Aprende a volar en el Rally de Finlandia

Los mejores pilotos del mundial nos enseñan a desplegar las alas en los míticos tramos fineses.
Por Richard Rodgers

Si de algo es sinónimo el Rally de Finlandia, es de saltos. Saltos, saltos y más saltos. Saltos a porrillo, a tutiplén y a cascoporro. ¿Te parece que exageramos? Pues echa un ojo al vídeo de arriba. De acuerdo con la experta opinión de varias estrellas del Mundial de Rally, desafiar a la gravedad en los bosques fineses es una de las experiencias más divertidas del mundillo. Pero, como todo, es una disciplina que tiene su arte y sus secretillos, como ha descubierto RedBull.com.

La confianza, ingrediente esencial

Según nos ha explicado el finés de Volkswagen, Jari-Matti Latvala, tienes que afrontar el salto confiando plenamente en ti y en el coche antes de pisar a fondo y acercarte a los 200 km/h. “Hay que configurar el set-up bien para saber cómo se comporta el coche. Lo peor que puede suceder es que colee por detrás o que se levante demasiado el morro. Cuando salta, el coche tiene que estar equilibrado".

Thierry Neuville de M-Sport con el Ford Fiesta RS WRC en el Rally de Finlandia 2013.
¡Asegúrate de aterrizar con las ruedas rectas! © McKlein Image Database

El despegue, momento crucial

Hay que frenar para estabilizar el coche antes de despegar y resulta que Latvala tiene su propio sistema, según las dimensiones del salto: “Para los pequeños, acelerador a fondo y apenas un roce del freno, para que no se eleve demasiado. Para los saltos grandes, una pisadita al freno, lo suelto y hierro a fondo, al máximo”.

Los auténticos maestros vuelan de lado

Muchos de los saltos del Rally de Finlandia se afrontan lateralmente, dado que están situados en curvas. Latvala nos ilustra de nuevo: “Cuando llegas ladeado al salto, lo principal es frenar y girar. Pero cuando giras y afrontas ya el salto, las ruedas tienen que ir rectas, de lo contrario corres el riesgo de aterrizar con ellas en posición incorrecta, salirte de la carretera y pegarte un leñazo de los buenos”.

El Citroën DS3 WRC dañado de Kris Meeke, en el Rally de Finlandia 2013.
En Finlandia, un mal paso puede ser catastrófico © McKlein Image Database

Las notas son una de las claves

Jarmo Lehtinen, copiloto de Mikko Hirvonen, afirma que la experiencia es un grado a la hora de volar en Finlandia. “A veces obviamos anotar que hay un salto y nos limitamos a describir en qué dirección y cómo sale disparado el coche de la rampa”, confiesa. “Algunos saltos son clarísimos, pero lo importante es qué sucede después, qué viene al aterrizar, porque a lo mejor conviene que vayas girando ya el volante para afrontar un viraje”. Latvala añade: “Mis notas se basan en la posición: en el centro, a la izquierda de o justo después del salto. También apunto si hay que frenar un pelín, pegar una frenada media o clavar el freno, porque existen distintos niveles según tengas que reducir la velocidad para preparar el salto. ¡Y normalmente, todo sale bien!”

Agárrate fuerte, esto es pura diversión

Hirvonen, ganador de la prueba en 2009, está convencido: los saltos son lo mejor. “No hay sensación comparable a volar de medio lado en pleno tramo. Eso sí, cuando aún no has aterrizado y ves que ya casi sobrevolando la cuneta, ¡da miedo!". Kris Meeke, piloto de Citroën, piensa así: “Es una sensación alucinante, pero tienes que cuidar la velocidad al detalle. Si vas 5 km/h por encima de la ideal y la dirección no responde, te puedes meter en un buen lío. Ahora bien, la aerodinámica del coche y el efecto suelo del tren trasero contribuyen a que, normalmente, el vuelo salga bastante bien”.

Sébastien Ogier de Volkswagen en el Rally de Finlandia 2013.
Lo habitual es usar suspensiones duras © McKlein Image Database

Ojo, también hay que cuidar del coche

Mathieu Horsky, ingeniero de M-Sport, nos desvela que la configuración de la suspensión marca la diferencia: “Para absorber los impactos de los saltos más bestias, necesitas una suspensión bastante rígida. Si es demasiado blanda, por ejemplo, el coche picará el suelo cuando aterrices. En Finlandia no hace falta utilizar amortiguadores especiales; ya lo tenemos todo calculado y analizado para que funcione bien. De hecho, al coche le hace menos daño volar unos metros que la típica roca que choca contra una rueda”.

Si quieres disfrutar todavía más con la acción que te ofrece Red Bull Motorsports, sigue a @redbullmotors en Twitter.

¿Quieres disfrutar de lo mejorcito de RedBull.com vayas donde vayas? Pues descárgate la aplicación en RedBull.com/app.

read more about
Next Story