Los 5 mejores coches de rally de todos los tiempos

30 años después de la última temporada del Grupo B nos fijamos en las máquinas más emblemáticas.
Por Greg Stuart

Esta semana se cumplen 30 años de la última temporada del Grupo B en el Campeonato del Mundo de Rallies. Un mundial que empezó en el mítico Rally de Montecarlo.

Para muchos aficionados a la especialidad, la era del Grupo B aún representa la cúspide del Mundial de Rallies: un periodo de cuatro años (1982 a 1986), donde estaba permitido hacer cualquier modificación al coche. Eran muy potentes, ligeros e introdujeron importantes novedades técnicas a la competición, como la tracción integral y los motores turboalimentados, que permitieron elevar la potencia a nuevos limites. Una época donde estos vehículos rivalizaban directamente con los Fórmula Uno en términos de popularidad.

Pero, con máquinas de más de 600 CV y un control de tracción inexistente, el destino del Grupo B era tristemente predecible. Ese potencial y la falta de seguridad provocaron una serie de accidentes mortales (el finlandés Henri Toivonen fue el último de sufrir un fatal accidente en el Tour de Corse de 1986), que condujeron a que ese fuera el último año de los Grupo B.

A pesar de ello, esos coches difíciles de domesticar aún siguen en el inconsciente de todo aquel que ama los rallies. Es por eso que, para celebrar su memoria, en RedBull.com hemos escogido a nuestros cinco favoritos del Grupo B (del total de 56 que formaron parte de la historia de esta categoría).

1) Audi Quattro

Group B WRC coches: Audi Quattro S1 E2 Red Bull
Walter Röhrl en su Quattro S1 E2 © Audi

Mejor momento: Hannu Mikkola y Stig Blomqvist ganaron dos títulos consecutivos (1983 y 1984) al volante de Audi Quattro.

Peor momento: La decisión de Audi de retirarse del Grupo B inmediatamente después del fatal accidente en el Rally de Portugal de 1986.

¿Por qué está aquí?: Sencillamente, porque Quattro es el coche más importante de todos los tiempos.

El Audi Quattro fue el primer automóvil con tracción a las cuatro ruedas que participó en el mundial de rally. Primero perteneció al Grupo 4, que compitió entre 1980 y 1982. En 1983 se homologó como Grupo B y tuvo cuatro evoluciones diferentes conocidas como A1, A2, Sport y S1. En paralelo al desarrollo del coche, la marca inició el programa de rallies. Fichó a Hannu Mikkola y a la francesa Michele Mouton. Mikkola sería el encargado del desarrollo del Quattro y quien lo estrenaría en el Rally de Algarve de 1980. La organización accedió a cronometrarle, a pesar de no estar incluido en la carrera, y dejó claro que el vehículo estaba más que listo para competir.

De sus cuatro versiones, la más radical fue la versión Sport. Se estrenó en el Rally de Córcega de 1984, con más de 450 CV, más ligero y con una distancia más corta entre ejes que el anterior. A partir de Argentina se alternó con la siguiente y última evolución: el Sport Quattro S1, también conocido como Sport Quattro E2: una auténtica bestia de 591 CV. Compitió en 1985 y 1986, pero solo lograría una victoria en San Remo 1985. Tras la prohibición de los Grupo B en 1986, el Quattro fue jubilado de la competición y Audi siguió compitiendo, pero con otros vehículos, como el Audi 200.

No te pierdas como Walter Röhrl pilota su Sport Quattro ante la atenta mirada de los aficionados durante el Rally de Portugal de 1985.

2) Lancia Delta S4

Group B WRC coches: Lancia Delta S4 Red Bull
El Lancia Delta S4 fue un coche brutal © McKlein Image Database

Mejor momento: En el Lombard RAC Rally de 1985, Henri Toivonen venció en el debut del coche.

Peor momento: Toivonen sufrió un fatal accidente en el Tour de Corse.

¿Por qué lo elegimos?: El Delta S4 encarna perfectamente la fuerza bruta del Grupo B.

Lancia se había ganado nuestros corazones con su primer coche del Grupo B: el precioso 037 Coupé. Pero en 1985, esta máquina de tracción trasera empezó a tambalearse frente a sus rivales de cuatro ruedas motices. Entonces, Lancia, con la ayuda de Abarth, desarrolló el Delta S4, una máquina que tenía todas las características que hicieron de los Grupo B los más extraordinarios de la historia de los rallies: motor central con turbo, chasis tubular, tracción a las cuatro ruedas y carrocería de fibra.

Henri Toivonen logró la victoria en las dos primeras carreras del coche, pero en el Tour de Corse de 1986, Toivonen perdió el control del S4 de 550 CV y falleció junto con su copiloto Sergio Cresto. A pesar de ello, el S4 ganó tres veces más después del trágico accidente, mientras que su sucesor, el Delta del Grupo A-spec, pasaría a convertirse en el coche de rally más exitoso de todos los tiempos.

No te pierdas el vídeo del siguiente reproductor y flipa con el Delta S4 que se probó en 1984.

3) Peugeot 205 T16

Ari Vatanen posing with his Peugeot 205 T16 at the 1984 Rallye de France
Ari Vatanen con su Peugeot 205 T16 © Peugeot

Mejor momento: Las 16 victorias, los dos títulos de marcas y los dos campeonatos de pilotos entre 1985 y 1986 con Timo Salonen y Juha Kankkunen.

Peor momento: Ari Vatanen protagonizó un impresionante accidente al volante de su 205 T16 en el Rally de Argentina de 1985.

¿Por qué lo elegimos?: El pequeño Peugeot fue el coche dominante durante los últimos años del Grupo B.

Cuando el Peugeot 205 T16 llegó al Mundial de Rallies a mediados de la temporada 1984 se convirtió inmediatamente en el coche a batir del Grupo B. Consiguió su primera victoria dos carreras después de su debut en el WRC (Tour de Córcega de 1984) y, a partir de entonces, vencía una de cada dos pruebas que disputaba.

Con pilotos de la talla de Ari Vatanen, Michèle Mouton y Juha Kankkunen al volante, además del que después se convertiría en Jefe de Equipo de Ferrari en la F1, Jean Todt, Peugeot y su 205 T16 fueron la verdadera superpotencia en el WRC a mediados de los años 80.

Mira el vídeo del siguiente reproductor y no te piertas los aspectos más destacados del Peugeot 205 T16.

© Peugeot

4) Ford RS200

Ford RS 200 WRC
The RS200 fue el coche más exclusivo de todos © Ford

Mejor momento: Kalle Grundel firmó un tercer puesto en el debut del RS200 en el Rally de Suecia de 1986.

Peor momento: El RS200 de Joaquim Santos se estrelló contra los espectadores del Rally de Portugal del mismo año 86. La tragedia acabó con muchos heridos y tres fallecidos.

¿Por qué lo elegimos?: El RS200 es uno de los grandes clásicos del Grupo B y fue construido expresamente para ser homologado dentro del grupo.

Después de haber intentado sin éxito la conquista del Grupo B con el RS1700T Escort de tracción trasera, Ford dio un paso al frente y construyó el RS200, un pura sangre de cuatro ruedas motrices que utilizaría un motor turboalimentado ubicado en posición central y que contaba con un total de 450 CV, capaz de competir adecuadamente con los Audi Sport Quattro, Peugeot 205 Turbo 16 y Lancia Delta S4.

Además, El RS200 estaba considerado como único en su especie, al montar una carrocería en acero, kevlar y fibra de carbono. Tras la eliminación de la categoría, donde nunca llegó a mostrar todo su potencial, el Ford RS200 emigró a los campeonatos nacionales de rallyes de tierra y a las pistas de Rallycross, donde logró un gran número de triunfos.

Mira como el actual jefe de M-Sport, Malcolm Wilson, se desenvuelve en el Rally de Lindisfarne de 1985 con el RS200.

5) MG Metro 6R4

Grupo B WRC coches: Austin Rover Metro 6R4 | Red Bull
El futuro del 6R4 no fue muy prometedor © British Leyland

Mejor momento: El tercer lugar de Tony Pond en el debut del coche en el Lombard RAC Rally de 1985.

Peor momento: El 6R4 solo tuvo seis meses de vida antes de que el Grupo B se fuera al garete.

¿Por qué lo elegimos?: Porque fue el coche más pequeño y molón del Grupo B.

Rover decidió crear un coche sin turbo para demostrar que podía ser tan competitivo como el resto de automóviles del grupo B. Contrató a los ingenieros de Williams para construir el coche, ya que no disponían de la financiación del resto de marcas.

Contaba con un motor central de 3 litros que alcanzaba los 400 CV de potencia y disponía de tracción a las cuatro ruedas. Además, tenía grandes alerones, lo que le hacía ganar en carga aerodinámica.

Sin embargo, la falta de financiación de la marca impidió la evolución del coche y nunca llegó a ser un éxito. Cuando se prohibió el Grupo B, el Metro 6R4 siguió corriendo en competiciones de rallycross, donde se convirtió en uno de los modelos de mayor éxito.

Mira como Kris Keeke lleva al límite su 6R4 por las calles de Donegal en el vídeo del siguiente reproductor.

read more about
Next Story