Siempre, Monza

Descripción y datos de la catedral de la F1.
Tiempo de celebración en Monza, 2008. Sebastian Vettel vence para Toro Rosso.
Tiempo de celebración en Monza, 2008 © Getty Images/Red Bull Content Pool
Por Abel Cruz

El Autódromo Nacional de Monza, al norte de la ciudad del mismo nombre, fue construido en 1922 por el Club Automovilista de Milán, con motivo de su 25º aniversario. La construcción recibió apoyo económico de Fiat, Alfa Romeo y demás fabricantes italianos, quienes veían en la nueva infraestructura un lugar para probar sus coches, con vistas a la exportación.

De las tres variantes de Monza, la que nos interesa es la de Gran Premio, de 5.793 metros. La mayoría del trazado se ha mantenido intacto, pero con los avances en la tecnología de carreras en general, ha sido inevitable poner chicanes antes de la Curva Grande, antes de las curvas Lesmo y antes de la recta que lleva a la curva Parabólica (la llamada, actualmente, ‘Variante Ascari’). Tanto las chicanes, como las Lesmo y -en 2014 y 2015- la Parabólica fueron modificadas, sobre todo, en sus escapatorias.

A pesar de los cortes de rollo que para muchos suponen las chicanes, Monza es un trazado rapidísimo, por lo que la aerodinámica general del coche llega al mínimo necesario. El circuito ofrece, al menos, tres puntos de adelantamiento: las curvas 1, 8 y 11. La suspensión de los F1 se configura un poco más blanda que de costumbre, pero debe mantener una cierta dureza para maniobrar con garantías en las tres chicanes.

Datos sobre el GP de 2016, cortesía de Renault Sport F1 y Brembo:

Batería de estadísticas sobre Monza (hay más en este enlace)

1 – La edición de 1971 tuvo el mayor número de líderes diferentes (ocho), pero la de 1965 registró el mayor número de cambios de líder, con 39. Jim Clark lideró desde la salida, pero Graham Hill, Jackie Stewart y John Surtees tuvieron su momento en cabeza, antes de que Stewart venciese con su BRM.

2 – Precisamente, la edición de 1971 fue la más ajustada de la historia de la F1. Tras una carrera al límite, Peter Gethin (BRM) superó por solo 0,1 segundos a Ronnie Peterson (March). Los cinco primeros estuvieron separados por 0,61 segundos. Curiosamente, Gethin no había liderado la prueba hasta ese mismo instante, y ninguno de los seis primeros clasificados (GethinRonnie Peterson, François Cevert, Mike HailwoodHowden Ganley y Chris Amon) había ganado un Gran Premio, con anterioridad.

Michael Schumacher ganó en Monza 2003, con Ferrari.
Schumacher ganó en Monza 2003 © Ferrari Media F1

3 – Mario Andretti, campeón del mundo en 1978, debutó en Monza en 1968 con Lotus. Clasificó undécimo, pero no se le permitió participar al haber disputado una carrera en Estados Unidos menos de 24 horas antes.

4 – Tras su gravísimo accidente en el Nürburgring, en 1976, Niki Lauda reapareció en Monza, solo cinco semanas después y aún con vendas que le tapaban las quemaduras sufridas en su cuerpo y cabeza. Tras un inicio titubeante, el austriaco consiguió una increíble cuarta posición, que le dio tres puntos y una inyección de moral enorme. Y nos dejó a los aficionados, de ese tiempo o posteriores, completamente flipados, acojonados y lo siguiente (irreproducible en esta página).

Ronnie Peterson, en la vuelta de calentamiento, en 1978. EL sueco fallecería al día siguiente por complicaciones en la lesiones que sufrió en un accidente.
Peterson, en la vuelta de calentamiento, en 1978 © LAT Photographic / Williams F1

5 – Monza es un trazado ultra rápido, como demuestra la media de velocidad de la victoria de Michael Schumacher en 2003 (247,531 km/h, curiosamente, registró que batió la mejor media hasta la fecha, la del mencionado Peter Gethin en 1971, a 242,615 km/h)) o la media de la pole de Rubens Barrichello en 2004 (257,293 km/h). Ese mismo año, Juan Pablo Montoya llegó a los 262,42 en la primera parte de la clasificación, que no contaba para la pole position. En esa misma carrera, el compañero de Montoya en Williams, Antonio Pizzonia, llegó a nada menos que 369,9 de punta a final de la recta de meta.

read more about
Next Story