Windsurf sobre nieve

Para Levi Siver las montañas y el océano tienen mucho en común.
Por Go Takagishi

Hacer windsurf sobre nieve... Sólo hay un hombre capaz de afrontar este reto. Su nombre es Levi Siver, se trata de un windsurfista profesional famoso por lidiar con las mayores olas del mundo, utilizando el viento a su antojo.

Como bien sabes el windsurf consiste en volar por encima del océano provisto de una tabla y una vela. ¿A quién se le ocurriría hacer esto en una montaña nevada? Por supuesto lo que vas a ver nunca antes se había intentado.

Levi Siver posa para un retrato en Mount Rishiri en Hokkaido, Japón, el 10 de marzo de 2017.
Levi Siver © Jason Halayko/Red Bull Content Pool

“La idea de este proyecto vino al transferir los elementos del windsurf a la montaña, intentando recrear lo que ocurre en el agua. Siempre me esfuerzo por encontrar nuevos retos y este proyecto realmente me atrapó. ¿Qué ocurriría al combinar el snowboard con el windsurf? Después de todo, hace ya mucho tiempo que disfruto de esos dos deportes”, dijo Siver.

Han pasado cinco años desde que a Levi se le ocurrió la idea. Al final llegó el momento de hacer realidad lo que se había imaginado. La filmación duró 20 días y la producción en su totalidad se alargó durante ocho meses. ¿Fue posible hacer windsurf sobre una montaña nevada? Bueno, lo HICIMOS posible.

 

Levi Siver antes de probar a hacer windsurf en Mount Rishiri en Hokkaido, Japón, el 11 de marzo de 2017.
Levi observa su reto © Jason Halayko/Red Bull Content Pool

“Quería ser la primera persona que utilizase una tabla de windsurf sobre la nieve. Podría haber empleado una tabla de snowboard pero pensé que sería más auténtico utilizar una tabla que fuese una mezcla de las dos especialidades”, dijo Levi. El proyecto al final fue un éxito debido a la cantidad de desarrollo que se llevó a cabo antes de llegar a la montaña.

Keith Taboul y Levi Siver preparan la tabla en Hokkaido, Japón, el 28 de diciembre de 2016.
Keith Taboul y Levi Siver preparan la tabla © Karim Iliya/Red Bull Content Pool

“La tabla era como la de windsurf, con una quilla. La sensación que experimenté me pareció similar a la de cuando practico el windsurf sólo que lo que ves delante de ti es la montaña y no el océano. Me embargó una sensación que es muy difícil de describir”.

Echa un vistazo a lo que ocurrió entre bastidores

“El viento más fuerte fue de unos 15 km/h” dijo Levi con una sonrisa pero las condiciones eran duras, sobre todo para filmar. Los días empezaban con una caminata de dos horas montaña arriba con temperaturas de 13 grados bajo cero. Filmaron unas siete horas diarias de media. A veces Levi y todo el equipo tenían que esperar en la cima hasta tres horas a que apareciese el viento.

Todo se realizó en la isla de Rishiri en Hokkaido (Japón), muy cerca del océano, en el norte del País del Sol Naciente. Se escogió ese lugar por tener un terreno apropiado para el proyecto.

“Lo que las montañas y los océanos tienen en común es que son impredecibles. El paisaje era bellísimo pero también muy peligroso pues las condiciones cambiaban cada día. La jornada era siempre una aventura distinta. He tenido que superar algunos miedos, lo que me ha ayudado a crecer como persona”.

read more about
Next Story