Así atacó el Kamaz el salto más famoso de WRC

¿Qué sucedió cuando el VW Polo R hizo frente al Kamaz en el salto más grande del Rally de Finlandia?
© Jaanus Ree/Red Bull Content Pool
Por Anthony Peacock

Vistos desde fuera, el coche campeón del mundo de rallies, el Volkswagen Polo R WRC, y el camión campeón del Rally Dakar, el Kamaz Master 4326, no tienen mucho en común.

Uno tiene un motor de gasolina de 1.6 litros, rápido y ágil. Por su parte, el otro es un peso pesado con motor diésel de 16,2 litros. El Polo R WRC está basado en un compacto que puede llevar hasta cinco personas más maletas, mientras que los Kamaz se basan en vehículos de transporte que pueden transportar más de 5.000 kilos de carga, además de dos conductores y una cama en la parte posterior de la cabina para quien no esté conduciendo en ese momento.

Además de eso, el coche de rally cuenta con 318 CV, puede acelerar de 0-100 km/h en unos 3,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h.

Los 920 CV del propulsor del Kamaz son capaces de alcanzar los 100 km/h en unos 10 segundos y lograr una velocidad máxima de 163 km/h.

Lo que ambos tienen en común es que son dos pura sangre de cuatro ruedas motrices y que han dominado sus respectivas competiciones: el Mundial de Rallies y el Dakar.

Detrás del último vídeo en el que vimos al Volkswagen del finlandés Jari-Matti Latvala huyendo del Kamaz de la estrella rusa Ayrat Mardeev, hubo un gran despliegue tecnológico, donde no faltó un helicóptero y multitud de cámaras en tierra para capturar toda la acción en la etapa más célebre del Rally de Finlandia: Ouninpohja.

Cuando se trata de saltos, el que hay en este tramo es el amo y señor de todos, y fue el gran causante de que el vídeo haya sido tan especial. El actual récord de salto se encuentra en 57 metros, pero nunca nadie había probado a lanzarse con un camión.

Después de que el coche de rally adelantara su salida ante el acoso del camión Kamaz, la mejor parte se guardó para el final.

Latvala y Mardeev se intercambiaron los vehículos y ocuparon por primera vez el asiento del copiloto de su auto (cuando Mardeev pilotaba el Volkswagen, Latvala hacía de copiloto, y viceversa). Impresionar a un piloto del nivel de nuestros protagonistas es muy difícil, pero ambos se quedaron muy sorprendidos con la conducción y la máquina del otro.

Mardeev fue el primero en probar el Polo R WRC: un coche que tiene casi la misma altura que una rueda del camión Kamaz. Mientras se elevaban sobre los famosos cambios de rasante de Ouninpohja, Latvala llegó a la conclusión de que su homólogo ruso estaba hecho para aquello (como era de esperar después de su victoria reciente en el Silk Way Rally). De hecho, solo necesitaría un poco más de práctica para convertirse en todo un piloto profesional de WRC.

Entonces, Latvala se metió en la gran cabina del Kamaz. Desde el principio, tanto Latvala como el equipo de grabación se quedaron fascinados por los aspectos técnicos de la bestia rusa: ¿podría hacer volar este monstruo sobre las famosas crestas de Ouninpohja? ¿Aguantarían las suspensiones el violento aterrizaje? ¿Dispondrían de una cámara gran angular suficientemente grande como para capturar todos los detalles?

Al final, voló como un pájaro (o, más bien, como un Boeing 747) y Latvala se sorprendió con sus capacidades. Sin duda, si alguna vez decide correr el Rally Dakar después de dejar el mundo de los rallies, seguro que lo hará al volante de un camión en lugar de un coche. Fue muy impresionante.

El resultado de esta loca idea dio como resultado uno de los vídeos más impresionantes de comparación de vehículos jamás realizado, en un paisaje rodeado de bosques tremendamente sobrecogedor.

read more about
Next Story