Blog de Adolfo Zableh. Irreverente, directo, crudo y con humor sarcástico.

La Copa del Burro

 “¿Quién sería el retrasado de lo del balde de agua?”, me preguntó una amiga la semana pasada. Se refería al ‘Ice bucket challenge’, por supuesto, algo que se volvió sensación en redes sociales en cuestión de horas, lo cual no tiene mérito alguno porque hoy cualquier cosa es furor en internet por nada.

 

Un día el ‘Ice bucket challenge’ no existía y al siguiente estaba entre nosotros para quedarse. Igual ocurre con muchas de las cosas malas que tiene el mundo, como el Ébola, una enfermedad de la que no sabíamos nada y que cuando oímos de ella por primera vez ya se había cargado a miles de personas. Lo de la cubeta lo empezó a practicar la gente sin saber bien su mecánica, solo porque unos famosos comenzaron a hacerlo. Yo al primero que vi fue a Cristiano Ronaldo, y como ese señor es un tremendo jugador de fútbol pero también un imbécil muy grande, se me hizo una huevonada.

 

Luego, leyendo sobre el tema, descubrí que eso de echarse un baldado de agua fría encima se lo inventaron para recolectar dinero para la gente que sufre de una enfermedad degenerativa llamada Esclerosis Lateral Amiotrófica. Y buscando un poco más di con que Corey Griffin, uno de sus impulsores, murió ahogado tras lanzarse a un lago poco después de que la campaña iniciara. Al momento de su muerte se habían recolectado 100.000 dólares, hoy el chiste va ya en 50 millones.

 

Entonces lo estúpido no es el ‘Ice bucket challenge’, sino nosotros, que trivializamos todo. En el reto, que consiste en echarse un balde de agua fría, donar dinero y retar a tres personas (las cuales tienen 24 horas para cumplir y donar 10 dólares, o pasar y donar 100) han participado todo tipo de famosos, desde Mark Zuckerberg y Bill Gates hasta Shakira y Pique, pero también personas del común. En Colombia se hizo famoso el reto de Sergio Barbosa, que no entendió la dinámica y se metió fue en la regadera de la casa, pero no solo fue él. El repertorio de estrellas nacionales incluyó a Carlos Vives, Carolina Cruz, Maluma y Reykon.

 

Poco después de iniciada la campaña en Colombia, salió la noticia de que los de la Asociación de Esclerosis Lateral Amiotrófica en Colombia reportaban que aunque el fenómeno se había vuelto viral, ellos no habían recibido un centavo. Entonces ya no se trató de que se vieran como idiotas echándose agua encima (agua que la verdad no es que sobre, si no, vean lo de la Guajira), sino que además quedaron como unos tacaños.

 

El ‘Ice Bucket challenge’ nos dejó pintados. A la especie humana por desperdiciar casi 20 millones de litros de agua cuando se podía donar la plata y ya, y a los colombianos porque expuso nuestro folclor: nos hacemos presentes para participar en la recocha, pero nos perdemos cuando hay que dar plata y asumir responsabilidades. Aquí creímos que esa vaina era un partido de la selección, una especie de Harlem Shake para pasarla bueno y no ir a trabajar, que es lo que de verdad nos apasiona.

 

Yo no voy a participar en esa vaina porque soy un amargado, y tampoco pienso donar dinero porque soy un tacaño. Eso sí, quiero aprovechar la oportunidad para retar a todos los hipsters de Colombia, que me caen por el culo, a ver si algún día se bañan.