Casale: Es raro que no hayan invertido en el Dakar

El campeón de la edición 2014 analiza las dificultades del rally más duro del mundo
Uno de los candidatos al podio 2017
Por Sergio Betancourt

Ignacio Nicolás Casale Catraccia, conocido como el "perro" en el circuito, anda rápido. No sólo sobre el quads, que tantas victorias le ha dado, sino en su vida en general.

Una velocidad que hizo suya desde las competencias de motocross en su infancia y que hoy con 28 años, lo hacen pasearse de un lado a otro del mundo como si estuviese en el patio de su casa.

Argentina, Bolivia, Abu Dhabi y Qatar han sabido de la rapidez del chileno en lo que va de la temporada, una que lo tuvo como líder de la general del Dakar 2016 - abandonó por un accidente - y que lo tiene segundo en el mundial de la especialidad.

 

      Tabla General Mundial Rally Cross Country

  • #1 Rafal Sonik - Polonia - 51 puntos
  • #2 Ignacio Casale - Chile - 45 puntos
  • #3 Camelia Liparoti - Italia - 23 puntos

 

Un presente positivo para Casale, quien ya dejó atrás la lesión que lo aproblemó a comienzos de año y que mira de reojo el Dakar 2017, la decision del Gobierno de no participar y su futuro en los quads.

¿Qué te parece que Chile haya quedado otra vez fuera de la organización del Dakar?

Ya es segundo año que no va a pasar por Chile. En verdad es una noticia lamentable. Es un tremendo espectáculo que el gobierno desaprovechó. Es un evento en que cada dólar que el país invierte es multiplicado por siete. Fuera de eso, participar en el Dakar da una buenísima imagen hacia el exterior, es una muy buena vitrina que ahora perderemos. Es una mala noticia tanto deportiva como económica.

¿Cómo te afecta a ti que no pase por Chile?

Para nosotros los pilotos de punta como Pablo Quintanilla y yo, es complicado porque siento que en esas etapas podíamos sacarle mucha ventaja a nuestros rivales. El año que gané la competencia, en el que quedé segundo y cuarto fue en un Dakar que pasaba por Chile.

Era una ventaja para los pilotos nacionales 

Claro, pero bueno. Somos pilotos profesionales y podemos ser competitivos en cualquier lugar del mundo. Así lo demostré este año cuando sin pasar por Chile estuve liderando la tabla con más de 25 minutos y abandoné por un accidente. Creo que no es excusa y que hay prepararse muy bien ya sea en Chile, China, África o donde sea. Sé que voy a ser un piloto de punta. 

De todas maneras me parece raro que no hayan tenido los 7 millones de dólares, pero que sí hayan inyectado 100 millones en en un medio de comunicación. Eso me causa un poco inquietud, de repente no existe un interés por parte del Gobierno. Que sigan con su proyectos y su forma de pensar, al final ellos son los profesionales y los que saben cuáles son las mejores decisiones para el país. 

En materia deportiva, ¿qué pierde el Dakar sin el desierto de Atacama?

El Dakar desde el año pasado fue, por lo menos para mí, una fomedad tremenda. Porque era pura recta, puros caminos. Este año me parece que va a ser lo mismo y en realidad un Dakar sin desierto y sin arena no es un Dakar. La magia de esta competencia está en las dunas, en la navegación. En cambio en Paraguay, Bolivia y Argentina son caminos donde es casi imposible perderse y la competencia pasa a decidirse por quién tiene la mejor máquina. En ese sentido pasa a ser bastante fome.

¿Dejaría de ser el rally más duro del mundo entonces?

No sé si dejará de ser el más duro, porque existen etapas muy largas. Este año nos tocó mucha lluvia. Creo que pierde su esencia, pierde la magia. 

Ya pasando al recorrido 2017, ¿qué esperas de la etapa de Paraguay?

No conozco Paraguay, pero tengo muchos amigos allá y me comentan que es un país muy tropical. Un país con mucha lluvia, entonces mi único miedo es que se inunde y no podamos circular por las rutas. Para los autos y los quads es complicado cuando hay mucho barro. Por lo menos el Dakar sólo estará un día en Paraguay y creo que será un especial cortita. 

Después pasan a Argentina, ¿a qué te enfrentarás allá?

Claro. El segundo día estaremos en el norte de Argentina. A ese sector le tengo mucho respeto porque también en una zona bastante tropical. Es una zona donde no hemos pasado en otras ediciones así que es un sector nuevo. 

Y después Bolivia ...

Para mí Bolivia, a pesar de haber sufrido el accidente ahí y de haberlo pasado mal en el salar, es una ruta que me gusta y que disfruto mucho. En esa zona saco mucha ventaja, pero de igual manera este año debo prepararme de mejor manera en la altura. Tanto la moto como yo debemos mejorar, porque sufrimos mucho en ese aspecto. De echo, mi accidente fue producto de la falta de oxígeno en el cerebro, eso no me permitió razonar de buena manera con la navegación.

¿Cómo te vas a preparar para esa altura?

Pretendo entrenar mucho en Calama y también en una cámara de hipoxia que mientras voy trotando o andando en la bicicleta me va a ir quitando el oxígeno. 

Y para el cierre, ¿cómo son las etapas finales cuando sales de Bolivia y vuelves a Argentina?

Todo ese último tramo lo conocemos bastante. Siento que en este Dakar hay que ser muy conservador hasta el día de descanso. De ese día en adelante vamos a poder atacar y sacar ventajas ante nuestro rivales. Hay que ser muy inteligente con el tema de la estrategia y hay que ser muy responsable. A esta altura del partido todos los pilotos están en un buen nivel, entonces hay que sacar ventaja de otros aspectos. Como por ejemplo el psicológico.

Pasando más a los resultados, lo concreto es que en los últimos dos años has tenido que abandonar el Dakar. 2015 por una falla en la moto y 2016 por un accidente. ¿Estas bajas han producido que pierdas confianza en lo que puedes hacer?

Mira, la confianza nunca la he perdido. Si eso hubiese pasado estaría sentado en una oficina. Si no supiera que puedo ganar el Dakar ni siquiera me inscribiría. Confianza tengo, sé que soy uno de los pilotos más rápidos, pero tengo que seguir mejorando el aspecto psicológico. Esta vez mi objetivo es otro, hace dos años que no llego a la meta y lo sé, es por eso que para 2017 cambié la estrategia. Sólo quiero llegar al final, ya sea dentro del podio o entre los cinco primeros. Este año me estoy preparando mucho. Por primera vez estoy corriendo el campeonato del mundo completo y ahí me mido con los pilotos con los que voy a competir en el Dakar. Esta vez llego con muchos kilómetros de test y eso es positivo. Siento que me estoy preparando bien, pero este no prometo un resultado, sólo quiero llegar a la meta.

Entonces tu aspecto más débil es el psicológico

Sí, soy un deportista que asume sus falencias y sus errores. No te voy a mentir. Todos los pilotos saben quién soy. Lo tengo claro. Sé que soy de los más rápidos, pero tengo que mejorar mucho el tema psicológico. Quiero convertirme en un piloto invencible y para eso debo seguir mejorando. La próxima vez que gane el Dakar quiero estar en el podio hasta que me aburra o me retire. 

Ya que mencionaste retiro, ¿no tienes planes de pasar de quads a moto?

No, soy un piloto de quads. Las motos ya las dejé atrás. Si bien mi entrenamiento tiene muchas horas arriba de ellas mi siguiente paso, en un par de años, sería pasar a los autos. Amo la moto, me apasiona, pero llega un momento en que uno tiene que decidir por su futuro y por su bienestar y la moto es muy peligrosa. Tengo una carrera muy bien planeada como para lanzarme a eso. 

read more about
Next Story