El sistema de grupos y el futuro en la LCS

Echamos un vistazo a cómo ha afectado el sistema de grupos a la competición en Europa.
Imagen de una pantalla tras la victoria de un equipo en la LCS EU
La LCS EU ha servido de conejillo de indias © Riot Games
Por Mike Stubbsy

La LCS EU ha estado en una situación extraña durante el último año. Cuando Riot anunció que se terminaban los enfrentamientos al mejor de uno, fue Europa la que se quedó con la versión "light" del nuevo sistema. Mientras que América del Norte avanzaba con el formato al mejor de tres, Europa se quedaba atascada con uno al mejor de dos con muchas carencias que dejaba a los aficionados insatisfechos. Riot explicó que lo que estábamos viendo en Europa era fruto del fútbol, el deporte rey en el antiguo continente, pero tampoco explicaba nada.

Este año, Riot ha dado la oportunidad a Europa de funcionar con el mejor de tres, pero con la ligera modificación de que los diez equipos de la LCS se dividirían en dos grupos de cinco, un toque más típico de Norteamérica. Cada equipo se tiene que enfrentarse con el resto de equipos de su grupo dos veces, mientras que solo se enfrentarán a los del otro grupo una única vez en todo el split. Es un formato que cuenta con opiniones divididas, pero ahora estamos empezando a ver las consecuencias.

Esta semana se han celebrado los últimos enfrentamientos entre los grupos, siendo bautizado el primero como el día de los descensos, pues terminó con los dos últimos equipos de cada grupo viéndose las caras. Con solo cuatro partidas para cada equipo en lo que resta de Split de primavera, tenemos una buena idea de cómo terminará el split, y finalmente podemos empezar a comprobar si el sistema de grupo ha funcionado o si por el contrario ha resultado ser un triste experimento.

¿Qué significa para el resto del Split?

En primer lugar, vamos a ponernos en situación con todo lo que ha pasado. Hasta ahora, todos los equipos han jugado una vez contra el resto de equipos de su grupo y con el contrario. Gracias a cómo se han desarrollado las cosas en ambos grupos, tenemos una idea más o menos clara de qué equipos llegarán a los playoffs al final de la temporada, haciendo que alguno de los partidos que quedan sean puro formalismo. G2 y Misfits en el Grupo A y H2k y Unicorns of Love en el Grupo B han garantizado su plaza en los playoffs, mientras que Fnatic o Splyce tendrían que tener un error importante para perder las plazas restantes.

Las cosas se ponen un poco más interesantes cuando miramos a aquellos que están tratando de evitar el torneo de descenso. En el Grupo A, Roccat y Giants se encuentran ambos con dos victorias y siete derrotas, misma puntuación que tiene Vitality en el Grupo B, solo por encima de Origen que se mantienen sin ninguna victoria y nueve derrotas. Aquí es donde estará la acción de verdad en lo que queda de Split. Cualquier de los equipos puede, técnicamente, acabar jugándose el descenso, mientras que solo dos tendrán la tranquilidad de la cuarta posición.

Desafortunadamente eso significa que hay menos partidos a los que sentirse obligado a ver durante las próximas semanas. Las últimas cuatro semanas de enfrentamientos entre los grupos han tenido partidas cruciales diariamente, pero estas que quedan serán menos emocionantes, con cruces como G2 y Roccat que, lejos de dar alguna sorpresa, no tendrán tanta importancia. Por supuesto, esto seguiría ocurriendo de estar todavía el sistema antiguo.

¿Funciona el formato?

Hay un argumento en contra que hay que hacer al respecto del final del Split. Con los mejores equipos de cada grupo matemáticamente clasificados, solo la parte baja de la tabla ofrece algo de entretenimiento junto con la pelea por ver quién liderará el Grupo B entre H2k y Unicorns of Love. Pero si estuviéramos en el sistema anterior, tendríamos a tres equipos con 7-2 luchando por esa ansiada segunda plaza que garantiza una plaza en semifinales. Un poco más de emoción, pero tampoco una diferencia abismal.

Lo que ha sido clave aquí son las constantes victorias que han tenido los equipos de arriba de la tabla, y eso es lo que el mejor de tres siempre suele traer. Echando la vista a los días del salvaje mejor de uno, un equipo podía rascar una victoria vital frente a equipos mejores utilizando alguna estrategia inesperada. No solo nos dejaba partidas entretenidas, sino que también aportaba un toque impredecible, ya que a veces suponía que los mejores equipos se perdiesen el viajar al Campeonato Mundial.

La gran ventaja ha sido el tener todos los partidos en un mismo streaming. Mientras que NA ha estado partido en dos, haciendo a los espectadores elegir entre cuál prefieren ver y cuál se perderán, en Europa todo el mundo ha podido seguir todos los partidos en directo, y esto es un punto a favor. Esto también resulta más favorable para los equipos, pues aseguran el estar siempre en el stream más popular, algo que agradecerán los patrocinadores.

Sí es la respuesta más simple a la pregunta del principio. Ha funcionado y ha sido mejor que el anterior Split, pero hay algunos problemas que hemos tenido la suerte de evitar, pero que podrían surgir si el formato se mantiene en verano.

¿Habrá otras regiones que adopten el formato?

Está es una pregunta complicada, y la respuesta simple es que no estamos del todo seguros todavía. NA parece tener bastante consolidado su formato, donde todo el mundo juega contra el resto dos veces en un mejor de tres. Crea más partidas para que dos streamings funcionen de manera simultánea. Funciona, pero no es lo ideal al hacer imposible el poder ver todo.

Curiosamente, el sistema de Europa es muy parecido al que tienen los deportes en Estados Unidos, como la NFL, así que el cambio debería encajar en la LCS NA. Pero el ver un único partido entre TSM contra Cloud9 o CLG durante el Split sería bastante decepcionante.

También está el inconveniente de que los equipos de la LCS NA parecen tener un nivel más parecido que los de Europa, y ha habido bastantes sorpresas entre los equipos este mismo año. Si se hicieron la selección de equipos para cada grupo en NA, fácilmente podría dar como resultado que los dos peores equipos se encontrarían en el mismo grupo. Es decir, uno de ellos se mantendría a salvo del descenso, mientras que otro equipo que echarías de menos en los playoffs se estaría jugando el descenso. Si hay algo que sabemos que odian los equipos de la LCS NA, son los torneos de promoción de la LCS.

Si otras regiones adoptaran el formato, seguramente tendríamos que ver algunos cambios en la forma que tienen los grupos de crearse y los horarios de retransmisión, teniendo semanas con tres días de partidos y otras incluso con cuatro, lo que resulta un poco confuso. También habría más coincidencias con los días de Europa y Norteamérica, lo que generaría todavía más inconvenientes.

Lo más probable es que no veamos demasiados cambios en Europa para el Split de verano, y sin duda sería toda una sorpresa que la LCS NA adoptase este sistema de grupos esta temporada. Pero todo puede ocurrir el próximo año, y no es descabellado pensar en un futuro con un mismo formato a los dos lados del Atlántico, especialmente si más equipos se suman a la competición.

Next Story