su trayectoria deportiva pilotando con Citroën durante los años 90 y los primeros años de este nuevo siglo.

Ya que el testigo ha pasado de manos, dejemos que sea Timmy quien nos sirva de guía y exponga cómo se las ingenia para exprimir a tope su Peugeot 208 T16. Eso sí, por si no tienes claro qué clase de pilotazo es, echa un ojo al vídeo de aquí arriba y verás una muestra. Se trata de una vuelta al circuito Jules Tacheny Mettet, en la prueba belga del Campeonato Mundial de Rallycross, que se disputó el pasado fin de semana.

¿Cómo se consiguen el máximo rendimiento de una máquina tan potente y extrema?
A veces es imposible controlarlo como quisieras. Sobre todo con los golpes, los saltos y los pianos. Bueno, las rectas se pasan en un suspiro. Lo fundamental es fijarte en los detalles, en cómo y dónde frenas, en cómo entras en una curva, en mantener la velocidad en el paso por esa curva y en colocarlo bien para traccionar a tope al salir de la misma. A menudo me fío de mi instinto, cierro los ojos y me imagino cómo sería una vuelta perfecta. De esa manera, luego sé qué es lo que quiero lograr en la pista y los nervios me atenazan un poquito menos.

Timmy Hansen, piloto del Mundial de Rallycross, se prepara para arrancar en carrera con el Peugot 206.
Timmy se concentra al volante © McKlein for Team Peugeot-Hansen

¿Y personalmente, qué tal lo pasa tu cuerpo físicamente atrapado dentro de ese monstruo?
Lo más típico es quedarte sin resuello, sin aire. El corazón te va a mil, al 95 % o 100 % de la frecuencia cardíaca máxima. Tienes que hacer de todo: frenar, controlar la dirección, pensar con los pies, coordinarte. Son tres o cuatro minutos de locura absoluta, pero tienes que afrontarlos y controlar todo lo mejor que puedas. Es una experiencia muy difícil de explicar para personas que nunca la han vivido.

Timmy Hansen salta con el Peugot 206 mientras lidera la carrera del Mundial de Rallycross en Holjes, Suecia
Timmy, en cabeza del paquete © McKlein for Team Peugeot-Hansen

¿Y cómo te tomas el hecho de tener que ir a rebufo de un rival a 170 por hora mientras te arroja una catarata de gravilla al parabrisas?
Ahí es donde la testiculina marca diferencias. Dentro del coche sí notas cuándo sigues la misma trazada que tu rival, pero lo que es ver, no se ve un pimiento. Creo que mi padre, con toda la experiencia que tiene, seguiría con el hierro a fondo. Pero yo suelo levantar el pie un pelín. ¡Igual necesito acumular más testiculina!

Timmy Hansen, calentando antes de correr con el Peugot 206 en el Mundial de Rallycross en Holjes, Suecia.
Para mantener la calma es esencial estar en forma © McKlein for Team Peugeot-Hansen

Vale, supongamos que llegas a la primera curva, metido en un bocadillo, con Andreas Bakkerud por el interior y Petter Solberg cerrándote por el exterior, ¿qué táctica adoptarías?
Bien, conozco a Bakkerud, es un tipo duro y no me va a ceder ni un metro, pero también conozco a Petter y es un piloto muy agresivo, preveo que retrasará la frenada. Así que la mejor idea sería situarme a cola de Bakkerud, esperar a que Petter tomar la curva por el exterior y salir de la curva en segunda posición. ¡Está chupado!

¿Es posible ser demasiado agresivo en rallycross?
Llevo un año compitiendo aquí y ya me he aprendido la mayoría de los rasgos y características de los distintos pilotos. Algunos llevan el pilotaje al extremo. Para mí, los empujones y hasta los toques más duros son cosas aceptables. Pero si alguien te saca de pista o choca deliberadamente contra ti para apartarte, eso ya entra en el terreno de lo inaceptable.

Timmy Hansen controlando el Peugeot 208 T16 de rallycross en el barro del circuito de Höljes, Suecia.
A veces, mantener el control es casi imposible © McKlein for Team Peugeot-Hansen

¿Qué grado de dureza aplicas ahora en pista?
El año pasado me sacudían, pero no las devolvía. Todavía me cabreo cuando veo repeticiones de Bakkerud, ¡me soltó un empellón tremendo para sacarme de en medio y ganar en Höljes, en mi casa! Pero ahora ya no acepto lindezas de nadie. Por ejemplo, en la vuelta jóker, si alguien sale justo por delante de mí y se me cruza, no le cedo ni un milímetro. Esa trazada es mía, que tome otra distinta. Lo principal es enviar un mensaje, una señal, dejar claro que vas en serio.

Si quieres más noticias y acción de Red Bull Motorsports, síguenos en @redbullmotors en Twitter.

¿Te gustaría disfrutar de lo mejor de RedBull.com vayas donde vayas? Hazte con la aplicación para móviles en RedBull.com/app.

Para conocer las últimas noticias del Mundial de Rallycross, ve a la página web oficial.

read more about
Next Story