¿Qué campeonato de motocross reina en la Tierra?

¿Cuál es el mejor campeonato, AMA Motocross o MXGP? ¡Empecemos por los saltos!
Por Aaron Hansel & Joseph Caron Dawe

El AMA Motocross y el MXGP tienen un buen puñado de diferencias. Se organizan principalmente en lados opuestos del globo, cuentan con distintos pilotos y están dirigidos por personas muy diferentes. ¡Demonios!, incluso los aficionados son totalmente opuestos y ambos tienen argumentos por los cuales su campeonato es el mejor que existe. Son dos mundos aparte.

Pero, después de todo, se trata de motocross y algunas cosas siguen siendo las mismas sin importar el idioma que se está hablando. Los obstáculos, el estilo de la pista o incluso un piloto exclusivo de MXGP, existe su equivalente en el AMA Motocross.

Echa un vistazo a algunos de estos homólogos que forman parte de dos campeonatos bien diferentes; bueno, no tan distintos después de todo…

El salto de LaRocco: AMA

© Garth Milan/Red Bull Content Pool

Si quieres hablar de grandes saltos en los Estados Unidos, no busques más que el salto de LaRocco en el RedBud National en Michigan. Aproximadamente, tiene 130 pies de distancia (unos 40 metros). No obstante, ya no es el mayor salto en el AMA, debido a algunas mesetas que se han rediseñado en Hangtown y Glen Helen; pero sigue siendo una bestialidad y, sin lugar a dudas, uno de los más antiguos y emblemáticos con la firma AMA. Como era de esperar, su nombre se debe al expiloto del AMA Mike LaRocco, quien dirige el poderoso GEICO Honda Team.

Hace unos veinte años, LaRocco, un nativo de Michigan, se le ocurrió la idea de recrear un enorme salto en su pista de entrenamiento personal apodado “Kong” en RedBud. El copropietario de la pista, Tim Ritchie, estuvo de acuerdo y el salto de LaRocco se llevó a cabo. LaRocco, por supuesto, fue el primer piloto en probar el enorme salto, aunque tuvo que ir a casa y coger su moto de fábrica solo para poder hacerlo.

AMA Motocross Marvin Musquin RedBud Nation
Musquin se prepara a sí mismo para el gran salto © Garth Milan/Red Bull Content Pool

Más de dos décadas después, el gran salto sigue siendo intimidante, si bien la mayoría de los pilotos dicen que no es un salto técnicamente difícil, solo es necesario una buena rampa de lanzamiento para hacer el trabajo.

Si alguna vez has visto el salto en persona te habrás quedado boquiabierto. De pie en la base y la mirada fija en el punto de salida, parece más una pared que una rampa de lanzamiento. Sin duda, hay que hacer tripas corazón para no cortar gas. Pues ahora imagina tener a James Stewart pisándote los talones (mira el vídeo de arriba)… Tienes que ir lo suficientemente rápido para coger el impulso y la altura necesaria para completar el triple, de lo contrario hay una buena probabilidad de quedarse corto, algo que se paga muy caro.

Afortunadamente, los que optan por completar el salto en general, saben lo que están haciendo y, cuando lo hacen cientos de fans les recompensan gritando y saludando. Y en cuando a LaRocco, ahora dice que ya no quiere tener nada que ver con el salto, pero está bastante seguro de que aún podría hacerlo, si tuviera que hacerlo.

MXGP: El cuádruple de Lommel

Hay algunos enormes, y nos referimos a gigantescos saltos en el calendario MXGP, pero hay dos que realmente hay que tener agallas para hacerlos.

El cuádruple cuesta arriba de Matterley Basin, en el Reino Unido, es uno de los que no son aptos para cardíacos, y cuando eres ocho veces campeón del Mundo como Tony Cairoli, intentas aprovechar cualquier dificultad para adelantar, pero es algo que no aconsejaríamos.

Cuando MXGP fue a Tailandia por primera vez en 2013, había una meseta gigantesca que solo el piloto ruso, Evgeny Bobryshev, tuvo las agallas de tocar el cielo mientras lo hacía. Bobryshev afirmó que necesitó “echarle huevos” para saltar toda la meseta.

MXGP Tony Cairoli en Lommel
Antonio Cairoli al frente del MXGP de Lommel © Ray Archer/Red Bull Content Pool

Pero el salto que se lleva la palma en el mundial de MXGP sigue siendo el que guarda celosamente el circuito de Lommel. Un cuádruple en una zona muy complicada de su arenoso trazado, que precisa una habilidad suprema.

Gautier Paulin mostró a sus rivales (y a un público que no acababa de creérselo) cómo hacerlo en la temporada 2014. No sabemos si el francés perdió por un instante la lucidez, pero ganó un buen puñado de tiempo con su proeza.

read more about
Next Story