El fútbol americano no pega en Latinoamérica

Muchos se emocionan pero otros ni lo entienden.
Por Adolfo Zableh

Este fin de semana se define el campeón de la NFL es el Superbowl, y mientras en Estados Unidos se vuelven locos, por estos lados el evento es apenas agua tibia. ¿Por qué por este lado del mundo dicho deporte genera un poco de afición, algo de curiosidad pero no alcanza a despertar pasiones?

* No es fútbol

 Para empezar, el fútbol americano no debería llamarse así por dos razones.

1. Estados Unidos no es América

Fútbol Americano
Esta es la diferencia © Tumblr

2. En el fútbol americano rara vez se usan los pies y no se practica con una bola sino con un huevo. Este meme lo explica mejor:

Fútbol Americano
Football - Handegg © Saasta.Fi

* Venganza

En Estados Unidos se han burlado toda la vida del fútbol que se practica por acá Argumentan que un juego que queda 0-0 no puede ser divertido y lo llaman despectivamente ‘Soccer’. Entonces nosotros aplicamos la misma ley de hielo porque, aceptémoslo, los latinos somos rabones y resentidos.

* México

Suena raro, pero México no ha hecho de puente sino de barrera entre el fútbol americano y Latinoamérica. Al fútbol nuestro (y de ellos) le llaman “Futból”, con acento en la O, y mientras hagan eso no van a hacer nada en los mundiales ni si nacionalizan a Messi. Por otro lado, al Superbowl le dicen Supertazón, que suena a a Vasija gigante que adorna la mesa de centro de la casa de la abuela.

Los mexicanos están muy permeados por la cultura norteamericana gracias a su cercanía, y eso se ve en que, por ejemplo, tienen una liga nacional de seis equipos. ¿Uno de los participantes? Los Fundidores de Monterrey. Qué nombre, es como si en Colombia existieran los carboneros de Riohacha y los Paperos de Tunja. Impresentable.

Lo único que me gusta del fútbol americano hecho en México es esto:

* La complejidad de las reglas

Que haya un equipo defensivo y otro ofensivo hace todo más complejo. Encima, en fútbol haces un gol y sumas una unidad, en fútbol americano, según la jugada, puedes sumar una, dos, tres o seis. Además están las reglas, que muchas veces son desconocidas hasta por los jugadores. Mucho más básico que eso, aún mucho no entienden eso de que se tengan cuatro oportunidades para avanzar diez yardas hasta anotar un gol.

Además, para administra el juego no solo hay siete árbitros, sino que la herramienta de la repetición de video la usan cada vez que es necesaria. No es como el fútbol, que seis árbitros (el central, los dos líneas, los de la raya de gol y el asistente que está afuera) arman un desorden. En el americano, no se decide nada sin que antes haya sido comprobada al milímetro.

* El equipamento

Fútbol se puede jugar descalzo y descamisado, perfecto para un continente donde la escasez es regla. En el fútbol americano se necesita un casco que equivale un salario mínimo, además de hombreras y protecciones para la zona genital y las piernas. Gástese eso y aun seguirá desnudo porque en ese presupuesto no está la ropa.

* Manejo del tiempo y el video

Medio mundo del fútbol no quiere aún el uso del video, herramienta que en el fútbol americano es ley.

A nosotros nos gusta fingir, quemar tiempo, hacernos los lesionados. Ellos en cambio no tienen dos mitades sino cuatro cuartos, tienen el tiempo fuera y la repetición en video es tan frecuente como un local de McDonalds. No solo en casos de goles dudosos, cualquier decisión puede anularse o cambiarse después de revisar las pantallas. Por eso los últimos cinco minutos de un partido puede durar media hora en realidad.

* Yardas, libras, pies

¿Qué es eso de primero y diez, tercero y dos? ¿Cuántos centímetros son una yarda? Ese tipo de 6´8” y 260 libras que va a acabar con el del otro equipo, ¿qué tan grande y fuerte es en el resto del mundo conocido?

* La estructura

Fútbol: ligas de 20 equipos, todos contra todos, el que sume más puntos es campeón.

Fútbol Americano: 32 equipos divididos en dos conferencias (no viene al caso explicar qué es), cada conferencia separada a su vez en cuatro divisiones. Cuatro equipos pasan directamente a la postemporada, los otros ocho son wildcards que tras eliminación directa se enfrentan a los cuatro mejores.

A eso súmele el draft, un complejo sistema (complejo para uno, que de vainas se graduó) donde se toman turnos para contratar jugadores para la próxima temporada.

* El casco

Ya lo habíamos mencionado, pero volvemos a él. El casco es un gran impedimento para la penetración del fútbol americano en el resto del planeta. En fútbol, tenis y ciclismo, por ejemplo, uno puede ver la cara del deportista. Se sabe si está feliz o si esta sufriendo, si tiene rabia o en su cara está la expresión de que ya no puede más. En fútbol americano, en cambio, todos parecen robots.

Está Tom Brady, la gran figura de la NFL. Solo le vemos la cara en comerciales y entrevistas, porque en el juego puede ser el prototipo del deportista perfecto y la razón por la que las mujeres sueñan en la noche, que no se le va a poder apreciar.

El jugador de fútbol americano de todos los tiempos? O.J. Simpson.

¿Por qué? No precisamente por haber sido figura en los Bills de Bufflo, sino porque asesinó a su esposa, se voló, fue perseguido en vivo por cientos de patrullas y cámaras por una autopista, fue a juicio y quedó libre. Todo esto mientras en Estados Unidos se jugaba el mundial de fútbol (soccer, para que no se confundan).

* Y por último, Wayne Rooney

 Podrá no ser un argumento válido, pero si uno de los mejores jugadores de fútbol lo dice, razón tendrá.

read more about