5 consejos para principiantes de Rocket League

Antes de llegar a lo más alto en Red Bull Campus League hay que tomar el control del coche.
Red Bull Campus League busca al mejor piloto
Red Bull Campus League busca al mejor piloto © Psyonix
Por Carlos Aguado

Red Bull Campus League no ha hecho más que comenzar, y todavía quedan muchos torneos antes de llegar a la gran final de Madrid. El puesto de campeón está vacante, esperando al jugador que se corone como el mejor de España, y podría ser cualquiera. Sevilla ha sido la primera ciudad en clasificar al primer equipo de los 15 que lucharán por alzarse frente al resto el 6 de abril.

La Universidad Autónoma de Barcelona tendrá mañana su ración de Rocket League. Después llegarán Vigo, Murcia, Navarra y Valencia. Además, están los torneos online, que también sirven para ganarse el pase a la gran final del 6 de abril en Madrid. Si tú también quieres tener una oportunidad, todavía estás a tiempo de inscribirte. Pero si no has jugado a Rocket League antes, aquí tienes cinco consejos básicos que te ayudarán a encender motores.

Toma el control, ya llegarán los rivales

Rocket League cuenta con un tutorial y un modo temporada, con el que enfrentarte primero a la máquina. Aunque parezca un juego muy sencillo, los partidos online nos harán exprimir al máximo nuestra pericia al volante para subir un gol al marcador e impedir que nos marquen. Podemos elegir cuántos contrincantes queremos, la duración y el nivel de dificultad. Hay tres niveles: novato, profesional y todo una estrella (fácil, medio y difícil).

La dificultad se puede variar según vayamos avanzando, haciendo más sencillas o complicadas las victorias. Y no te desanimes si pierdes, recuerda que aún tienes tiempo para demostrar lo que vales. Además de entrenar, el jugar contra la máquina en este modo campaña nos ayudará a familiarizarnos con los vehículos, pues no todos tienen las mismas características.

Las batallas se ganan con un amigo al lado

Aunque Rocket League permite jugar 1vs1, lo mejor es que te busques un compañero con el que celebrar las victorias y las derrotas. El modo más común en competitivo es el 2vs2, por lo que acostúmbrate desde el principio a ello para destacar lo antes posible. Como en otros juegos de equipo, la comunicación es primordial. Rocket League ofrece algunos comandos sencillos para tratar de hablar con el compañero, pero en el fragor del partido lo mejor es decir las cosas claras.

Coge las llaves del coche y prepárate para marcar
Coge las llaves del coche y prepárate para marcar © Psyonix

Los partidos también se ganan defendiendo

Contra la IA nos acostumbramos a tener que ser nosotros los que nos lanzamos al ataque, pero es muy importante cuidar nuestra portería. Una vez que has elegido a tu compañero, decide si vas a quedarte retrasado o darás tú el primer acelerón. Esto no quiere decir que te vayas a quedar sin probar el sabor de un gol. Muchas veces, el balón sale rebotado, quedando perfecto para pulsar el turbo e ir directos a por la pelota.

Mientras estemos en la retaguardia, nos será más fácil centrar los balones al área, dando la oportunidad a nuestro compañero de ser él quien se lleve el mérito. Al igual que en el fútbol, el posicionamiento es muy importante, y nunca sabes hacia dónde vas a tener que moverte.

Aquí no hay faltas

¿El rival se escapa en solitario dirección a nuestra portería pero no quieres rallar su carrocería? Tranquilo, explótalo y no habrá parte al seguro. Rocket League es un eSports de contacto, donde la caballerosidad queda detrás del mando para convertir el estadio en un volcán a punto de entrar en erupción. Por ello es importante tener el turbo al máximo. Tendremos que estar unos segundos cogiendo velocidad antes de convertirnos en un ariete destructivo. Recuerda: donde las dan las toman.

La velocidad es tu aliada en Rocket League
La velocidad es tu aliada en Rocket League © Psyonix

Hazte con el control del campo

En todos los sentidos. Pese a ello, es importante que te centres más en la pelota que en el resto del mundo. Hay dos opciones con la cámara, una libre y otra centrada en la pelota. La segunda es mucho más accesible para los principiantes, pues no vamos a tener que buscar el balón mientras damos vueltas por el campo. Así no tendremos problemas de saber dónde está, aunque tendremos algunos puntos muertos en nuestra visión.

Por otro lado, es importante que trates de evitar, en la medida de lo posible, el juego por la pared. Es muy complicado controlar el balón en otro plano que no sea el horizontal, más aún cuando queremos chutar a portería. Esperar a que el esférico toque suelo para lanzarnos a por él es mucho más cómodo que ir a buscarlo cuando se eleva por los aires hacia los extremos. Y no te olvides de recoger la gasolina para el turbo.

read more about
Next Story